ANÁLISIS

Andalucía da un respiro al comercio exterior español

En agosto sus ex­por­ta­ciones cre­cieron un 11% frente a una media na­cional tres veces in­fe­rior

Comercio exterior: el desafío del país.
Comercio exterior.

Las ci­fras de agosto ofrecen un cierto res­piro ante la in­cer­ti­dumbre que pesa sobre el co­mercio in­ter­na­cio­nal. En efecto, en los ocho pri­meros meses del año el valor de las ex­por­ta­ciones creció en un 4.2% frente al mismo pe­ríodo del año an­te­rior. Un ritmo de avance en línea con la media de lo que había su­ce­dido en los seis años pre­ce­den­tes.

Las exportaciones responden en agosto y en los ocho primeros meses del año; siguen anotándose cifras record lo mismo que sucede cuando se observa la evolución de nuestras ventas al resto del mundo en los últimos doce meses del calendario con fecha límite en agosto de 2018.

Las importaciones también marcan récord. Ha crecido el empleo y el consumo. Un incremento interanual del 6.1% en los ocho primeros meses, que marca también un récord de compras y lo mismo sucede si se elige el período de doce meses hasta agosto de 2018.

El valor de las exportaciones supera al de las importaciones y, en consecuencia, se incrementa el déficit comercial en un 27.3% en tasa interanual. La principal causa de este desequilibrio obedece a la subida de los precios del petróleo que genera un déficit de 16.726 millones de euros frente a un déficit total de 20.890 millones y un saldo negativo del renglón de productos no energéticos de 4.164 millones de euros.

Continúa nuestro superávit con la UE 11.300 millones de euros así como con la Eurozona, 6.195 millones de euros, aunque se ha producido una ligera caída respecto al año anterior. Ahora bien, el déficit con los países no comunitarios se incrementó hasta 32.324 millones de euros (28.053 millones en 2017).

Esta descompensación en los intercambios con los países no comunitarios refleja el desigual incremento de nuestras ventas y compras fuera del área europea. Las exportaciones al mundo no comunitario avanzaron a una tasa del 2.5% en América o del 2.1% en Asia y sólo del 3.9% en África.

Por el lado importador sucedió lo contrario crecieron las compras en Asia a una tasa del 8.9% y del 11% en África (exportadores de gas y petróleo) mientras las compras en Europa avanzaban un 5% frente al 6.1% del total.

Francia sigue siendo nuestro principal cliente con una participación del 0.6% en ese 4.2% que aumentaron las exportaciones totales. Las exportaciones a Portugal también han aportado una contribución del 0.6% y un 0.3% las de Italia. Estos dos países con el tercero y cuarto en la lista de compradores de mercancías españolas, están por delante de RU y por debajo de Francia y Alemania.

Curiosamente pero también repetitivamente, China sigue ganando posiciones como proveedor nuestro. Se sitúa ya como tercer suministrador con una cuota del 8.2% del total sólo superada por Alemania 12.7% y Francia 11% pero muy por delante de Italia, 6.5% o de RU 3.6%.

El desequilibrio comercial bilateral con China en estos ocho primero meses asciende a 13.172 millones de euros (20.890 millones de euros de déficit total) que es el doble que el que se registra con Alemania y sólo algo inferior al déficit energético de 16.726 millones de euros.

El desajuste de nuestros intercambios con China sigue avanzando. Nuestras importaciones han crecido en el período enero-agosto en un 2.2% y nuestras compras en un 8.2%. Sigue sin conocerse ninguna reacción de nuestros parlamentarios o del propio gobierno de la nación, parece como si los grandes desafíos quedasen ocultos bajo la niebla de cualquier accidente mediático.

Andalucía rebosa

En el desglose por comunidades autónomas para las cifras del comercio exterior entre enero-agosto 2017 es noticia el dinamismo de las ventas al resto del mundo de la comunidad andaluza con una tasa de avance interanual del 11%, frente al 3% de Cataluña o el 4.2% del total del España.

Andalucía sigue siendo, además, la segunda de las comunidades autónomas por el valor de sus exportaciones, sólo precedida por Cataluña pero por delante de Valencia y Madrid. Además y como rasgo singular, Cataluña tiene un superávit en sus intercambios internacionales en el período de tiempo considerado de 900 millones de euros, en tanto que Cataluña registra un déficit de 11.272 millones.

Podría afirmarse sin ningún rubor que Andalucía es la comunidad autónoma que más contribuye al sostenimiento de la balanza comercial sin que se le conceda ningún reconocimiento político. ¿Qué ocurriría si, algo imposible, la SEAT y las farmacéuticas que abastecen de medicamentos a la Seguridad Social sufriesen un cambio de localización?. ¿Habría un reflujo de antiguos emigrantes?.

Artículos relacionados