DESDE EL PARQUET

Natra, jugoso 'chicharro'

Los amantes de los “chicharros” no le quitan ojo a Natra des­pués de du­plicar su precio en lo que va de año. A pesar de la re­va­lo­ri­za­ción acu­mu­lada, ase­guran que sigue man­te­niendo todo su po­ten­cial al­cista para con­ver­tirse en uno de los va­lores re­ve­la­ción de este ejer­ci­cio.

Pese a la irregularidad de los resultados empresariales en los últimos años, al ser una empresa cíclica, los operadores se muestran muy confiados en que el grupo consiga estabilizar sus cuentas en los próximos ejercicios. Las previsiones de resultados con unas cifras de negocio consolidadas, con un saludable crecimiento anual del orden del 2%, apuntan a una mejora progresiva de sus cuentas que deberían reflejarse en la recuperación de sus ratios fundamentales.

Las previsiones apuntan a que el fabricante de alimentos de derivados del cacao cerrará este ejercicio con unos ingresos del orden de los 380 millones de euros, cifra que se irá consolidando en un futuro próximo.

La gran preocupación, no obstante, sigue siendo su elevado apalancamiento, pese a los esfuerzos por contenerla en los últimos años. El grupo ha pasado de una deuda de 261 millones de euros en 2010 hasta los poco más de de 135 millones de la actualidad, lo cual supone un recorte de prácticamente el 50%. Con todo los ratios de deuda siguen siendo elevados para una empresa cuya capitalización apenas supera los 52 millones de euros.

Con todo, de seguir por este camino de buena gestión, señalan, la deuda se verá pronto por debajo de los 100 millones de euros. Y si se confirman las buenas previsiones de resultados, hay quien especula incluso con que en los próximos años podría recuperar incluso el pago de dividendo, algo que no hace desde 2007, año en que el grupo alcanzó su mejor momento histórico por capitalización.

La evolución de Natra este año, pese a duplicar su precio, está siendo sin embargo muy irregular y con muchos altibajos. Ahora mismo, de hecho, estaría en su tercera fase recesiva del ejercicio con rumbo hacia los 0,8 euros por acción, nivel que se ha convertido en su principal soporte.

Desde ahí es previsible, si replica la evolución de los últimos meses, que pueda rebotar de nuevo por encima del euro por acción. Eso supondría un potencial de revalorización superior al 25% en un plazo bastante corto.

Artículos relacionados