Las dos com­pañías re­cu­peran el flujo de caja de antes de la crisis este ejer­cicio

ArcelorMittal y Acerinox disparan sus números con la mejora del ciclo económico

El con­senso de los ex­pertos au­gura un buen año en los mer­cados para las ace­reras

ArcelorMittal
ArcelorMittal

Las dos grandes ace­reras que co­tizan en la bolsa es­pañola -ArcelorMittal y Acerinox- se han re­cu­pe­rado del duro tras­piés que su­frieron con la re­ce­sión eco­nó­mica. Con los datos del año pa­sado y las ex­pec­ta­tivas sobre este nuevo ejer­ci­cio, todo apunta a que van a al­canzar su punto más dulce de los úl­timos tiempos en lo que está por ve­nir. Y es que en los pró­ximos años se es­pera que re­cu­peren el flujo de caja an­te­rior al es­ta­llido de la cri­sis. Todo ello, si no hay nada que tor­pedee su ca­mino.

La industria del acero goza de vientos de cola. Es indudable. La mayoría de los expertos apunta a que la demanda subirá en 2018 en torno al 4%, al mismo tiempo que la mayoría de las economías emergentes, que son productoras de materias primas, van a tirar del carro del crecimiento del PIB mundial. Recordemos que los mercados desarrollados no tienen la capacidad de crecer que otro tipo de países.

Esto se traduce para este sector como un fuerte soporte sobre el que impulsarse y así lo hacen notar los analistas con sus estimaciones de cara a este ejercicio recién estrenado. En el caso de ArcelorMittal, la acerera más importante del planeta, pretende recuperar el margen bruto previo a la crisis del 2008. Tanto es así, que el consenso de expertos espera que alcance un ebitda del 13,20% dentro de dos años, mientras que de cara a finales de 2018 se encuentre sobrepasando el 12,3%.

Lo más relevante de todo esto es que lo podría realizar sin tener volúmenes importantes en facturación y beneficio con respecto a los datos que presentó en 2007, sino más bien inferiores. Algo que desvela que el grupo ha conseguido reestructurarse positivamente para maximizar al máximo sus ingresos y hacer rentable el negocio. En este caso, la mejora de los márgenes la está logrando con el desarrollo de productos más específicos con los que obtiene más rendimientos.

Aditya Mittal, director financiero de ArcelorMittal, reconocía recientemente que "no esperan que en construcción se alcancen niveles previos a la crisis en 2020", reconocía Aditya Mittal, director financiero de ArcelorMittal, aunque apuntaba que mientras puedan competir de manera justa, tendrán “un futuro brillante”.

Esto se traduce también en impacto positivo en recomendaciones positivas en el terreno de los mercados. La última de las firmas de análisis, Deutsche Bank, apostaba por la compañía española de manera sólida en su último informa. Analizaba que la previsión del consenso de sobre el ebitda anual de 7.000 millones de dólares es demasiado baja, por lo que era más que factible que el valor pudiera comportarse mejor de lo que mostraba su cotización, hacia un techo de 33 euros.

ArcelorMittal llevaba años perdiendo dinero, pero ya en 2016 volvió a la senda del beneficio. Así, el consenso de mercado estima ganancias superiores a los 3.200 millones de euros este año. En 2020 podría llevar el resultado neto hacia los 4.000 millones de euros, lo que haría que recuperase niveles precrisis.

Acerinox, en la buena línea

Las casas de análisis se han centrado en Acerinox, porque igualmente goza de vientos favorables para este nuevo año debido a la evolución creciente de su negocio. Para ser más exactos, esto se traduciría en un mayor flujo de caja operacional hasta poder alcanzar máximos, por el repunte de la demanda del acero mundial estimada.

A ello habría que añadirle que el sector de automoción también avanzará en este principio de ejercicio, lo cual repercutiría de manera positiva a los intereses de la empresa española para este y futuros ejercicios.

La pérdida de momentum de sus competidos, sobre todo en Japón aunque también en China, es otro catalizador que afecta en el plano positivo a Acerinox. El escenario es adecuado para que Acerinox gane cuota de mercado en un sector al alza. Por tanto, todo son conclusiones halagüeñas para su devenir.

También habría que sumarle que su balance cada vez es más sólido. El apalancamiento se encuentra bajo control con respecto a otros años y los flujos de cash no se encuentran en terreno negativo. Esa es la razón por la que el consenso de mercado proyecta potencial para sus acciones para los próximos meses.

Artículos relacionados