La apuesta por lo di­gital le otorga un fuerte po­ten­cial a largo plazo

Telefónica da un golpe con su reinado en el 'streaming'

El acuerdo entre la ope­ra­dora es­pañola y Netflix pe­na­liza al resto de com­pe­ti­dores

Álvarez- Pallete
Álvarez- Pallete

La in­mi­nente alianza entre Telefónica y Netflix deja mu­chos he­ridos en el ca­mino del mismo sec­tor. Las si­ner­gias que pueden aglu­tinar hace que la com­pe­tencia se quede bas­tante to­cada, te­niendo en cuenta además que el ne­gocio del strea­ming está qui­tando mu­chos usua­rios de las au­dien­cias tra­di­cio­na­les. La ope­ra­dora es­pañola sale for­ta­le­cida y otras com­pañías como HBO o los me­dios de te­le­vi­sión tra­di­cio­nales agrandan aún más el mar de dudas en el que es­taban in­mer­sos.

La firma que preside José María Álvarez-Pallete ha lanzado un órdago a la grande y le ha salido más que bien. Desde que tomara las riendas de Telefónica ha avanzado a paso firme y constante en un modelo que se adaptara a las nuevas necesidades de la clientela y ya está empezando a recoger los frutos del futuro. Se está adelantando a la fiebre de lo que está por venir, como así se atestigua con sus últimos movimientos estratégicos.

El último, el acuerdo que ha conseguido alcanzar con Netflix en España que, a falta de firma oficial, se anunciará en un principio a mediados del próximo mes de febrero y cuya entrada en el círculo comercial se estima que sea a lo largo del verano. De esta manera, con la unión los usuarios de Movistar+ podrán ver los contenidos de Netflix, todo el contenido audiovisual, a través de la plataforma del grupo español, sin la necesidad de usar los servicios de la empresa norteamericana.

Todavía resta por saber más detalles de cómo se realizará la integración de las dos plataformas. En estos momentos sobre la mesa se encuentran dos opciones: la contratación de Netflix de manera directa; y otra que sería sería llegar a un acuerdo de nuevas tarifas en las que el servicio de visionado online sea una alternativa complementaria que ofrezca la operadora en sus paquetes.

Todo ello, se encuentra en el mercado estratégico de la compañía con el fin de transformar la oferta que a día de hoy posee Movistar+ con un contenido más amplio y con la posibilidad de adelantarse a sus principales competidores en la nueva era tecnológica. Algo que a día de hoy está consiguiendo.

Sobre todo, si nos centramos en los medios tradicionales parece ser una goleada en toda regla. Si Atresmedia y Mediaset estaban teniendo problemas con la estabilidad de sus audiencias este tipo de acuerdos son bastante lesivos para sus intereses de medio y de largo plazo. La crisis de la publicidad y la caída en usuarios habituales hace que sus modelos de negocio en la parte de contenidos audiovisuales hayan quedado algo mermados.

Fuentes del mercado explican que esta alianza es un “duro golpe” para los dos grandes grupos de comunicación y también para otras plataformas de streaming como es el caso de HBO y Amazon Prime en España. Sería “un gran movimiento” por la compañía de Álvarez-Pallete y que en términos financieros le puede reportar “mayores ingresos” por la captación de clientes habituales de Netflix que podrían darse de alta Movistar+ para gozar de “contenidos más amplios”.

Apuesta por lo digital

En este sentido, cabe destacar que Telefónica lleva un par de años cambiando sus objetivos con vistas al futuro. Para ello se ha centrado en la digitalización, con el objeto de estar en la vanguardia de la conectividad.

Por eso apuestan por el crecimiento de los ingresos en Cloud, Big Data y Security, además de la producción de series propias. Son los pilares fundalmentales en los que pretende sustentarse. A medida que avance el tiempo, la mayor parte de la facturación llegará de estas áreas.

Vientos de cola

Con todos estos mimbres, los analistas siguen poniendo el ojo en Telefónica. Es el caso del equipo de expertos de Citi, que consideran que la compañía se beneficia de una tendencia al alza de los márgenes, una caída del CAPEX y “una reducción de los gastos financieros tanto por la mejor generación de Cash Flow”. También por la posibilidad de seguir reduciendo su nivel de deuda.

“Pensamos que el mercado no es capaz de recompensar favorablemente la fuerte generación

Artículos relacionados