MONITOR DE LATINOAMÉRICA

La cumbre em­pre­sa­rial China-LAC busca apun­talar una re­la­ción es­tra­té­gica

China invade el continente latinoamericano

Pekín creará una zona es­pe­cial para im­pulsar la re­la­ción co­mer­cial bi­la­teral

Pánico en China
China rebosa liquidez.

China se ha con­ver­tido en los úl­timos años en actor re­le­vante en Latinoamérica en los ám­bitos eco­nó­mico, in­versor y co­mer­cial, pero ya no se con­forma con estar en el grupo de ca­beza de los prin­ci­pales so­cios. Desde co­mienzos de año, Pekín ha de­jado claro que quiere ser el prin­cipal socio es­tra­té­gico de Latam, en abierto desafío a EEUU y los países de la UE, entre ellos España, que por ahora li­deran las re­la­ciones eco­nó­micas con el área.

En noviembre, con la cumbre empresarial Latinoamérica-China y la celebración en territorio chino de una feria exclusiva para promover la inversión de las firmas latinas en su mercado, Pekín dará otro importante paso en su cortejo.

Si hace un año China anunciaba que busca establecer una zona especial de comercio con Latinoamérica, región en la que es ya unos de los primeros inversores y prestamistas, en las últimas semanas ha escenificado una vuelta de tuerca en su aproximación, al anunciar la I Exposición Internacional China- Latinoamérica, en el marco de las políticas que desarrolla el gigante asiático para fortalecer los mecanismos de cooperación con Latam, especialmente en energía, infraestructura, transporte, agricultura, finanzas, comercio y turismo.

Con la exposición empresarial, que se celebrará del 9 al 11 de noviembre en Zhuhai (Guangdong) y pretende erigirse en una nueva plataforma para la cooperación pragmática entre Pekín y la región, Pekín muestra su voluntad de abrir una puerta de entrada a las inversiones latinas en su mercado y facilitar la reciprocidad en las inversiones y el comercio.

El evento, que se enmarca en la Iniciativa de la Ruta Marítima de la Seda, incluirá foros temáticos y seminarios en todos los temas vinculados con el comercio bilateral, la cooperación estratégica y comercial, el turismo, los aranceles y la legislación comercial.

Se trata de un mensaje claro de apoyo al libre comercio con Latam y para ello Pekín no ha elegido una ubicación al azar. Guangdong es la primera provincia china en PIB y comercio exterior y su volumen de intercambios con Latinoamérica fue de 33.650 millones en 2016, una sexta parte del que tuvo toda China en el mismo periodo con la región. La ciudad de Zhuhai, próxima a Macao y Hong Kong, alberga 4.000 empresas y es una de las primeras cuatro zonas especiales de China con políticas de apertura al comercio y polo empresarial en informática, electrodomésticos, electricidad, biomedicina, petroquímica y maquinaria de precisión.

Marco preferencial

Este es el marco elegido por Pekín, que señala que para las empresas latinas que quieran establecerse en Zhuhai se otorgarán políticas preferenciales en fiscalidad (15% de reducción en el impuesto de sociedades) y aranceles para incentivar su llegada y permanencia.

Durante la exposición y dentro de la Zona de Libre Comercio de Hengqin, será inaugurado el Parque de Cooperación Económica y Comercial China-Latam, con un espacio de 35.000 m2 y una inversión de 400 millones de dólares, una zona piloto que ofrecerá plataformas y servicios a inversores y firmas interesadas en el intercambio entre las dos regiones. Se espera que 500 empresas nacionales e internacionales expongan sus productos y servicios.

Poco después, del 30 de noviembre al 2 de diciembre, se celebrara la XI Cumbre Empresarial China-Latinoamérica en Punta del Este (Uruguay). Organizada en esta ocasión por el Consejo Chino para el Fomento del Comercio Internacional, Uruguay XXI y el Banco Interamericano de Desarrollo y reunirá a 600 empresas, se trata del más importante encuentro empresarial entre China y Latam y un nuevo jalón para la inserción de la región en la nueva Ruta de la Seda liderada por China y “oportunidad para profundizar en materia de acuerdos comerciales y de negocios”, según fuentes oficiales.

Con la exposición de Guangdong y la cumbre empresarial, China da nuevos pasos en favor del comercio bilateral en un momento en el que Latam mira hacia la cuenca del Pacífico y en el que el gigante asiático se consolida como segundo mayor inversor en la región y un creciente intercambio comercial con un mercado de 600 millones de consumidores e importantes reservas de energía y materias primas. El comercio de Latam con China ha mostrado un crecimiento importante en los últimos años: si en 1992 representaba menos del 1% del comercio de la región, hoy China es el segundo socio comercial.

La creciente importancia de China para Latam acaba de ser resaltada por la Organización Internacional del Trabajo (OIT), que en un reciente estudio señala que China invierte unos 10.000 millones anuales en la región y que la inversión directa del gigante oriental generó 260.000 empleos entre 2003 y 2016 en Latam, con 271 transacciones, valoradas en 120.000 millones de dólares.

“Al menos el 4% del empleo generado en Latam desde 1990 vino derivado de las actividades comerciales, inversiones y proyectos de infraestructura que ejecutó China en la región”, dice el informe, que estima que entre 1990 y 2016 se generaron 1,8 millones empleos netos por proyectos de China en la región. Mientras tanto, 60 proyectos de infraestructuras por un total de 85.000 millones, generaron 350.000 empleos entre 2005 y 2016.

Artículos relacionados