Los ex­pertos creen que hay su­fi­cientes in­di­cios de de­bi­lidad antes de los re­sul­tados

Los ‘profit warning’ echan más leña al fuego del mal año bursátil en Europa

Las re­vi­siones a la baja de es­ti­ma­ciones en EEUU están en el nivel in­fe­rior desde 2016

Parques Reunidos.
Parques Reunidos.

Parques Reunidos, Ryanair, Thomas Cook o BMW han puesto en guardia en los úl­timos días a los grandes in­ver­sores con una ex­tra­or­di­naria oleada de ‘profit war­ning’ (rebaja de pre­vi­siones fi­nan­cie­ras) que vuelve a poner en seria duda la reac­ción de las bolsas eu­ro­peas en el tramo final de un 2018 para el ol­vido. Con la ex­cep­ción del CAC 40 fran­cés, los grandes ín­dices del Viejo Continente caen entre un 5% y un 8% y com­pletan un pa­no­rama bur­sátil de lo más som­brío.

“No es un fenómeno nuevo. Hemos visto varios casos muy sonados en lo que va de año en el mercado español . Desde mi punto de vista, es un indicador adelantado de que las cosas van a ir mal a corto y a medio plazo”, señalan un analista bursátil recordando la rebaja de previsiones de, por ejemplo, un gigante como Inditex que en febrero redujo un 10% su previsión de ‘ebitda’. Fue el primer gran aviso de que vendría un año gris en bolsa en el que el Ibex pierde un 8% de su valor.

Desde Inditex hasta el último ‘profit warning’, el de Parques Reunidos, han pasado ocho meses y las constantes vitales del mercado siguen bajo mínimos. El del grupo de ocio llega antes del comienzo de la temporada de presentación de los resultados del tercer trimestre como un mal presagio. Ha sido una rebaja provocada por las malas condiciones climatológicas en los mercados en los que opera el grupo, cuyo ‘ebitda’ no podrá crecer al menos el 10% previsto, pero el anuncio no hace sino echar leña al fuego de una bolsa raquítica.

Raquítica tanto en términos de valoración –otra vez el Ibex 35 está a un paso de sus mínimos del año- como de actividad- porque los volúmenes de contratación han caído hasta niveles testimoniales. “Si lo midiéramos en términos de audiencia televisa, podríamos colegir que el canal de la bolsa española no deja de perder fieles. En estos momentos no tiene atractivo para los grandes inversores, que prefieren estar en liquidez a la espera de que desaparezcan los nubarrones, con Italia a la cabeza. Volviendo al símil, ahora prefieren otros camales, como el de la liquidez”, señalan fuentes del mercado.

A nivel global, el efecto de las huelgas que ha provocado una reducción del 12% de la previsión de beneficios de Ryanair para este año y que ha pasado factura a todas las compañías del sector; el tijeretazo del 20% en la estimación de resultados de la británica Thomas Cook o el impacto de la nueva normativa de emisiones y la guerra comercial sobre BMW, que tampoco cumplirá previsiones, ponen al pie de los caballos a unas bolsas europeas decepcionantes.

“En realidad los inversores están cotizando que la nueva temporada de resultados se saldará sin sorpresas positivas. Y eso significa que salvo sorpresa mayúscula no habrá catalizadores para una subida de la bolsa de envergadura en este último trimestre”, señalan en una gran gestora internacional que cree que el dinero tardará mucho en volver a la bolsa europea, al menos en cantidades significativas capaces de provocar un cambio de tendencia.

Quienes se agarran al argumento de que Estados Unidos está en disposición de soportar a los mercados europeos también se están quedando sin argumentos. El porcentaje de empresas que prevé una rebaja de sus estimaciones de facturación o beneficios se ha disparado hasta los niveles más altos desde 2016. Por lo tanto, hay pocos clavos ardiendo a los que agarrarse en un mercado que no ofrece signo alguno de reactivación. De momento, toca esperar que vengan tiempos mejores.

Artículos relacionados