News Links

Tareas pendientes: cura para desintoxicar el separatismo y propulsión económica

España crece y crea em­pleo, pero ‘¿qué puestos de tra­ba­jo?, ¿para pro­ducir qué?, ¿y en qué con­di­cio­nes?’

Gobierno de España
Gobierno de España

Palo a los se­pa­ra­tis­tas: ‘El Gobierno re­gional del pre­si­dente Carles Puigdemont se saltó la ley al con­vocar un re­fe­rén­dum, y él mismo está en­gañando a los ca­ta­lanes –de la misma forma que los par­ti­da­rios del Brexit en­gañaron a los vo­tantes bri­tá­ni­co­s—al ase­gurar que la se­ce­sión no aca­rrearía pe­na­li­da­des. La verdad es que la rup­tura sería un grave riesgo eco­nó­mico para Cataluña’.

Y palo a Rajoy inmediatamente después de las líneas anteriores: ‘Pero Madrid también ha gestionado mal el asunto al desestimar legítimas quejas y parecer que su intención es sofocar el movimiento independentista con todos los mecanismos necesarios’.

Ambos tirones de orejas pertenecen a un editorial que ha distribuido este jueves la agencia Bloomberg a sus abonados y que ha colgado en su página web. Titulado ‘Desintoxicar el debate separatista en España’, el texto analiza cómo se ha podido llegar hasta aquí: por ‘una mezcla tóxica de enconadas frustraciones, mitos nacionalistas y mala gestión de Madrid’. Y concluye: ‘La ironía de este choque es que es totalmente innecesario’.

Como muchos otros medios que comentan las palabras del Rey en Cuenca sobre que ‘la Constitución prevalecerá’, Bloomberg afirma que ‘la dura crítica a Puigdemont y a sus aliados está justificada’. Otros, como Michael Stothard en Financial Times, incluso glosan la Constitución española, que ‘prohibe la secesión’. Igual expresión utilizan la agencia AP y periódicos europeos y americanos.

El Daily Express llega a más: cita a Josep Bou, presidente de Empresaris de Catalunya y titula: ‘El referéndum de independencia de Cataluña provocará el colapso económico’ de la comunidad autónoma, hasta un 16-20 por ciento.

Pero el editorial de Bloomberg se atreve a proponer o pespuntear alguna salida: ‘Rajoy debería atender las quejas de los catalanes, por ejemplo sobre la falta de transparencia del gasto’. Más: ‘Rajoy debe cumplir su promesa’ de aumentar las inversiones en infraestructuras. Y más: ‘Sería inteligente que en lo posible Madrid sedujera en lugar de amenazar’.

Otra propuesta del editorial de Bloomberg parece que trata de copiar el modelo de EEUU sin conocer mucho la peculiaridad española: ‘También debe promover un sentido de identidad nacional más fuerte’, que se podría concretar en ‘alentar a los trabajadores a mudarse con más libertad de región a región’. Pero en cualquier caso, la intención es la que se viene señalando en todas parte: hacen falta ‘más reformas en el mercado de trabajo y en el sector público’.

El diario francés Les Echos también se refiere a la reforma laboral de Rajoy nada más llegar a Moncloa en 2011 con su mayoría absoluta. Un análisis de Cecile Thibaud en el diario financiero francés estima, igual que viene indicando por activa y por pasiva desde sectores especializados y organismos internacionales, que las reformas se han quedado cortas y que la recuperación puede desfallecer: el aumento de la competitividad mediante los salarios bajos para aumentar exportaciones es una dinámica que ‘corre el riesgo de llegar pronto a su límite’.

Thibaud titula así su análisis: ‘Los nuevos envites del crecimiento español’. Después de un cálido elogio por haber salido de la crisis, tener ahora una tasa de crecimiento mayor que otros países de la eurozona y haberse convertido en una gran ‘máquina de empleo’, la periodista hace tres preguntas heladoras: ‘¿Qué puestos de trabajo?, ¿para producir qué?, ¿y en qué condiciones?’.

Es que ya hay signos de agotamiento del modelo económico: el empleo ha vuelto a subir en agosto, la temporalidad y baja cualificación denotan desequilibrios y todo parece descansar en sectores que exigen mano de obra con salarios bajos, como ‘el textil, el automóvil y la agroalimentación’, según manifiesta un experto de Natixis. Y en esas condiciones España está compitiendo, ahora favorablemente, con países similares, no con los grandes.

Rajoy ‘ha levantado el pie’ de las reformas. Para enfilar bien esos nuevos envites hay que ‘encontrar especialidades y buscar el desarrollo de nuevas competencia y actividades más complejas’. En otras palabras, acometer de verdad nuevos horizontes de reformas, de cambio de modelo. Y todo ello en momentos de debilidad por la minoría parlamentaria de Rajoy y por ‘las veleidades de independencia’ en Cataluña. Pero es lo que hay.

Artículos relacionados