DESDE EL PARQUET

Prosegur, condición favorable

Una de las prin­ci­pales apuestas del Santander Small Caps para man­tener la ren­ta­bi­lidad del 26% lo­grada en 2017 sigue siendo Prosegur, la firma de se­gu­ridad es­pañoña.

Es uno de los valores que mejor recogerá el aumento de la demanda experimentado gracias al crecimiento del PIB en España.

Este incremento de la demanda tendrá un impacto positivo en ventas, márgenes y generación de caja, por lo que todo apunta a que los analistas elevarán sus estimaciones por beneficios de Prosegur. Un factor al que se puede añadir las buenas expectativas de resultados que permitirán escalar posiciones más elevadas a las actuales, ya de por sí muy cercanas a sus máximos absolutos.

Aunque las cotizaciones son exigentes, los expertos esperan que los resultados apoyen estas valoraciones máxime tras la positiva evolución de las cuentas al cierre del tercer trimestre respecto a 2016.

La reestructuración societaria acometida en ese año le ha permitido al grupo reducir notablemente sus gastos financieros y mejorar además su tasa fiscal, ayudando a impulsar su beneficio a septiembre hasta los 111 millones de euros, un 19% más.

Su relación precio beneficio es algo excesiva con un PER superior a 32 veces, pero lo compensa en buena medida por su excelente capacidad para generar caja y un dividendo fiable y consistente de los más altos del mercado español, muy cercano al 8%.

Los analistas de MG Valores recuerdan que Prosegur es una compañía de crecimiento con alto potencial por sí mismo. Pero su mejora en Bolsa irá además de la mano de las fuertes subidas que viene experimentando su filial de gestión de efectivo Prosegur Cash, con una capitalización ya muy cercana a la de la matriz.

Las acciones de Prosegur, que rompieron a la baja la tendencia alcista principal en diciembre tras un lógico ajuste propiciado por la recogida de beneficios, parecen estar configurando ahora un nuevo proceso al alza que apunta directamente hacia sus máximos. Los expertos creen que podría superar pronto los 7 euros por acción, siempre y cuando se mantengan las favorables condiciones que rodean al mercado y al crecimiento de la economía.

Artículos relacionados