BANCA

Moody's desaconseja a Scotiabank la compra de BBVA Chile

La fi­lial chi­lena del banco es­pañol tiene "una débil ca­pi­ta­li­za­ción, altos costes y már­genes mo­de­ra­dos"

Moodys
Moodys

Al BBVA, que ahora se le atri­bute una in­ten­ción de que­darse con la fi­lial rui­nosa del Deutsche Bank en España, no le sale una de­re­cha. La agencia nor­te­ame­ri­cana de ra­ting, Moody's, acaba de pu­blicar un in­forme de­mo­ledor sobre la fi­lial chi­lena del banco que pre­side Francisco González, que pre­tende en­cas­quetar al Scotiabank. La agencia an­ti­cipa que re­ba­jará la ca­li­fi­ca­ción del gi­gante fi­nan­ciero ca­na­diense si sigue ade­lante con sus pla­nes. BBVA Chile lleva dos días hun­dién­dose en la bolsa de Santiago.

En su informe, la agencia norteamericana de rating explica que la operación obligará al banco canadiense a asignar mayor capital a sus operaciones en el mercado internacional, donde tiene menor presencia. Y apunta a que, a marzo de este año, BBVA Chile tenía activos equivalentes al 3% de los de Scotiabank, por lo que la compra no tendría un impacto financiero material para sus balances.

Para Moody's, BBVA Chile tiene una débil capitalización, márgenes moderados, altos costes y "una alta dependencia en financiamiento mayorista".

El principal problema de la operación, además, se encuentra en sus efectos en el mercado bancario de Chile, Según el portal local "El Mostrador", la operación pondrá presión al Bci e Itaú CorpBanca.

"La potencial adquisición de BBVA Chile por parte de Scotiabank, la operación bancaria más grande desde que Itaú se quedó con CorpBanca, amenaza con alterar radicalmente a la industria local, pero no todos creen que sería un buen negocio. Moody's ha hecho los números y llegó a la conclusión de que a Scotiabank no le conviene", señala.

La influyente agencia clasificadora de riesgo señala que, en caso de que se produzca un acuerdo, sería negativo para la posición crediticia de Scotiabank. Al respecto, explica que la operación obligará al banco canadiense a asignar mayor capital a sus operaciones en el mercado internacional, donde tiene menor presencia y menor poder de precio que en el mercado canadiense, donde su franquicia y posición son fuertes.

Y, para ilustrar su análisis, apunta a que, a marzo de este año, BBVA Chile tenía activos de aproximadamente 21.000 millones de dólares, alrededor del 3% de los activos de Scotiabank, por lo que la compra no tendría un impacto financiero material para sus balances, dependiendo de los términos del acuerdo en dicho aspecto.

En el mercado se habla de una oferta de alrededor de 2.500 millones de dólares, unos 2.000 millones de euros, pero se duda en el mercado local que la compra, de realizarse, llegará a la mitad de esa cantidad.

Moody's destaca que BBVA Chile tiene una franquicia y una marca establecidas como el sexto banco más grande del país. Sin embargo, la rentabilidad es baja, lo que refleja una cartera de créditos de bajo riesgo y poca rentabilidad, compuesta mayoritariamente de créditos comerciales e hipotecarios. A eso hay que sumar que BBVA Chile tiene costos operacionales y de financiación "relativamente altos", precisa el análisis.

El informe reconoce que fusionar las operaciones de ambos en Chile crearía un competidor mucho más fuerte que si siguen operando por separado.

"Las fortalezas de BBVA Chile incluye activos de buena calidad y una franquicia establecida, mientras que sus desafíos son una débil capitalización, márgenes modestos, que reflejan una cartera conservadora y altos costes, y una alta dependencia en financiamiento mayorista", asegura Moody's.

La agencia crediticia se suma a los análisis del mercado local, respecto a que la operación pondría presión al Bci y a Itaú CorpBanca, que actualmente se pelean el tercer y cuarto lugar en términos de cuota de mercado.

Moody's destaca que Chile tiene un entorno operativo estable, pero que la banca es un negocio competitivo. Y advierte que la incertidumbre sobre la agenda de reformas del Gobierno y las próximas elecciones continuarán pesando en la confianza de los negocios y los consumidores.

"La economía chilena está bien diversificada e integrada con los mercados globales, lo que la deja bien preparada para afrontar los shocks externos, a pesar de la creciente deuda externa y la importancia de las exportaciones para la economía. El país también cuenta con instituciones sólidas, reflejadas en su alta credibilidad y previsibilidad política", y hace hincapié en que en Chile hay un Estado de derecho y eficacia en la gobernabilidad.

Artículos relacionados