Monitor de Latinoamérica

El país in­ver­tirá 20.000 mi­llones en 4 años para mo­der­nizar sus in­fra­es­truc­turas

Chile y las empresas españolas, renovada luna de miel

Piñera confía en que la re­forma tri­bu­taria ayude a elevar la in­ver­sión

Sebastian Piñera, presidente de Chile
Sebastian Piñera, presidente de Chile

Chile confía en la re­forma tri­bu­taria que im­pulsa y en sus pro­yectos de in­fra­es­truc­turas para re­forzar el cre­ci­miento y captar in­ver­sión ex­te­rior, no­ta­ble­mente la pro­ce­dente de España. Así lo des­tacó en Madrid el pre­si­dente Sebastián Piñera, quien tras en­tre­vis­tarse con Felipe VI y con Pedro Sánchez, des­tacó que el ob­je­tivo de su Gobierno es ge­nerar un cre­ci­miento sos­te­nido del 5%-6% y hacer de Chile “un país ple­na­mente desa­rro­llado” en 12 años.

Piñera, que participó en el foro ‘Desafíos en Chile. Hacia un crecimiento integral, inclusivo y sostenible’ y se reunió con empresarios en CEOE, expresó su confianza en sacar adelante su proyecto de reforma tributaria, que reduce la presión fiscal a las firmas, y en que ésta anime un alza de la inversión española. Asimismo, dijo que Chile invertirá 20.000 millones de dólares en 4 años (2018-22) en modernización y creación de infraestructuras, plan que abarca “no solo los frentes clásicos como puertos, aeropuertos y vías, sino también infraestructura social: mejoras en educación y sanidad”.

El líder chileno señaló que en el proceso de modernización que persigue son claves el impulso a la educación, una mayor inversión en I+D+i para afrontar la revolución tecnológica, la renovación del Estado (reducción de Administración y burocracia) y el fomento del libre cambio. “Chile tiene 26 TLC con 64 mercados, está en la Alianza del Pacífico y es el “cuarto país del mundo con menores aranceles efectivos”, dijo Piñera, quien recibió de Sánchez el respaldo español en la negociación con Bruselas para modernizar el pacto de asociación UE-Chile. China es el mayor socio comercial chileno, seguido de EEUU y la Unión.

Altos cargos de firmas españolas radicadas en el país, como Santander, Mapfre, Indra, Naturgy, Telefónica, Acciona, Sacyr, ACS, Enagás y Ferrovial transmitieron a Piñera su compromiso con Chile y su apoyo a las medidas macro y a las reformas en fiscalidad, laboral y pensiones iniciadas por su Gobierno. “Las empresas españolas, presentes en sectores vitales de la economía chilena como finanzas, infraestructuras, energía y telecos, están firmemente comprometidas con Chile, país que ha retomado el liderazgo regional en crecimiento”, dijo el presidente de CEOE, Juan Rosell. Eso sí, las firmas españolas pidieron más agilidad administrativa en los proyectos empresariales. Actualmente hay unas 600 firmas españolas en Chile, un país clave para firmas del sector energético tradicional y renovable, como Enagás, Naturgy o Acciona. Y un mercado importante para las constructoras españolas.

Firmas como Abertis (el mayor operador de autopistas de peaje en Chile), Dragados, OHL, Sacyr (7 contratos de concesión de obra pública), Ferrovial y FCC, muy activas en el país, están pendientes del paquete de licitaciones que ultima Santiago para relanzar el modelo concesional en vías, puertos, ferrocarriles y otras obras públicas, y del plan de inversión anunciado en agosto por 10.000 millones para construcción y renovación de hospitales públicos. En el país están también Repsol, Codorníu, Elecnor, Iberia, REE, Abengoa, BBVA, CaixaBank, NH, Global Vía, Endesa, Planeta, Grifols, Agbar, Nutrexpa, Inditex, Pescanova, Técnicas Reunidas, Eulen, Adolfo Domínguez, Azvi, Telepizza…

Chile quiere diversificar su economía, en la que la minería supone ya sólo el 10% del PIB, con un creciente impulso al agroalimentario. Y a las renovables, con la meta de este tipo de energía aporte en 2025 el 20% del total. Piñera destacó que, además de infraestructuras, Chile ofrece oportunidades en servicios, turismo y agricultura. Entre sus metas señaló recuperar la capacidad de inversión e innovación para lograr un crecimiento sostenido del 5-6%, dejar atrás los años de débil expansión y alcanzar una renta per cápita de 35.000-40.000 dólares (el FMI prevé 30.000 en 2022). “El crecimiento no es un maná que cae del cielo. Hay que impulsar inversión, productividad y educación", dijo.

El presidente hizo hincapié en la mejoría de Chile, donde la inversión extranjera “subió el 600% en el segundo trimestre, tras una fuerte caída de inversión y productividad en 2014-18 y un crecimiento del PIB inferior al 2% en los últimos años”. “En el primer semestre, la economía anotó el mayor avance desde 2012”, enfatizó. En sus últimas proyecciones, el FMI prevé tasas del 4% este año y del 3,4% en 2019. España es el cuarto inversor en Chile, tras de EEUU, Canadá y Holanda, con un stock de 17.000 millones de euros, y el país es el cuarto destino inversor español en Latam. El comercio España-Chile fue en 2017 de 3.210 millones (el 17,22% del total de Chile con la UE). España y Chile mantienen convenios de protección de inversiones y contra la doble imposición.

Las ambiciosas metas de Piñera que ‘devolvía’ la visita que Sánchez realizó a Chile en agosto, donde consolidaron la Alianza Estratégica bilateral, fueron ratificadas después en Santiago por el ministro de Hacienda, Felipe Larraín. Éste expuso el plan del Gobierno para convertir al país en el gran centro financiero regional: “Chile aspira a ser a medio plazo el Singapur de Latam”.

Artículos relacionados