La ines­ta­bi­lidad po­lí­tica en Estados Unidos se erige como el prin­cipal mo­tivo

La industria farmacéutica congela la ola de fusiones y compras mientras decide su futuro

Las M&A se han re­du­cido un 15,9% en lo que va de año con res­pecto a 2016

Monsanto
A la rica píldora.

El ful­gu­rante avance de la ac­ti­vidad cor­po­ra­tiva en las in­dus­trias far­ma­céu­tica y bio­tec­no­ló­gica se ha visto in­te­rrum­pido en los úl­timos me­ses. La evo­lu­ción tan fa­vo­rable que ha­bían te­nido la con­cen­tra­ción em­pre­sa­rial dentro del sector ha des­cen­dido no­ta­ble­mente y se es­pera que se man­tenga así mien­tras en Estados Unidos no se es­ta­blezca un plan claro en ma­teria sa­ni­ta­ria. Todos los grupos se re­com­ponen es­pe­rando no­ve­dades para rea­lizar nuevas tomas de de­ci­sio­nes.

La gran cantidad de fusiones y adquisiciones ha disminuido el ritmo. Ya no es especulación, sino que es un hecho absolutamente contrastado. Y lo es porque la vorágine se ha quedado absolutamente estancada. En lo que llevamos de año, la industria farmacéutica ha realizado operaciones de este tipo por 49.300 millones de dólares, con 85 operaciones completadas, frente a las 101 operaciones del mismo periodo del año anterior con 88.900 millones de dólares.

La consultora Evaluate pone sobre la mesa estos datos que se hacen más reveladores en cuanto al sector farmacéutico si nos centramos en el último trimestre. Y es que los números han caído en picado con 22 operaciones realizadas frente a las 44 del mismo periodo en 2016. Es decir, se han producido la mitad de procesos de fusiones y adquisiciones que hace un año. Bastante sintomático de cuál es la situación en estos momentos.

De esta manera, lo que se pone de manifiesto es el cambio de tendencia que se ha producido en relación a las compañías de la industria farma con la que venía presentando estos ejercicios atrás. En 2016 se produjeron hasta 196 operaciones de compra entre compañías. Esto, traducido a cifras, supuso 104.200 millones de dólares en total.

Como esquema basta con ver que, en 2015, el número de transacciones realizadas fueron 289, por un importe que ascendió hasta los 188.900 millones de dólares. Aunque, sin lugar a dudas, el récord se estableció hace tres años. En ese momento las operaciones de fusiones y adquisiciones llegaron a generar la friolera cantidad de los 219.300 millones de dólares en un total de 229 operaciones. Nunca antes se había visto algo parecido en el sector.

Si se observan los casos de fusiones y adquisiciones más importantes en los últimos tiempos, Evaluate destaca varias. Entre ellas, la más importante es la de Allergan y Actavis. Esta operación fue la de mayor dimensión, realizándose por un montante de 71.000 millones de dólares. A esta le siguió la de Teva y Allergan, que llegó hasta los 41.000 millones de dólares y que se produjo hace dos años; y después la de Shire y Baxalta por un total de 32.000 millones de dólares el pasado año.

En 2017 el movimiento más destacado ha sido la compra de Acletion por parte de Johnson & Johnson por 30.000 millones de dólares. Una operación que acarrea más de la mitad de todas las operaciones efectuadas este ejercicio en la industria de las farmacéuticas y biotecnológicas a lo largo y ancho del mundo.

Parálisis en Estados Unidos

Entre las razones más destacables por las que se han visto paralizados estos procesos de M&A con los que los grandes grupos farmacéuticos se iban a hacer aún más voluminosos se encuentra la situación política en Estados Unidos. La llegada de Donald Trump se esperaba como agua de mayo para este tipo de compañías, pero la dificultad para sacar sus medidas adelante está torpedeando estos movimientos corporativos.

Por eso se ha cambiado la tendencia tan alcista que habíamos presenciado estos años atrás. Desde Evaluate explican que todos los cambios que se han producido en el ejecutivo estadounidense abren puerta a que las modificaciones establecidas en la Ley Affordable Care no se terminen aplicando o bien se realice algún tipo de cambio. Algo que no daría estabilidad a las farmacéuticas.

“Hasta que las grandes farmacéuticas estadounidenses tengan cierta claridad sobre si podrán repatriar a precios más baratos las ganancias obtenidas en el extranjero, puede ser difícil justificar grandes transacciones e inversiones”, añadía la consultora.

Grifols se ve afectada

Con este esquema, entre las afectadas por esta parálisis se encuentra la empresa más importante de la industria farmacéutica dentro de España. Grifols esperaba que, con el triunfo de Trump, debido a su exposición a Estados Unidos, mantuviera una línea de crecimiento sólida. Sin embargo, todo este bloqueo le ha pesado.

Y no solo eso. También el efecto divisa que hemos presenciado recientemente. La decisión del Banco Central Europeo de establecer los tipos de interés en mínimos y de ir revisando el plan de compras de activos provocó que el euro se moviese al alza hasta superar el 1,20 dólares. Por tanto, ese incremento, tal y como juzga Kepler, puede afectar a las ganancias de la compañía catalana.

Artículos relacionados