Los mi­no­ri­ta­rios re­claman ac­tua­ciones de la CNMV para pro­te­gerlos de la ba­talla

Los movimientos accionariales en Sacyr impiden que el valor suba en Bolsa

Las mi­radas van di­ri­gidas al em­pre­sario José Moreno por las ope­ra­ciones de de­ri­vados

Ampliacion Canal de Panamá
Canal de Panamá, obra emblemática de Sacyr.

¿Qué está pa­sando en el con­sejo de Sacyr y con el valor de la cons­truc­tora? La disputa que desde la pa­sada junta sos­tienen los ac­cio­nistas ma­yo­ri­ta­rios está afec­tando al valor de la com­pañía y, sobre todo, a los mi­no­ri­ta­rios. La em­presa ha per­dido el riesgo que arras­traba con su par­ti­ci­pa­ción en Repsol, su car­tera de pro­yectos está cre­ciendo y, en cam­bio, su valor no acaba de tirar en Bolsa. Tiene una ex­pli­ca­ción, a cuya so­lu­ción no es ajena la no ac­tua­ción de la CNMV.

Las acciones se mueven en el entorno de los 2,35 euros cuando en los ejercicio de 2014 y 2015 se movió en una horquilla de entre los 4 y 5 euros, dos años en los que la constructora seguía estando muy expuesta por su participación en Repsol, con una deuda mucho más elevada, y una cartera de proyectos en el exterior muy inferior a la actual. Desde 2011, el endeudamiento de la empresa ha bajado de 11.500 millones de euros a poco más de 3.000 millones actualmente, lo que supone un recorte del 75%.

Todas las miradas van directas hacia el empresario José Moreno Carretero, que asegura controlar cerca del 17% de la empresa cuando, según se confirma en el entorno de los analistas que siguen el valor, su participación real alcanza poco más de un 6%. El resto -hasta el 17%- que Carretero manifiesta tener en el capital de Sacyr, procede de una estructura de derivados con los que supuestamente está maniobrando en Bolsa y que en nada se corresponde con su participación real.

Renovación en el consejo

En el seno de accionistas de la constructora reclaman que Moreno Carretero certifique la participación real que asegura tener para que el consejo le atribuya los representantes que, por su porcentaje, le corresponde. En la pasada junta de accionistas, el presidente de la constructora, Manuel Manrique, se comprometió a renovar el consejo de acuerdo a las nuevas participaciones accionariales de los accionistas mayoritarios. En la reunión que el consejo mantuvo antes de la celebración de la junta, todas las partes implicadas acortaron darse un plazo de reflexión, pero desde entonces el consejo se mantiene inalterable.

Manrique señaló entonces que existiera división entre el accionariado, asegurando que lo que se busca es el consenso de todas las partes. “Queremos hacerlo igual que se ha hecho en los cinco años que llevo al frente de la compañía, con normalidad y tranquilidad”, dijo Manrique a los periodistas al término de la junta.

El máximo directivo de la constructora reconoció también que “habrá que replantearse el número de independientes que actualmente figuran y ver la correlación de fuerzas que se puede armar con el nuevo accionariado”.

Según la información que figura en la CNMV, los accionistas más significativos de Sacyr son la familia de Demetrio Carceller, que posee un 13,012% a través de Disa Corporación Petrolífera más un 1,7% que tiene sindicado con el Grupo Satocán. Citigroup, que declara tener un 3,63% de forma directa; Dimensional Fund Advisors, un 3,005% de modo indirecto; Grupo Fuertes, un 6,271% directo; José Manuel Loureda Mantiñán, un 7,815% directo; José Moreno Carretero, un 13,869%, y Manuel Manrique Cecilia, un 1,555.

Un 49% del capital en Bolsa

En total, los accionistas mayoritarios controlan cerca de un 51%, mientras que el free float que se mueve en bolsa circula en torno a un 49%. Las incógnitas que desde hace meses despierta la empresa se concentran en cómo puede quedar constituido el nuevo consejo de administración, tras los cambios accionariales que se han producido en los últimos tiempos.

El consejo de Sacyr está formado actualmente por 14 miembros. Tres de ellos corresponden a la familia Carceller. La familia Loureda tiene dos representantes. Por el grupo Fuertes está Tomás Fuertes. Manuel Manrique (consejero ejecutivo por el cargo) tiene además a su hijo Gonzalo Manrique Sabatel como dominical. José Moreno Carretero está en el consejo como dominical y, tras su aumento en la participación de la constructora, quiere tener dos representantes más. De hecho, ha expresado su intención de contar con los puestos que le correspondan. Por el grupo Satocán, figura Juan Miguel Sanjuán.

*Minoritarios

Actualmente, lo que más está perjudicando a la compañía y al valor en bolsa es la aparente manipulación del valor mediante compras y ventas teledirigidas mediante el uso de derivados. En cuanto a su funcionamiento a nivel estratégico, la empresa está en una situación que ha mejorado de forma considerable. La constructora puso en marcha hace dos años una nueva estrategia de crecimiento y expansión internacional, principalmente a través de sus divisiones de concesiones y construcción industrial.

Sacyr y su socio Manhattan Construction Group acaban de ser seleccionados para el diseño, financiación, construcción y operación de una planta de tratamiento de residuos en Hartford, en el Estado de Connecticut. La inversión aproximada prevista es de 188 millones de euros, y a lo largo de la vida del contrato generará una cartera global de unos 2.923 millones de euros.

Otro punto en su haber es la mejora financiera que registra el grupo. Sacyr ha reducido a cero la deuda bancaria de 769 millones de euros que le restaba de la compra de las acciones de Repsol -actualmente tiene un 8,2%- y ha podido amortizar anticipadamente esa parte tras la firma en abril de 2017 de una operación de derivados con más de cinco años de vida. El endeudamiento de la compañía se ha recortado de este modo hasta 3.015 millones de euros.

Artículos relacionados