Mapfre es­tima un coste neto de entre 150 y 200 mi­llones en el ejer­cicio

Los huracanes arrasan las aspiraciones de las empresas españolas en el Caribe

Hoteleras y ase­gu­ra­dores se en­cuen­tran entre las prin­ci­pales afec­tadas

Melia Habana - Miramar
Melia Habana - Miramar

Primero fue Harvey, des­pués Irma y, a con­ti­nua­ción, María. Los tres hu­ra­canes no han cau­sado des­trozos en tér­minos ma­te­ria­les, sino que tam­bién lo han hecho en el te­rreno eco­nó­mico. Las tres tem­pes­tades han bañado de pér­didas los países del Caribe y, como con­se­cuen­cia, ha afec­tado de una forma im­por­tante a las com­pañías es­pañolas con ma­yores in­tereses en la re­gión. Hacen ba­lance e in­tentan buscar la fór­mula para cua­drar sus es­ti­ma­ciones de me­nores be­ne­fi­cios.

Los números rojos de los huracanes son cada vez más grandes. En Estados Unidos, se prevé que el coste de estos desastres naturales ascienda hasta los 150.000 millones de dólares, aproximadamente. Pero en países como Cuba, Puerto Rico o República Dominicana la factura puede ser mayor. Ya no solo para sus arcas públicas, sino también para todas las empresas que tienen exposición en esos terrenos que han sido golpeados por esos enormes infortunios meteorológicos.

Expertos en la materia ya han indicado durante todos estos días que de momento no se puede hacer un balance exacto de lo que puede suponer para las compañías con presencia en estos países tropicales de Centroamérica. Lo que sí parece claro es que hay que reconstruir muchas zonas que han quedado desoladas y que el turismo puede verse resentido al menos en el corto y medio plazo.

“Costará un tiempo, en algunos casos meses y en otros años, en que se vuelva a regenerar todo lo que se ha llevado Harvey e Irma, principalmente”, explicaba un gestor español desde el otro lado del Atlántico. Unas reparaciones que afectan a la economía real y que se cobra víctimas también en el terreno empresarial penalizando a algunas empresas que veían una oportunidad la inversión en el Caribe.

Las hoteleras se enfrían

Después de haber atravesado un primer trimestre realmente positivo para sus intereses con crecimiento en las principales partidas de sus balances, la aparición de estos huracanas ha sido un jarro de agua fría para afrontar lo que queda de año. Tanto Meliá, en mayor medida, como NH, en menor medida, son dos de las grandes cadenas de hoteles que operan en los países que se han visto azotados por el trío de tempestades.

Meliá, en primer lugar, es el grupo con mayor representación en dicha zona geográfica. Hasta primeros de año contaba con 44 hoteles repartidos entre Cuba (27), México (8), República Dominicana (6), Jamaica (1), Bahamas (1) y Puerto Rico (1). No cabe duda que los últimos acontecimientos liman sus previsiones, pese a que en las últimas fechas apuntaban a las medidas preventivas como su principal arma. Los próximos resultados pueden dar la clave.

Asimismo, pero con menor dimensión, la temporada de huracanes golpea a NH. En su caso solo dispone de tres hoteles en la zona que se ubican en República Dominicana (1), Cuba (1) y Haití (1). Por eso, el impacto recibido en sus cuentas será menor, también con un peso fuerte por la devaluación de las divisas, pero con menores ingresos de lo que en un principio se esperaba.

Las aseguradoras las más afectadas

Si hay un sector al que le ha pesado la aparición fulgurante de estos huracanes ese es el asegurador. De entre todas las compañías, Mapfre ya ha salido a la palestra para comunicar que estos desastres en el Caribe y Estados Unidos le supondrá un coste un coste neto de entre 150 y 200 millones de euros sobre el resultado atribuible de este año, en unos pronósticos preliminares del grupo.

De hecho, en su comunicado al regulador valoró los impactos en las zonas afectas sobre la cartera de riesgos de Mapfre RE y Mapfre Global Risks. También, sobre su negocio en Estados Unidos, República Dominicana, México y Puertos Rico, que son regiones que se han visto bastante penalizadas por Harvey, Irma, y también los últimos terremotos.

Así pues, la empresa expresaba que rebaja sus previsiones para el 2016-2018, en comparación con el ROE medio de un 11% y una ratio combinado del 96%, que esperaban en marzo del pasado ejercicio.

Artículos relacionados