La coa­li­ción in­de­pen­den­tista cri­tica que de­le­gase en el con­se­ller de Territorio, Damià Calvet

Torra se gana a pulso otro fuerte varapalo de la banca y el empresariado catalán

El pre­si­dente ca­talán re­nuncia a apoyar el gran pro­yecto del Corredor Mediterráneo

Quim Torra.
Quim Torra.

La au­sencia del pre­si­dente de la Generalitat de Catalunya, Quim Torra, en el acto en Barcelona para re­lanzar la eje­cu­ción del Corredor del Mediterráneo, ha sen­tado como un tiro a la clase po­lí­tica, la banca y los em­pre­sa­rios. Torra pre­firió vi­sitar el ins­ti­tuto de San Andreu de la Barca para so­li­da­ri­zarse con nueve pro­fe­sores de­nun­ciados por su ac­titud con alumnos de guar­dias ci­viles tras el acto del 1-O. “La gran obra por la que claman Valencia, Murcia y Andalucía ca­rece de in­terés para el líder in­de­pen­den­tis­ta”, co­mentan po­lí­ticos y em­pre­sa­rios.

Aunque dentro del Govern no se han pronunciado por la no asistencia al acto de Torra, en la propia coalición independentista se considera que ha sido un grave error que el presidente de la Generalitat no estuviera presente el pasado día 27 en el Palau de Congresos de Barcelona y se hiciera la foto. Máxime cuando Cataluña es una de las comunidades autónomas con más interés en el desarrollo del Corredor.

La delegación que Torra hizo en la figura del conseller de Territorio, Damià Calvet, se considera insuficiente habida cuenta de que habían confirmado su asistencia los presidentes de Valencia, Ximo Puig (PSPV-PSOE), y de Murcia, Fernando López Miras (PP). El acto estuvo presidido por el ministro de Fomento, José Luis Ábalos, quien prometió que en 2021 el Corredor Mediterráneo conectará Algeciras con la frontera francesa, en ancho de vía estándar.

Ximo Puig, de los más duros

El propio Ximo Puig ha estado muy crítico y ha acusado a Quim Torra de no querer saber nada de los valencianos y del proyecto que atañe a Cataluña, Comunidad Valenciana, Murcia y Andalucía. Un eje ferroviario por el que llevan años peleando con el anterior gobierno de Mariano Rajoy y que no acaba de materializarse. Por eso, y porque la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE) había cursado invitación oficial al presidente de la Generalitat, la no asistencia de Torra se considera un desplante de mal gusto hacia el resto de las comunidades autónomas implicadas.

“Creo que la mejor vía es el diálogo, pero el jueves 27 una parte importante del empresariado valenciano estuvo en una cumbre por el corredor en Barcelona y Torra tuvo una gran oportunidad de estar con los valencianos y, desgraciadamente, la rehusó”, ha declarado Puig.

Varios empresarios que no han querido significarse públicamente sí han mostrado, en cambio, su malestar a nivel interno, calificando el gesto de Torra de falto de elegancia y diplomacia política, ya que se trataba de un acto que se celebraba, precisamente, en el Palau de Congresos de Catalunya, en Barcelona, y con gran representación política, bancaria y empresarial. Jordi Gual (CaixaBank), Josep Oliu (Banco Sabadell), Juan Rosell (CEOE), Vicente Boluda (Asociación Valenciana de Empresarios y empresa Boluda) y Juan Roig (Mercadona), Luis Bonet (Cámara de España y Freixenet), asistieron al encuentro por el Corredor junto a más de un millar de empresarios.

“La red puede estar hecha. Ahora hay un gran impulso y hay que procurar que no decaiga. El impulso es técnico pero lo financiero está cubierto, así que estamos en la recta final”, señaló el titular de Fomento.

Los empresarios catalanes contra Torra

La parte empresarial catalana considera también que Quim Torra y la Generalitat han hecho un flaco favor a Cataluña ante un proyecto que se considera prioritario a todos los niveles y donde hay que empujar todo lo que se pueda después de varios años de pelea con el anterior Gobierno de Mariano Rajoy por culpa de la crisis.

Andalucía, Murcia, Comunidad Valenciana y Cataluña han convertido el Corredor del Mediterráneo en la bandera de la reivindicación ante Bruselas. La asociación multisectorial Ferrmed que actúa de lobby de presión para que se ejecute el Corredor del Mediterráneo junto a la Asociación Valencia de Empresarios (AVE), han sido una de las partes más activas en la celebración de actos desde que la iniciativa tomó cuerpo en 2011, cuando el ex ministro de Fomento socialista, José Blanco, presentó las líneas maestras del proyecto.

El eje ferroviario que prevé enlazar Algeciras, Almería, Murcia, Alicante y toda Cataluña con Hungría, conectará con toda Europa a través de 3.500 kilómetros de ancho internacional. Será lo que se denomina el gran eje ferroviario del Siglo XXI y abrirá las puertas a todo el Mediterráneo hacia el norte de Europa.

“El Corredor Mediterráneo es, sin duda alguna, el proyecto que más contribuirá al beneficio de todos los sectores de la economía de Valencia y de España”, ha repetido en múltiples ocasiones el empresario valenciano Vicente Boluda, y líder de la Asociación Valenciana de Empresarios.

El futuro eje mediterráneo no sólo unirá a todo el Sur con el Norte de Europa en cuanto a transporte de mercancías ferroviarias, sino que enlazará también con toda la red portuaria española mediterránea con la europea. Además, será un gran beneficio para el turismo y permitirá abaratar los costes del transporte y favorecerá el cambio climático.

Artículos relacionados