DESDE EL PARQUET

Reno de Médici, momento dulce

Después de un mag­ní­fico ejer­ci­cio, en el que prác­ti­ca­mente du­plicó su precio pese a la in­tensa re­co­gida de be­ne­fi­cios en la recta fi­nal, Reno de Medici ha arran­cado 2018 con ganas de volver a ser uno de los grandes pro­ta­go­nistas del mer­cado.

Ya acumula una revalorización de más del 12% en apenas una semana gracias a las enormes expectativas que se han generado en el mercado en torno a sus resultados. El grupo papelero cerró el tercer trimestre del año pasado con un beneficio de 12,1 millones de euros, un 245% superior respecto a los 3,5 millones contabilizados en igual período de 2016.

Un espectacular crecimiento apoyado en el proceso de reestructuración puesto en marcha por el grupo en las áreas de producción y comercialización. Proceso que también se ha visto reflejado en las demás líneas del balance. Los ingresos de la compañía italiana aumentaron cerca de un 25%, el Ebitda subió más de un 40% y el Ebit se multiplicó por más de dos.

Por si fuera poco también experimentó una notable mejora de su deuda neta al reducirla desde los 44,4 millones de euros a 42 millones de euros en apenas nueve meses. Un esfuerzo muy valorado por los operadores que no parece vaya a frenar las recientes adquisiciones del grupo.

En este sentido, con la entrada del nuevo año, las cuentas de Reno de Medici incorporarán ya la totalidad de PAC Service tras comprar a finales de noviembre el 66,7%% del capital que no controlaba aún. Para ello ha abonado algo más de 10 millones de euros mediante el uso de la liquidez disponible.

Esta operación cuenta con un fuerte valor estratégico para el grupo pues la integración de esta filial, que opera en el sector de corte y mecanizado de cartón, puede proporcionar buenos márgenes de ganancia con volúmenes relativamente pequeños.

PAC Service, empresa especializada en la elaboración de cartón para embalaje para sectores editorial, industria cosmética y alimentación, entre otros, cerró 2016 con un beneficio de 1,1 millones de euros tras facturar 20,5 millones de euros.

Tras el repunte de las últimas sesiones, el valor se enfrenta ahora a una fuerte resistencia sobre los 0,6 euros por acción, zona de máximos del pasado ejercicio. De superar esta barrera tendría el camino relativamente despejado hasta la zona de los 0,8 euros, su nivel más alto en una década.

Artículos relacionados