DESDE EL PARQUET

Telepizza necesita estabilidad

A te­le­pizza otra vez le vuelve a faltar masa. Sus re­cientes mo­vi­mientos ac­cio­na­riales sor­prenden y tienen en vela a los in­ver­so­res, que no saben a qué carta que­darse.

El pasado mes de mayo el fondo luxemburgués Foodco Finance –participado por fondos de Permira y Telefood, sociedad de la familia Ballvé– decidió poner punto final a su trayectoria como socio de la compañía con la venta del 11,22% por 52 millones de euros.

Se daba así por finalizado el pacto accionarial fijado, poco más de un año atrás para su salida a Bolsa, dejando algunas importantes incertidumbres respecto a la estrategia que está siguiendo la compañía de comida rápida.

La firma de capital riesgo KKR, en cambio, ha incrementado recientemente su participación del 15,5% al 20,2% y la semana pasada otro de los principales accionistas del grupo siguió sus pasos.

En estos días, Invesco Limited, ha elevado su participación en Telepizza desde el 4,054% al 5%, mediante la compra de un paquete de 5,03 millones de acciones, valorado en cerca de 25 millones de euros. Eso supone una importante inyección de confianza justo en un momento en que el grupo está dando evidentes muestras de debilidad en el mercado.

El primer socio es en la actualidad de Telepizza es el fondo KKR con un 20,24% del capital social. Entre los accionistas de Telepizza destacan, además de la firma de capital riesgo, Tasty Aggregator (20%), Darsana Capital Partners (6,014%) y el presidente de la firma Farringdon Capital Management, Bram Cornelisse, con una participación del 4,776%.

Las acciones de la compañía cotizan en la actualidad ligeramente por debajo de los 5 euros por acción, un precio notablemente inferior a los 7,75 euros de su salida a Bolsa pese a recuperar un 8,5% en lo que va de año tras retomar la senda de los beneficios en 2016.

Una vez quede estabilizado el accionariado y el grupo consolide su estrategia de expansión internacional con el fin de garantizar su crecimiento, los expertos confían en que la compañía vaya recuperando progresivamente la atención inversora del mercado. Para ello será clave la presentación de sus resultados del primer semestre previstos para la semana que viene.

La estimación actual del consenso del mercado para Telepizza presume una subida del valor de más del 30% a medio plazo ante el creciente interés que se empieza a observar entre los operadores ante la expectativa de unas cuentas que podrían confrimar la mejoría mostrada en los trimestres anteriores.

Los expertos técnicos, sin embargo, no se muestran tan optimistas. Su perfil actual es bastante depresivo y se inclinan más por la continuidad de las correcciones que por un posible rebote. En caso de reacción, además, el valor encontraría una enorme resistencia en torno a los 5,5 euros por título que hace difícil dar credibilidad a las excelentes perspectivas del consenso del mercado respecto a la compañía.

Artículos relacionados