La eléc­trica em­prende un pro­ceso de des­in­ver­siones de sus ins­ta­la­ciones más con­ta­mi­nantes

Iberdrola, sin miedo al Brexit, invertirá 6.000 millones de euros en Reino Unido

Galán vende las cen­trales de ciclo com­bi­nado por 800 mi­llones para cen­trarse en las ener­gías verdes

Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola
Ignacio Sánchez Galan, Iberdrola

Iberdrola in­ver­tirá 5.200 mi­llones de li­bras (5.940 mi­llones de eu­ros) en Reino Unido hasta 2020, la mayor parte en ener­gías re­no­va­bles tras la de­ci­sión de des­in­vertir en ge­ne­ra­ción tra­di­cio­nal. La eléc­trica ha ven­dido todos sus ac­tivos de pro­duc­ción con­ven­cio­nales de su fi­lial Scottish Power por valor de 702 mi­llones de li­bras (801 mi­llones de eu­ros) dentro de un plan global de des­in­ver­siones pre­vistas de 3.000 mi­llones de eu­ros. Renovarse o mo­rir, y más con el Brexit a la vuelta de la es­quina.

Iberdrola invertirá 5.200 millones de libras (5.940 millones de euros) en Reino Unido hasta 2020, la mayor parte en energías renovables, tras la decisión del grupo energético de vender su generación tradicional que tenía en su filial Scottish Power por un total de 702 millones de libras (801 millones de euros) dentro de un plan global de desinversiones previstas de 3.000 millones de euros.

La eléctrica que preside Ignacio Sánchez Galán ha emprendido un proceso de venta de sus instalaciones más contaminantes para centrarse en las energías verdes. La operación de venta que acaba de cerrar se enmarca dentro de este plan y en el que España está también incluida. La compañía quiere cerrar sus centrales de carbón a la vez que apuesta claramente por no ampliar el periodo de vida útil de las instalaciones nucleares en las que participa.

El propio Galán ha recordado que esta operación forma parte de la “habitual rotación de activos de la empresa” y ha añadido: “el mundo está cambiando. Las energéticas debemos ser parte de la solución al cambio climático y no parte del problema”. Por tanto, la venta supone un paso más en el compromiso del grupo de Iberdrola de avanzar hacia una economía descarbonizada y en la que, según el máximo ejecutivo de la eléctrica, debe jugar un papel clave. El presidente de Iberdrola defiende que, a futuro, el 70% de la electricidad que se genere en España sea renovable. Un objetivo que obligaría a invertir unos 80.000 millones de euros.

Bajo esta premisa, la compañía ha acordado a través de su filial Scottish Power la venta de sus activos de generación tradicional que posee en Reino Unido a la compañía Drax Smart Generation, filial del Grupo Drax por 702 millones de libras, unos 801 millones de euros. Se desprende de 2.556 megavatios de potencia, principalmente centrales de ciclo combinado, tras haber clausurado en los últimos años todas las centrales de carbón que tenía en el país.

Sin miedo al efecto Brexit

El presidente de Iberdrola no tiene ningún temor al efecto Brexit y ha recalcado el compromiso de Iberdrola con el Reino Unido, uno de los mercados considerados clave para la utilitie española. “Es un mercado clave para nosotros y uno de los pilares presentes y futuro del grupo. Invertiremos en él 5.200 millones de libras hasta 2022, fundamentalmente en incrementar nuestra capacidad renovable, desarrollar más redes y más inteligentes, y en ofrecer soluciones más personalizadas y eficientes a nuestros clientes”, ha señalado.

En el nuevo plan estratégico 2018-2022 presentado en febrero pasado, la compañía prevé unas inversiones para este periodo de 32.000 millones de euros, de los cuales un 37% de esta macroinversión se lo llevarán las energías renovables. Brasil es el país que aparece como el gran catalizador de crecimiento del plan diseñado por el equipo gestor no así España, que aparece como un mercado muy maduro para invertir. En cambio, Reino Unido es uno de los principales países por los que apuesta en el desarrollo de las energías verdes.

Proyectos eólicos marinos

La compañía cuenta con una potencia eólica instalada o en construcción en Reino Unido de 2.700 megavatios además de una cartera de proyectos superior a los 3.000 MW. De esta capacidad, la mayor parte -2.900 MW- corresponde a proyectos eólicos marinos. Estos nuevos desarrollos se sumarían al parque East Anglia One, actualmente en construcción, que contará con una capacidad de 714 MW, considerado actualmente como el mayor parque eólico marino del mundo cuando entre en funcionamiento en 2020.

Galán ha reafirmado en sus últimas declaraciones la apuesta del grupo por el desarrollo eólico marino. De hecho, la eléctrica está invirtiendo en este tipo de energía más de 8.000 millones de euros. La compañía prevé desarrollar nuevos parques marinos en Europa -Reino Unido, Alemania y Francia-, y en Estados Unidos -Massachusetts y Carolina del Norte-.

La venta de activos de ciclo combinado realizada a Drax Smarty Generation forma parte del paquete de desinversiones que la compañía tiene previsto realizar hasta 2022 y que asciende a unos 3.000 millones de euros. Desde la presentación de sus Perspectivas Estratégicas en febrero pasado, la eléctrica se ha desprendido del negocio de almacenamiento de gas en Estados Unidos, la participación minoritaria que tenía en Tirme y ahora la filial Scottish Power Generation, operaciones por las que ha ingresado más de 1.000 millones de euros.

Artículos relacionados