Se po­drían apro­ve­char del Plan África que prevé desa­rro­llar el go­bierno es­pañol

África, próximo gran nicho de crecimiento de las constructoras españolas

ACS es­taría la mejor po­si­cio­nada, aunque solo tiene una ex­po­si­ción del 1% en la zona

Fernández Verdes, ACS
Fernández Verdes, ACS

El sector del la­drillo es­pañol se en­cuentra re­pre­sen­tado con mucha fuerza en casi todas las re­giones del mundo, aunque hay una a la que aún le puede sacar bas­tante ren­di­miento. África es el prin­cipal des­co­no­cido para esta in­dus­tria y los pró­ximos años, si todo evo­lu­ciona según las pre­vi­sio­nes, puede su­poner un im­por­tante nicho para au­mentar aún más su cre­ci­miento. Su prin­cipal ba­luarte es el “Plan África” que ha re­cu­pe­rado el go­bierno que puede ge­nerar hasta 25.000 mi­llones de euros en in­ver­sio­nes.

El continente africano, pese a que no es totalmente desconocido para las compañías españolas, sí que no se encuentra entre los terrenos en los que abunde las apuestas más grandes. El dinero se mueve más lentamente y depende, en muchos casos, de ayudas al desarrollo y de los programas de gasto que tengan los gobiernos locales -en algunos casos más pendientes de la política interior que de la expansión económica a grandes rasgos-.

En los últimos tiempos sí que hemos asistido a un avance superlativo en África. No sólo por la evolución favorable de su demografía, sino por el crecimiento de sus economías. Parece que los flujos de entradas y salidas se mueven con mayor entusiasmo, al mismo tiempo que el entorno de la inversión comienza a poner los ojos en la región. Y esta vez sí, con el interés de obtener importantes réditos a futuro.

Así parece asumirlo el Ministerio de Asuntos Exteriores español, que parece haber recuperado el llamado “Plan África”, con dos metas muy claras. Por una parte, disminuir la tensión migratoria que existe en las fronteras españolas; y, por otro lado, desarrollar las relaciones económicas entre distintos países. Sobre todo, los que se encuentran enmarcados dentro de la zona subsahariana.

Entre las principales regiones, se pondría el radar en primer lugar sobre Kenia y Etiopía. Allí hay planteadas unas inversiones que ascenderían a 25.000 millones donde las constructoras españolas podrían sacar una tajada importante. De hecho, la idea del ejecutivo es mejorar las relaciones con los países para que las firmas del ladrillo lo tengan fácil para invertir.

El principal proyecto es el conocido como “Lapsset”. El plan contempla la mencionada inversión milmillonaria con la construcción de un nuevo puerto en Lamu, en Kenia, junto con una línea de ferrocarril de 1.710 kilómetros que tiene la pretensión de unir esta con Yuba, que es la capital del Sudán del Sur.

Pero también en el Congo o en Costa de Marfil, que son regiones en las que se prevé la construcción de una presa cuyo desarrollo ascendería hasta los 11.000 millones de euros. Y es que, en definitiva, potencialmente el norte de África en distintas fases de desarrollo puede arrastras más de 350.000 millones de dólares en futuras inversiones. Las empresas españolas no quieren dejar pasar esa oportunidad, donde la rivalidad con gigantes asiáticos y europeos es máxima.

ACS, con todo a favor

En esta línea, las constructoras españolas son las que quieren estar mejor posicionadas cuando comience a plasmarse sobre la mesa este plan. No obstante, de entre todas, la firma que preside Florentino Pérez es la que estaría mejor posicionada, puesto que ya opera en África, aunque sólo destina el 1% del conjunto de su negocio.

Así, ante un futuro aumento de las inversiones en estos países el mayor grupo constructor del mundo vería con buenos ojos aventurarse a crecer, pese al nivel de riesgo que entrañen (recordemos que en muchos de estos países aún se producen algunos impagos de deuda). Es una gran oportunidad, teniendo en cuenta que el mundo desarrollado cada vez ofrece menos posibilidades salvo las renovaciones en infraestructuras.

Pero además de ACS, también el resto de compañías del sector en España podrían llevarse un importante pellizco de esta creciente inversión construcción e infraestructuras en África. Sin ir más lejos, Coste de Marfil pretende mejorar sus servicios energéticos y de suministro de agua, un área en la que Ferrovial está altamente cualificada. La consolidación de estos proyectos le podría encajar, aunque habría que ver si finalmente entraría en la puja.

Con todo, la realidad es que a día de hoy no ha habido mucho apetito por África por parte de las empresas españolas de la industria constructora. Quizá sea el siguiente Dorado por descubrir viendo que hay grandes posibilidades de que en los próximos años las inversiones en esta materia serán crecientes.

Artículos relacionados