OPINIÓN

Sánchez: Presupuestos a cambio de salvar a Maduro

Condena de la opo­si­ción ve­ne­zo­lana a la pro­puesta de Borrell para que la UE le­vante las san­ciones

Nicolás Maduro, presidente de Venezuela
Nicolás Maduro, presidente de Venezuela

La de­cla­ra­ción del mi­nistro de Asuntos Exteriores, Josep Borrell, en favor de que la Unión Europea re­em­place su po­lí­tica de san­ciones contra el ré­gimen de Venezuela por otra de diá­logo, es parte del precio co­brado por Podemos por prestar su apoyo a los pre­su­puestos del es­tado, que si salen ade­lante per­mi­tirán al go­bierno de Pedro Sánchez pro­longar su man­dato y evi­tarse tener que con­vocar elec­cio­nes.

El anuncio de Borrell, en todo caso, comprometerá al gobierno a levantar o suavizar unilateralmente las medidas tomadas en su día por el gobierno de Rajoy, independientemente de lo que decida la UE.

El pacto ha requerido la colaboración del gobierno de Maduro, y se ha concretado en la liberación ‘ad hoc’ de un preso político encarcelado sin juicio durante cuatro años, Lorent Gómez Saleh, premio Sajarov por su resistencia a la dictadura chavista, quien llegó a España este domingo directamente desde su prisión venezolana, acompañado por el secretario de Estado de Cooperación Internacional y para Iberoamérica, Juan Pablo de la Iglesia, quien al parecer cerró el trato.

Los países de la Unión Europea están comprometidos a mantener sanciones contra una lista de individuos del régimen, que afecta a sus intereses económicos en Europa.

El ministro Borrell propondrá al consejo de ministros de Exteriores de la Unión el cambio del régimen de sanciones por negociaciones, y lo intentará hacer este lunes, durante un almuerzo de trabajo; un espacio de tiempo en que tendrá que competir por la atención de los otros ministros, deseosos cada uno de destacar la importancia de los asuntos nacionales que les conciernen.

Recientemente, la situación de los derechos humanos y políticos de los venezolanos ha sido objeto de preocupación tanto en el seno de los órganos específicos de las Naciones Unidas, como en el Congreso de los Estados Unidos y en las capitales latinoamericanas.

El anuncio del ministro Borrell ha provocado las enérgicas condenas de un grupo de personalidades destacadas de la oposición venezolana, algunos de ellos en el exilio. El ex gobernador del estado de Miranda, Enrique Capriles, señaló que la liberación y destierro de Gómez Saleh es la forma que tiene el régimen de lavar su imagen después de lo que considera un crimen de estado: “el asesinato” del opositor Fernando Albán, que hace unos días cayó al vacío desde un piso alto de su prisión, suceso que ha alarmado a las cancillerías de Europa y América.

Más explícita fue María Corina Machado, coordinadora de Vente Venezuela: “Estas maniobras apaciguadoras indignan – tuiteó -. Quienes desde aquí avalen esta burda maniobra para darle tiempo y oxígeno a Maduro y a su régimen criminal no son la oposición. Quienes desde afuera la impulsen no son nuestros aliados”.

El ex alcalde de Caracas, Antonio Ledesma, que ve el propósito de Borrell como resultado de una maniobra de Maduro, mostró su escepticismo ante lo que el gobierno español se propone: “¿Diálogo otra vez? ¿En serio?”. Y añadió: “Repetir el esquema de Dominicana es una afrenta a los muertos, torturados, presos y perseguidos dentro y fuera de Venezuela”, en alusión al ciclo de conversaciones entre la oposición y el gobierno llevado a cabo en Santo Domingo hace unos meses, acabadas en fracaso.

La senadora colombiana María Fernanda Cabal tuiteó que “España plantea diálogos en vez de sanciones al régimen asesino de Nicolás Maduro. Eso obviamente se traduce en más muertos y una tragedia para el pueblo venezolano”.

El alto comisionado de las NN.UU. para los refugiados (ACNUR), Filippo Grandi declaró este sábado, en Quito, estar impresionado por los testimonios escuchados a los emigrantes y refugiados que han huido de Venezuela: son “historias de violencia, de persecución y de amenazas”. Los comentarios de Grandi resumían las impresiones recibidas en el curso de una gira de inspección por Colombia, Perú Argentina y Ecuador. El gobierno de este último país ha anunciado su intención de convocar para finales de noviembre una conferencia internacional sobre la crisis de los refugiados venezolanos. La Unión Europa ya ha dedicado €35 millones a aliviar sus carencias.

Sería muy sorprendente que la política de sanciones de la UE contra los responsables del régimen venezolano se viese alterada por una recomendación de Borrell y Sánchez que no viene avalada por un mínimo grado de credibilidad del régimen de Maduro.

Artículos relacionados