Las po­si­ciones cortas rozan má­ximos anua­les, pero las ac­ciones se con­tienen

Los bajistas de Telefónica ceden ante la firmeza de los inversores

La re­duc­ción de costes y el avance de los in­gresos di­bujan un fu­turo más es­pe­ran­zador

José María Álvarez Pallete, pte. de TelefónicaSin título
José María Álvarez Pallete, pte. de Telefónica

Los es­pe­cu­la­dores si­guen ha­cién­dose fuertes en el ca­pital de Telefónica, pero su es­fuerzo pa­rece que se está que­dando en poco. Pese a que las po­si­ciones cortas se en­cuen­tran en má­ximos del ejer­ci­cio, la evo­lu­ción de sus tí­tulos no es des­fa­vo­ra­ble. La ges­tión de la com­pañía re­cor­tando deuda, au­men­tando in­gresos y re­du­ciendo costes pa­rece que agrada a las firmas de aná­lisis y a los in­ver­so­res, que per­ma­necen fir­mes. Además, los pro­nós­ticos de cara al resto del ejer­cicio son po­si­ti­vos.

La senda alcista de los bajistas en Telefónica prosigue. Y es que han llegado a su nivel más alto desde diciembre del pasado año superando el 3,3% del capital, tal y como se describe en los últimos datos publicados por parte de la CNMV. Precisamente, a finales del año pasado superaron el nivel del 3,7%. Porcentaje que puede terminar por romper si se mantiene la línea que muestra últimamente.

Apostar contra la operadora se erigido como una moda para algunas empresas. Ése es el caso de Boussard & Gavaudan Investment Management, que tiene posiciones bajistas declaradas posiciones sobre el 1,6% del capital del grupo; o de BNP Paribas, que con fecha 15 de septiembre declaró al regulador posiciones bajistas del 1,030% de su accionariado. También, Och-Ziff Management Europe, cuyos cortes ascienden hasta el 0,5%.

El número de especuladores se ha posicionado, pero en base “a argumentos pocos sólidos”, aseguran fuentes del mercado. Asimismo, este posicionamiento está, hasta el momento, haciendo aguas teniendo en cuenta que las acciones desde mínimos repuntan casi un 20%, mientras que si se alarga el marco temporal hasta dentro de un año no ha habido especiales movimientos.

El grupo telefónico ha conseguido frenar la apatía inversora a golpe de su nueva línea estratégica y una gestión que hasta la fecha parece ser más eficiente. Solo basta con ver sus últimos resultados, al alcanzar un beneficio neto de 1.600 millones de euros en el primer semestre del año, lo que supuso un 28,9% más en comparación con el mismo periodo del ejercicio anterior.

Todo apunta a que Telefónica seguirá cumpliendo con sus previsiones de reducción de deuda, generación de caja e incremento de beneficios. Por eso, se antoja complicado que en su cotización se traslade con caídas, a pesar de la entereza que están ganando los especuladores bajistas en las últimas jornadas.

Las firmas de análisis respaldan Telefónica

Que la compañía que dirige José María-Álvarez Pallete puede ganar más cotas en cuanto a su grado de rentabilidad por la estrategia que está llevando a cabo es una premisa que comparten la mayoría de las casas de análisis. Entre otras, Goldman Sachs recientemente reiteró su recomendación de compra sobre la empresa de telecomunicaciones española otorgándole un potencial cercano al 20% en el próximo año.

Los analistas de la entidad financiera norteamericana explicaban que Telefónica ofrece una buena oportunidad de inversión en estos momentos. Así pues, aseguraba que el despliegue de fibra óptica en España, que representa más de la mitad del territorio (el 60%), otorga un margen a la compañía para reducir su porcentaje de inversión en relación a sus ventas de entre el 15 y el 17%.

"También hay mayores beneficios en lo que respecta a menores costes de mantenimiento, menos fallos en las redes y quejas de los clientes", explicaba Goldman. También, por su gran potencial de crecimiento en Latinoamérica. Por eso, desde la entidad estadounidense piensan que es el momento de que los inversores se centren en el crecimiento sostenible y de calidad.

En su opinión, la calidad de los activos en España y Brasil y la habilidad de la dirección para recortar costes e inversiones y refinanciar deuda no es apreciada, en estos momentos, por los inversores.

En esa misma línea se encuentran los expertos de Deutsche Bank. Desde su punto de vista las valoraciones del sector de telecomunicaciones garantizan su rally en los mercados. La entidad germana aconseja tomar posiciones dentro del sector y ve en Telefónica una gran oportunidad por los fundamentales que presenta.

El banco alemán sostiene que las compañías de telecomunicaciones de Europa no reflejan casi los estímulos que podrían llegar a través de futuros movimientos corporativos, en cuanto a fusiones y adquisiciones que se espera, además de una regulación supuestamente más favorable con respecto a la telefonía móvil. Por eso, los bajistas podrían tener mucho que perder.

Artículos relacionados