LA SEMANA BURSÁTIL

Llueve sobre mojado

Esto no hay quien se lo ex­pli­que. Las in­cer­ti­dum­bres sem­bradas por el Tribunal Supremo res­pecto a quién debe asumir los im­puestos de­ri­vados de las trans­mi­siones pa­tri­mo­nia­les, hasta ahora abo­nados por los clien­tes, han caído como un jarro de agua fría en el sector ban­cario que se ha ex­ten­dido al resto del mer­cado.

El índice Ibex 35 sigue así sin recuperar la cota de los 9.000 puntos tras cerrar prácticamente plano la semana pasada, con unas pérdidas del 5,3% en lo que va del mes de octubre.

Y es que ya llueve sobre mojado. En este delicado escenario, hay quién como Carlos Doblado, analista jefe de de Ágora, ha mostrado su creciente preocupación por el rumbo que está tomando el mercado, lo que le ha llevado a llevar su cartera a los mínimos de exposición al mercado desde antes del `brexit´.

Un prudente alejamiento que solo sería reversible si el mercado se reconstruye sin que cedan los mínimos de febrero en Wall Street. De momento ha optado por unas minivacaciones bursátiles. “Y ahora mismo no me parece que deba tener prisa en volver”, asegura.

La situación del resto de los mercados tampoco parece mucho más boyante, después de que el Fondo Monetario Internacional advirtiera la semana pasada que la deuda global -pública y privada- está en máximos históricos: 182 billones de dólares (157 billones de euros), un 60% superior a la registrada en 2007. Un contexto que hace más vulnerables a las Administraciones Públicas y las empresas ante un endurecimiento de las condiciones financieras.

A todo ello hay que sumar la tensiones geopolíticas con un Gobierno italiano antieuropeista, con elecciones en Brasil y con fuertes tensiones con el mundo árabe tras el asesinato de un periodista en Turquía. Eso sin contar con que las negociaciones comerciales entre EEUU y China siguen lejos de llegar a buen puerto.

Una ingente cantidad de incertidumbres abiertas que podrían acentuarse conforme se acercan las elecciones al Senado en EEUU del 6 de noviembre. Con todo, algunos prefieren ver el vaso medio lleno para buscar oportunidades en medio de la crisis. Con tantas incertidumbres, señalan en Tressis, nos estamos encontrando con sectores y valores tremendamente baratos.

Es cierto que puede haber una mayor volatilidad en el corto plazo, pero conviene aprovechar los fuertes descuentos de algunas compañías frente a su media histórica teniendo en cuenta su potencial de crecimiento para los próximos años, tanto en facturación como en beneficio.

En esta misma línea se posicionas otros bancos de inversión como JP Morgan, cuyos analistas apuntan a que los problemas del mercado durante este mes son puramente correcciones temporales dentro de una tendencia general alcista que todavía no se ha interrumpido.

Calendario semanal de Bolsa

Los datos de actividad y confianza y especialmente el dato de PIB de EEUU centrarán el foco de atención de los inversores a lo largo de los próximos días. En una semana, por lo demás, con muy pocos datos de relevancia.

La sesión de este lunes, por ejemplo, se presenta sin indicadores significativos, por lo que Wall Street será la principal referencia del día para los operadores a expensas de las noticias geopolíticas.

Para el martes, lo más destacado será la confianza de los consumidores de la zona euro. En España se espera además las cifras de la balanza comercial correspondiente al mes de agosto.

Algo más intensa se presenta la jornada del miércoles con los datos de actividad PMI, manufacturero y servicios, de la zona euro y EEUU. Este día además se espera el agregado monetario M3 de la zona euro que sirve al BCE para calibrar las tensiones inflacionistas. Al otro lado del Atlántico se conocerán además las ventas de nuevas viviendas y el Libro Beige, informe mensual de coyuntura de la economía americana.

La agenda financiera de los mercados internacionales del jueves también vendrá bastante cargada. En España se dará a conocer la tasa de paro del tercer trimestre y en Alemania se publicarán el índice de confianza consumidora (GFK) y el clima empresarial (IFO), mientras que desde EEUU llegarán los datos de pedidos de bienes duraderos y capacidad de utilización, así como las casas pendientes de venta.

El viernes se cerrará la semana con el IPC de Japón, la confianza consumidora de la Universidad de Michigan, aunque casi toda la atención se focalizará en la actualización del PIB del tercer trimestre de EEUU, del que se espera una ligera ralentización respecto al intenso ritmo de crecimiento del 4,2% recogido por el dato anterior.

Artículos relacionados