DESDE EL PARQUET

Abengoa, el mercado no se fía

Pese a los po­si­tivos re­sul­tados del plan de via­bi­lidad de­ri­vado del pro­ceso de la re­es­truc­tu­ra­ción fi­nan­ciera aco­me­tida por Abengoa, dada por con­cluida el pa­sado mes de no­viem­bre, el mer­cado no acaba de re­cu­perar la con­fianza en la com­pañía.

El grupo tecnológico y de ingeniería se ha adjudicado varios trabajos de referencia internacional como la mayor infraestructura de desalación diseñada y concebida para uso combinado de agua potable y regadío en Marruecos o la que será la desaladora más grande construida por la compañía hasta la fecha en Arabia Saudí.

En el último par de meses, el grupo ha recibido además el visto bueno para construir una nueva planta solar en Sudáfrica, ha puesto en marcha un proyecto en Chile y otro en Perú, así como otros proyectos en India y Omán.

Al tiempo ha vendido una central de ciclo combinado en México al consorcio Macquarie Capital y Techint Ingeniería y Construcción. La operación tendrá un efecto neto provisional positivo sobre su resultado, pendiente de determinación definitiva, de unos 27,7 millones de euros.

La venta de este ciclo combinado en México se une a otros activos en los que ha desinvertido como las ventas de Bioenergía Europa, Bioenergía USA, Bioenergía San Roque, Ashalim, Qingdao o la filial Abentel a Ericsson, entre otras.

Uno de los objetivos futuros es la culminación de forma satisfactoria del plan de desinversiones anunciado, entre las cuales destacan la venta del paquete accionarial de Atlántica Yield y del proyecto A3T de México.

Una vez se vaya completando el plan de desinversión el siguiente paso va destinado a la adaptación de la estructura de la compañía a su nuevo tamaño y a las orientaciones estratégicas a medio plazo representa el principal reto para la compañía.

La consecución de todos estos objetivos, señalan los responsables de Abengoa, permitirá a la compañía continuar trabajando con la mirada puesta en el futuro para demostrar toda su experiencia y todo su conocimiento del mercado de ingeniería y construcción en los sectores de energía y agua.

El mercado, sin embargo, no acaba de tenerlo claro. Las acciones del grupo, lejos de reaccionar, continúan inmersas en una profunda depresión en niveles históricamente bajos. En lo que va de año, el valor acumula una caída del 90% para quedar anclado en tono a los 0,04 euros con lo que no deja margen ni siquiera a los inversores más especuladores a jugar con la volatilidad.

Artículos relacionados