DESDE EL PARQUET

Caixa y Sabadell, citas importantes

Esta se­mana que entra se an­toja clave en el pro­ceso de acon­te­ci­miento en torno a Cataluña con el pleno de in­ves­ti­dura.

Las tensiones políticas volverán a jugar un papel fundamental en el desarrollo de los mercados españoles que en las últimas semanas habrían estado valoran un posible cambio de escenario que ayude a reducir las incertidumbres.

Una mayor estabilidad que redundaría favorablemente en la economía e impulsaría sobre todo a los dos grandes bancos de la región, muy condicionados en los últimos meses por el temor a la fuga de depósitos que les ha obligado a cambiar la localización de sus sedes.

Los analistas recuerdan que las entidades financieras serán las primeras en recoger tanto el cambio de ciclo económico como el progresivo proceso de normalización de la política monetaria del BCE, que podría empezar a subir sus tipos de interés antes de lo previsto.

En caso de confirmarse la reducción de las tensiones geopolíticas, los bancos españoles tendrían en general un importante margen de mejora pero especialmente las entidades catalanas más castigadas por las incertidumbres.

De confirmarse este hipotético cambio de escenario en la política catalana, Caixabank y Banco Sabadell se volverían a colocar en las primeros puestos en las listas de preferidos de los grandes operadores una vez apaciguada la eufórica respuesta del mercado a sus respectivos traslados de sede. En ambos casos tienen un perfil técnico extraordinariamente similar, con clara tendencia al alza, aunque con algunas diferencias notorias.

La principal es que Caixabank se encuentra en zona de máximos absolutos en torno a 4,4 euros por acción. Un récord que tiene al alcance de la mano en el corto plazo mientras mantenga el nuevo impulso alcista en el que acumula ya una subida de más del 10%. Para ello no tiene más que aguantar sobre el soporte de los 3,75 euros por acción, mínimos de la corrección sufrida por la inestabilidad en Cataluña.

Banco Sabadell, por su parte, se mantiene aún por debajo de los niveles alcanzados en 2015 y muy lejos de sus máximos absolutos cerca de 5 euros a principios de 2007. Las acciones del banco acumulan un alza superior al 13% en el año, pero aún se mueven por debajo de la cota de los 2 euros.

Pero todo apunta, según los expertos técnicos, a que a corto plazo va a continuar su recuperación, y que pronto superará este nivel, una vez rotas las medias móviles de los últimos cuatro meses. En su caso, la zona de soporte en 1,6 euros es la principal garantía en sus objetivos de mejora.

Artículos relacionados