Claro mo­vi­miento para con­se­guir los clientes desafectos del BBVA, que son mu­chos

Dancausa (Bankinter) dispara sin piedad contra FG y menosprecia su modelo digital

La con­se­jera de­le­gada afirma que se­guirán como un banco y no ser una em­presa di­gital

La consejera delegada de Bankinter, María Dolores Dancausa
María Dolores Dancausa, Bankinter.

Sin men­cio­narlo, pero sin pie­dad. Así se ha mos­trado en Madrid la con­se­jera de­le­gada de Bankinter, María Dolores Dancausa, frente a un Francisco González (FG) des­pla­zado a la cumbre de Davos. La eje­cu­tiva de Bankinter ha jus­ti­fi­cado su par­ti­ci­pa­ción en la Sareb o el banco malo como un gesto so­li­da­rio, mien­tras que el BBVA fue el único de los grandes bancos que se quedó fueta. Además, el ob­je­tivo es man­te­nerse como un banco y no re­con­ver­tirse en una em­presa di­gi­tal, en contra del can­sino dis­curso de FG.

"No hablo del comportamiento de los demás", sostuvo la consejera delegada de Bankinter durante la presentación de los resultados de 2017. Pero justo una semana antes de que haga lo propio el BBVA, su presidente Francisco González (FG) parecía estar en el centro de la diana para María Dolores Dancausa.

Su participación en la Sareb o banco malo, para dar salida a activos tóxicos de los bancos o cajas en dificultades, se justifica como un gesto solidario por parte de la consejera delegada de Bankinter. "No era la inversión más atractiva", reconoce años después Dancausa.

El desmarque del BBVA ante la creación de la Sareb ya fue polémico en su momento y la decisión de Francisco González ha condicionado la mala relación, según algunas fuentes, con el ministro de Economía, Luis de Guindos, y con el Gobierno de Mariano Rajoy. Y eso que FG llegó a la presidencia del BBVA tras la designación de otro Gobierno del PP, el presidido por José María Aznar.

Pulla digital

La consejera delegada de Bankinter también se ha mostrado completamente en contra del discurso sobre el reto digital que asume todo el sector bancario y del que no para de hablar desde hace años el presidente del BBVA. "Queremos seguir siendo un banco, no una empresa digital", sostiene María Dolores Dancausa.

Mientras tanto, desde Davos FG se ha fijado el objetivo de que el 50% de sus clientes "serán digitales este año". Aunque con un menor tamaño pero con la dimensión justa, según Dancausa, el 91% de los clientes de Bankinter ya son digitales y sólo un 9% opta por acudir a la oficina.

Por otra parte, María Dolores Dancausa ha reconocido que la situación en Cataluña o la intervención del Popular y su adjudicación al Santander han sido dos factores que han permitido a Bankinter captar a determinados clientes, pero ha remarcado que hay otros que se han beneficiado más que su grupo de ambas circunstancias.

Eso sí, la consejera delegada de Bankinter tampoco ha señalado con nombres concretos a aquellas entidades que se han podido beneficiar por esos motivos. Las presentaciones de resultados, a lo largo de la próxima semana, tal vez puedan arrojar algo más de luz sobre los que se han beneficiado más que el banco de Jaime Botín.

Artículos relacionados