Monitor de Consumo Bancario

El sector es­pera otro gran tras­vase de po­si­ciones hacia ac­tivos de riesgo en 2018

Nueva ofensiva en fondos e hipotecas de l banca para salvar los tipos cero

Las grandes en­ti­dades fi­nan­cieras re­ciben sus­crip­ciones mi­llo­na­rias en sus pro­ductos es­trella

Bancos supervivientes
Bancos supervivientes

La banca es­pañola pre­para otra gran ba­talla en los dos seg­mentos que en 2017 le han per­mi­tido mi­tigar parte del enorme im­pacto ne­ga­tivo de los tipos de in­terés al 0% en Europa. Si no hay sor­pre­sas, se­guirán en el suelo du­rante todo 2018, un ejer­cicio en el que los fondos de in­ver­sión y las hi­po­tecas se­guirán man­dando en el ca­tá­logo de ofertas del sector fi­nan­ciero en de­tri­mento de los de­pó­sitos y las cuentas re­mu­ne­ra­das.

“No hay muchas más vías de ingresos. Las hipotecas nos permiten fidelizar clientes para muchos años y vender otros productos, mientras que los fondos de inversión generan comisiones recurrentes y estables”, señalan fuentes financieras que reconocen que 2018 no hará sino elevar la competencia en un entorno de máxima dificultad para generar negocio. Especialmente los fondos, que han crecido en alrededor de 20.000 millones de euros en lo que va de año en términos de entradas netas.

Una subida espectacular después de una respuesta espectacular también a la estrategia vendedora de las oficinas bancarias. Con la rentabilidad de los productos de ahorro sin riesgo a cero en la banca tradicional, los ahorradores han tenido que dar el salto al mundo del riesgo para conseguir ganancias significativas. Un cambio cultural que ha permitido que hasta siete gestoras hayan superado este año los 1.000 millones de euros de captaciones.

Las cifras son espectaculares en bancos como CaixaBank, BBVA o Bankia, que han colocado al menos tres fondos entre los 20 con más suscripciones netas hasta el cierre del mes de noviembre. “Hay que aprovechar el momento, porque las rentabilidades medias han sido buenas en 2017 (eran del 2,59% en los once primeros meses del año) y quienes han entrado por primera vez en este tipo de productos se ha quedado con buen sabor de boca”, señalan en una entidad nacional.

En el sector unce la sensación de que el viaje desde el ahorro conservador hacia el riesgo está muy lejos de terminar. En 2017 (hasta octubre) se habían evaporado 54.000 millones de euros en depósitos. Pero las familias mantienen cerca de 200.000 millones en estos productos, una cifra mágica que podría seguir adelgazando sensiblemente en 2018, antes de un año después empieza la esperada normalización de la política monetaria en la zona euro.

Los bancos se preparan para aprovechar doce meses de tipos cero, antes de la que las primeras subidas de tipos empiecen a devolver cierto atractivo a depósitos y cuentas. Una carrera que en cualquier caso dependerá de la bonanza de los mercados y que las expectativas de los inversores no se vean decepcionadas. "Será difícil repetir un año tan bueno como 2017, pero si las bolsas funcionan 2018 puede ser también muy bueno”.

Si los bancos van a apretar el acelerador en fondos, en hipotecas no se van a quedar atrás. Fuentes financieras aseguran que varias entidades están preparando mejoras en su oferta hipotecaria para competir con otros como Openbank o Coinc (de los grupos Santander y Bankinter, respectivamente), que en los últimos meses han mejorado sensiblemente la oferta media en los préstamos a tipo variable.

“El margen de bajada de los tipos es ya pequeño, pero habrá algunos casos porque algunas entidades se han quedado rezagadas”, aseguran las mismas fuentes. Por lo tanto, el precio medio de las hipotecas, que el año pasado se redujo en torno a un 20%, puede ser cayendo en un entorno cada vez más competitivo.

Artículos relacionados