DESDE EL PARQUET

Renovables, en punto de ebullición

La guerra de ci­fras sobre cómo evo­lu­cio­nará la pro­duc­ción ener­gé­tica en un fu­turo pró­ximo pone de ma­ni­fiesto la im­por­tantes de los grandes ac­tores del sector por estar ade­cua­da­mente po­si­cio­nados para con­trolar buena parte del pas­tel. La ba­talla por la energía y sus de­fe­rentes mo­da­li­dades se tras­lada al par­quet.

Por una parte, la Agencia Internacional de la Energía señala que hasta el 2040, el 40% del aumento de la producción de la energía nivel global procederá de energías renovables. Un auge que se acelerará con la progresiva reducción del carbón y el aumento de la capacidad productiva que estará condicionada a las mayores inversiones en renovables.

La lucha contra el cambio climático, afianzada con el Acuerdo de París y las medidas adoptadas en Europa como la progresiva eliminación de los plásticos, animan a los impulsores de esta tesis.

Por otra parte, sin embargo, tal y como recoge el último WorldOil Outlool 2018, el petróleo seguirá siendo el combustible más utilizado del mundo en esa fecha. Este informe señala que la cuota en el mix energético estará acaparada por el crudo con el 27%, del total por delante del gas natural que supondrá el 25% del consumo de energía en 2040.

Aunque se prevé un fuerte crecimiento de las energías solares y eólicas, cercanas al 7% anual, su aportación al mix energéticos apenas supondrá un 5,4%. Una cifra que podría estar muy por debajo de las expectativas en rentabilidad de los grandes fondos a la hora de centrar sus inversiones a día de hoy en las distintas corporaciones energéticas.

Pese a los datos que maneja la OPEP, lo cierto es que ya casi nadie duda de que tarde o temprano la energía verde acabará imponiéndose. Circunstancia que estaría poniendo al sector en punto de ebullición. Las grandes multinacionales petroleras están maniobrando para adecuar su modelo de negocio a los nuevos tiempos, tomando posiciones en la generación a través de fuentes limpias.

En España, el paso más reciente lo ha dado Repsol con la compra de activos de Viesgo, siguiendo la estela dejada por otras petroleras como Total con la entrada a finales del año pasado en la empresa de renovables Enre Re con la adquisición del 23% del capital.

Pero la cosa no queda ahí, ambas multinacionales, junto a la holandesa Shell y la portuguesa Galp han mostrado sus intenciones de seguir creciendo en energía limpia en el mercado Ibérico. Un interés que ha despertados las especulaciones sobre posibles operaciones corporativas en torno a las dos principales compañías cotizadas españolas del sector como son Solaria y Audax Renovables. Eso explica que este año hayan multiplicado su precio por tres y por cuatro, respectivamente.

Movimientos, señalan en los foros bursátiles, que podrían deparar además próximas salidas a Bolsa para aprovechar el momento. Una de las que más se habla es de Cox Energy, una empresa solar fotovoltaica de generación y comercialización de electricidad y gas que ya ha demostrado su rentabilidad.

Artículos relacionados