Goirigolzarri pre­sen­tará el 29 de enero las cuentas anuales de 2017

Bankia perfila su nuevo plan estratégico para febrero con BMN en sus entrañas

El grupo inicia las ne­go­cia­ciones ofi­ciales con los sin­di­catos este jueves

Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia
Jose Ignacio Goirigolzarri, presidente de Bankia

Tras contar con todas las ben­di­ciones a la ope­ra­ción de in­te­gra­ción de BMN y tras li­brarse de las li­mi­ta­ciones eu­ro­peas por su res­cate pú­blico, la di­rec­ción de Bankia aún se to­mará un tiempo extra para la pre­sen­ta­ción del apla­zado nuevo plan es­tra­té­gico tras haber cum­plido con los ob­je­tivos del an­te­rior, en­fo­cado en la re­cu­pe­ra­ción del grupo. Por el mo­mento, su pre­si­dente José Ignacio Goirigolzarri se li­mi­tará a pre­sentar a fi­nales de mes las cuentas anua­les, en plena ne­go­cia­ción para la re­duc­ción de plan­ti­lla.

Sin prisas, pero sin pausa como se suele decir. Así encara el presidente de Bankia, José Ignacio Goirigolzarri, la presentación y la aplicación del nuevo plan estratégico para los próximos tres años. Un plan sobre el que de hecho ya se ha trabajado durante el pasado ejercicio de manera interna, una vez cumplidos los objetivos del primer plan para el reflotamiento de la entidad puesto en marcha en 2012.

Los gestores de Bankia ya llegan con las manos libres para poder acometer algunos negocios que se habían vetado por Bruselas como consecuencia de su rescate público. La financiación de promotores inmobiliarios es uno de los principales, aunque no el único y ya con toda la experiencia adquirida en los años de los excesos con el ladrillo.

Por el momento, el presidente de Bankia ya tiene fijada una fecha en su agenda: el 29 de enero para la presentación de los resultados anuales de 2017, un acto en el que estará escoltado por su consejero delegado, José Sevilla. Sin un día prefijado, al menos de manera oficial hasta el momento, la presentación del nuevo plan estratégico se aplaza hasta febrero, aunque tampoco se descarta que para primeros de marzo.

La nueva hoja de ruta de Bankia ya contempla la integración de BMN, una absorción que se ha avanzado desde el plano jurídico con la inscripción de la operación en el registro mercantil. Eso sí, todo el proceso debe de cerrarse a lo largo del nuevo ejercicio, tanto desde el punto de vista técnico como de personal.

Negociaciones

Precisamente, la dirección de Bankia y los representantes sindicales encaran desde este jueves las negociaciones formales para la reducción de la plantilla conjunta que suman Bankia y BMN. La propuesta inicial en los primeros contactos mantenidos hace unas semanas se había fijado en más de 2.500 empleos sobrantes.

Esa cifra se consideró excesiva por parte de los principales sindicatos, ya que las dos entidades en manos aún del Estado han aplicado en los últimos años duros ajustes de sus respectivas plantillas con el objetivo de mejorar tanto en eficiencia como en rentabilidad.

Con el foco puesto en el cliente, como ya ha demostrado Bankia con algunas ofertas comerciales durante los últimos meses, pasa por el desarrollo de nuevos canales digitales, como ocurre con la mayoría de los bancos españoles.

Mientras tanto, el Estado (a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria, el FROB) ya se ha mostrado decidido a desprenderse de su participación mayoritaria en el grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri. Tras la venta de un 7% a primeros de diciembre, el FROB todavía supera el 60% del capital de Bankia.

Bankia cerró el tercer trimestre de 2017 con una rentabilidad (ROE) del 8,1% y una morosidad del 8,8%. Al mismo tiempo, mostraba una ratio de capital CET 1 fully loaded del 14,16% y una ratio total de capital del 17,18%, lo que sitúa al grupo presidido por José Ignacio Goirigolzarri en una posición de ventaja frente a sus más directos competidores.

Artículos relacionados