Sólo so­bre­viven al­gunas en­ti­dades ‘online’ o unas pocas ofertas ‘bienvenida’

La Banca española inicia una discreta retirada en la batalla del ahorro primado

Los bancos na­cio­nales apuestan por que la fu­tura subida de tipos será tardía y lenta.

Banco Santander lanzará la Cuenta 1,2,3 de hasta el 3% TAE además ...
Cuenta 1,2,3 del Santander.

Los bancos es­pañoles si­guen po­niendo sus már­genes a buen re­caudo. Y han co­men­zado a cui­dar, con pre­cau­ción, la re­mu­ne­ra­ción del pa­sivo ante la pers­pec­tiva de que los ti­pos, eso sí, suban pero no tanto como pen­sa­ban. Y han to­mado me­di­das, em­pe­zando por el pri­mero, Banco Santander. A partir del 10 de di­ciembre re­du­cirá desde los 6.000 hasta los 1.000 euros el saldo má­ximo re­mu­ne­rado de su muy po­pular ‘Cuenta 1,2,3’. Un pro­ducto con el que rompió el mer­cado del ahorro tra­di­cio­nal.

Han pasado más de tres años desde el lanzamiento de la cuenta. Un trienio marcado por los tipos cero en la zona euro y por una rebaja histórica de las rentabilidades de los productos de ahorro. El de Santander es sólo el último de una larga lista de recortes a las tipos. Un proceso al que han sucumbido desde gigantes como ING, que hace meses que dejó de competir en la remuneración de depósitos y cuentas, como otras entidades más pequeñas como Self Bank, otro de los oasis clásicos de rentabilidad en España que ya se han secado.

Hace apenas dos semanas, Coinc, el portal de ahorro de Bankinter, también anunciaba que rebaja desde 35.000 hasta 10.000 euros el límite remunerado de su cuenta de ahorro al 0,3%. Es cuando se compara con los primeros pasos de estos productos cuando se advierte la potencial del tijeretazo general. El saldo máximo remunerado de Coinc llegó a alcanzar los 50.000 euros. Ahora, con las nuevas condiciones, ofrece a sus clientes poco más de 2 euros brutos al mes.

“Estamos viendo un movimiento general de retirada de la banca española. O sus ofertas han desaparecido o se reducen a la mínima expresión. Aún quedan algunos reductos de rentabilidad como las cuentas para nuevos clientes de Bankinter o de CaixaBank, que llegan a dar el 5%. Pero a cambio cuentan con saldos máximos remunerados que no superan los 5.000 euros. Los ahorradores tienen muy pocas opciones a su alcance”, señalan fuentes financieras.

En la práctica, este retroceso de las rentabilidades reales del ahorro tradicional delata que la banca española está apostando por una subida tardía y lenta de los tipos de interés en Europa. El Banco Central Europeo (BCE) ya ha advertido que no habrá subida del precio oficial del dinero hasta el otoño de 2019, y los últimos avances de un euribor todavía en negativo son tan suaves que han terminado por desesperar a la comunidad financiera.

Todos están de acuerdo en que la subida de tipos es irreversible, pero creen que tardará mucho tiempo en trasladarse a los productos de ahorro. “Creo que decisiones como la de Santander se mantendrán durante mucho tiempo. Demasiado tiene la banca con mantenerse de pie en un escenario de tipos que va a durar un año aún. Creo que, si hay más movimientos, serán a la baja, porque el coste de los extratipos para la banca es enorme”, señalan en una consultora nacional.

Con estas cartas sobre la mesa, el mercado del ahorro español se ha reducido hasta la mínima expresión. Con la ‘Cuenta 1,2,3’ muy relegada en términos de rentabilidad (-4,23% TAE), son unas pocas entidades ‘online’ como Openbank o la citada Coinc las que todavía ofrecen cuentas con tipos muy superiores al media. El resto está en manos de los pocos bancos extranjeros que siguen en la batalla como el noruego Monobank o el ecuatoriano banco Pichincha, que ahora lideran los ránking por rentabilidad. Todavía habrá que esperar muchos trimestres para que los bancos españoles vuelvan a hacerles sombra.

Artículos relacionados