DESDE EL PARQUET

Reig Jofre, niveles de congestión

El sector far­ma­céu­tico ha sido uno de los más re­co­men­dados en los dos úl­timos años. En tér­minos de PER, la in­dus­tria opera en ni­veles más que acep­ta­bles con una media en torno a los 18,5 ve­ces.

Un nivel que, según los expertos de Alphavalue, cobra especial relevancia si se considera la fortaleza y seguridad del dividendo.

Desde la llegada de Trump además se ha venido especulando con una nueva ola de alza de precios en EEUU que se ha visto reforzada tras la aprobación de la nueva política fiscal. Al respecto, en la firma recuerdan que la industria farmacéutica europea suele obtener entorno al 40% de sus ingresos en el país americano.

Con el inicio de cada nuevo ejercicio, las farmacéuticas suelen experimentar repuntes de precio al calor de las expectativas que al final acaban difuminándose. En la actualidad, sin embargo, los repuntes iniciales vendrían a confirmar, señalan en la firma, el hecho de que la industria se siente lo suficientemente fuerte como para buscar algo más.

En principio así lo están demostrando las cotizadas españolas. El sector farma acumula una revalorización media del 7% en el ejercicio muy por encima del resto de empresas que conforman el índice de bienes de consumo.

Y en particular, una de las más destacadas está siendo Reig Jofre, que acumula ya una subida de más del 20% desde que a finales del pasado ejercicio anunciara la absorción de sus filiales comerciales en España con el fin de optimizar su estructura administrativa.

También es verdad que esta subida corresponde a un rebote desde los mínimos en la cotización del laboratorio en cerca de un lustro, lo que según algunos operadores no sería más que, como se dice en el argot bursátil, el “rebote del gato muerto”. A menos que los resultados finales de 2017 muestren una notable mejoría en su cuenta de resultados.

Los expertos recuerdan que a pesar de la buena marcha de sus divisiones de inyectables y dermatología, un mejor resultado financiero y una menor partida fiscal, su beneficio neto se redujo al pasado septiembre hasta los 3,2 millones de euros frente a los 5 millones contabilizados una año antes.

Con todo, al Reig Jofre no le faltan valedores en el mercado que aseguran que el rebote actual estaría más que justificado a la espera de que empiece a recoger las inversiones realizadas en los últimos meses para la expansión de la capacidad productiva en tres de sus cuatro plantas.

A ello se sumaría el notable éxito en el proceso de reducir su endeudamiento. Al cierre de septiembre, la deuda financiera neta se redujo un 37%, hasta los 13,8 millones de euros, por debajo de una vez Ebitda.

Desde el punto de vista técnico, el valor se enfrenta ahora a un nivel clave en torno a los 3 euros por acción, donde encuentra una zona de gran congestión. Si el impulso actual es lo suficientemente fuerte y supera esta cota, como esperan sus defensores, tendría un potencial de subida adicional del 25% a medio plazo. En caso contrario lo lógico es que iniciara un proceso de consolidación en torno a los 2,7 euros.

Artículos relacionados