Bankinter ve "improbable" que aumente la recaudación con la subida de impuestos y cree que caerá la actividad

Bankinter
Bankinter

Bankinter ve "improbable" que se registre un aumento de la recaudación con la subida que ultima el Gobierno de impuestos ya existentes, como el IRPF o Sociedades, y cree que podría producirse un descenso de la actividad económica que prácticamente neutralizará el efecto sobre la recaudación que tendría una subida de las tasas marginales.

Así lo señala la entidad financiera en un análisis, en el que cuestiona el efecto recaudatorio de la subida de impuestos que preparra el Gobierno y apunta que el endurecimiento de las tasas marginales del IRPF "improbablemente se traducirá en un aumento relevante de la recaudación".

El Ministerio de Hacienda ha descartado imponer un nuevo impuesto específico y finalista para financiar las pensiones, siendo su objetivo que la financiación de este déficit, que Bankinter cree que será mayor si las pensiones se indexan al IPC, se cubra con el hipotético incremento de recaudación que tendrá lugar al subir el IRPF, el Impuesto Sobre Sociedades o incluso al crear los hipotéticos nuevos impuestos a las tecnológicas o a los bancos.

Según Bankinter, recurrir a los ingresos fiscales generados por hipotéticos nuevos impuestos (tecnológicas o transacciones financieras) para cubrir el creciente déficit de la Seguridad Social para pensiones las haría "dependientes de unas actividades económicas altamente cíclicas e improbablemente alcanzaría, en el mejor de los casos, a cubrir una pequeña parte de dicho déficit".

Como referencia, recuerda que en 2008 el gasto por pensiones era aproximadamente de 76.000 millones de euros frente a los 125.000 millones de euros actualmente, con un aumento de la pensión media del 31% nominal en dicho periodo, frente al alza del 8% del salario medio y un incremento del 15% en el número de pensionistas.

Teniendo en cuenta que el actual sistema se basa en el principio de la solidaridad intergeneracional, lo que supone que las incorporaciones al mercado laboral pagan a los "salientes" y que la pirámide poblacional española empieza a invertirse (con 1,3 hijos por mujeres frente a los 2,2 o 2,3 necesarios para la sostenibilidad de la población), Bankinter ve como la única alternativa para garantizar las pensiones la modificación del propio sistema para basarlo en varios pilares.

En concreto, aboga por un modelo que sea público y privado, así como obligatorio y voluntario, como, según recuerda, ya han hecho la mayoría de países desarrollados, particularmente los nórdicos. De hecho, apunta que entre las economías desarrolladas, sólo Italia, Portugal, Grecia y España mantienen un sistema de pensiones basado únicamente en cotizaciones sociales obligatorias.

En el caso de España, además, las recaudaciones de impuestos y de cotizaciones se integran a nivel contable en los Presupuestos Generales del Estado (PGE), de manera que no existe una identificación o correspondencia directa entre el origen de los ingresos y sus aplicaciones.

Artículos relacionados