El fondo Värde in­tegra ambos grupos para se­ducir a una co­mu­nidad fi­nan­ciera es­cép­tica

Aelca y Vía Célere apuestan por el tamaño para salir a bolsa con garantías

El nuevo grupo quiere evitar el de­cep­cio­nante des­em­barco en bolsa de las nuevas pro­mo­toras

Salida a Bolsa de Hispania
Salida a Bolsa de Hispania

Los nú­meros can­tan. Desde sus res­pec­tivas sa­lidas a bolsa, los nuevos re­pre­sen­tantes de la pro­mo­ción in­mo­bi­liaria en el mer­cado bur­sátil han roto los pro­nós­ticos de quienes es­pe­raban una ren­trée triunfal de estas com­pañías en el mundo co­ti­zado. A pesar del ciclo eco­nó­mico fa­vo­rable en España, Metrovacesa y Neinor pierden al­re­dedor de un 25% y de un 5% res­pec­ti­va­mente desde su debut y Aedas co­tiza li­ge­ra­mente por en­cima. Un saldo ma­ni­fies­ta­mente me­jo­rable que ha de­jado otras ope­ra­ciones en el cajón a corto plazo.

Entre ellas las salidas a bolsa de Vía Célera y Aelca. Sus ofertas públicas de venta estaban muy avanzadas antes del verano, pero la frialdad de los inversores con sus compañeros de sector aconsejó esperar. Ahora el máximo accionista de ambas, el fondo estadounidense Värde, ha promovido una integración con la que, entre otras cosas, quiere apoyarse en el tamaño para blindar la salida a bolsa. La compañía ha recibido el mensaje de algunos analistas, que creen que las empresas que han salido al mercado o son demasiado pequeñas o como en el caso de Metrovacesa tienen una gran parte de su cartera de suelo que no es finalista.

La nueva sociedad liderada por Värde (dueño de Wizink tras comprar a Santander su 49% heredado de Banco Popular) quiere ser grande y presentar un plan de negocio claro, sin dejar asomo a las dudas. Aelca cuenta con un ‘stock’ disponible para levantar 14.000 viviendas, mientras que Vía Célere está en disposición de promover más de 12.000 gracias a su cartera de suelo de cerca de 1,5 millones de metros cuadrados. La primera lectura es que el nuevo grupo es sensiblemente más grande que Aedas y Neinor y que sólo se situaría por detrás de Metrovacesa en el apartado de cartera de suelo.

“A los inversores les gusta el tamaño, máxime en tiempos de tribulación como los actuales en bolsa. Lo echan de menos en las nuevas inmobiliarias que han llegado al parqué, que han visto como los grandes inversores internacionales han echado el freno de mano. Tenían unos planes muy ambiciosos que no como en el caso de Neinor y Metrovacesa no han podido cumplir. Ambas compañías han tenido que reducir sus previsiones de entrega de viviendas para los próximos años y han puesto en duda el futuro de estas compañías en bolsa. Las nuevas promotoras que estudian salir a bolsa deben hacerlo con todas las garantías”, asegura fuentes del sector.

La nueva sociedad resultante de la fusión de Aelca y Vía Célere tiene la oportunidad de aprender de los errores de sus predecesores para atraer a los grandes fondos que éstos últimos no han sido capaces de captar o han perdido en los últimos meses. Para ello contará con su condición de líder por volumen de activos, que supera los 2.200 millones de euros y una potente diversificación geográfica, con una importante presencia en las dos grandes capitales (muy especialmente Madrid), Andalucía y Valencia.

“La integración de Vía Célere y Aelca también demuestra por dónde deberían ir los tiros en este sector. Tras el tsunami provocado por las crisis, hemos asistido al nacimiento de una gran cantidad de grupos. Son muchos, demasiados, y lo normal es que veamos un proceso de integración constante en los próximos trimestres”, señala un experto del sector que cree que las empresas que ya están cotizando deberán crecer por la vía de las adquisiciones para ganar el peso y la cuota de mercado suficiente como para atraer la atención de los grandes inversores.

En cualquier caso, el negocio promotor español sigue en pleno proceso de recuperación tras el histórico pinchazo de la burbuja inmobiliaria en 2008. El resultado fue que todas las inmobiliarias históricas desaparecieron casi de un plumazo de la bolsa española.

La progresiva vuelta al parqué de la manos de sus fondos internacionales accionistas que adquirieron suelo en los momentos más bajos del mercado inmobiliario nacional es considerada por los expertos sólo como el comienzo de un movimiento mucho mayor. La nueva sociedad procedente de la integración de Aelca y Vía Célere puede ser el próximo representante.

Artículos relacionados