News Links

WSJ, Bloomberg, Reuters…: el separatismo cae porque hay fatiga y la economía mejora

Pero en Europa y EEUU hay an­siedad por estas 19 días hasta el 1-O y el riesgo de crisis cons­ti­tui­cional

Elecciones en Cataluña
Votaciones en Cataluña.

Acta no­ta­rial sobre la Diada fir­mada por Esteban Duarte: ‘Los se­pa­ra­tistas que pre­tenden llevar la rup­tura de Cataluña del resto de España el mes que viene están per­diendo im­pulso al mismo tiempo que una ofen­siva legal contra sus planes de ce­le­brar un re­fe­réndum ilegal di­suade a los mo­de­ra­dos’. La par­ti­ci­pa­ción en la ma­ni­fes­ta­ción de Barcelona ‘no pudo igualar la asis­tencia de otros años des­pués de que Rajoy ad­vir­tiera de la res­pon­sa­bi­lidad penal de todo el que ayude a la con­sul­ta’.

Es parte de la crónica de Duarte en la agencia Bloomberg, uno de los muchos medios de todo el mundo que informan este martes de la Diada y del 1-O. Son ‘actas notariales’ en el sentido del viejo tópico. No todas coinciden en la apreciación, lo mismo que los datos sobre el número de manifestantes dependen de la fuente.

Pero Duarte analiza con detalle el contexto, y dice lo siguiente: ‘Ante la mayor crisis constitucional desde el golpe de 1981, Rajoy está tratando de frenar el referéndum sin desencadenar las herramientas más drásticas a su disposición, que podrían inclinar a los indecisos al campo separatista. En lugar de eso, hay indicios de que su estrategia de desgaste puede estar dando fruto’.

Tras contrastar las diversas cifras sobre participación, la crónica entra en el porqué de las cosas: ‘El apoyo a la independencia en Cataluña ha disminuido en estos últimos años a medida que la recuperación económica aleja a los moderados. Sólo el 35% dijo en una encuesta del Gobierno catalán en julio que Cataluña debe ser independiente’.

En The Wall Street Journal, Jeannette Neumann acompaña su crónica incluso con un gráfico en el que se comparan las curvas del crecimiento del PIB desde 2013 con el porcentaje de catalanes que según los sondeos están a favor de la independencia. El resultado es esclarecedor: la curva del PIB es ascendente, hasta un 3,1% en el segundo trimestre de este año, mientras la de secesionistas es descendente, hasta ese 34,7% de la última encuesta oficial. En 2013 alcanzó ‘un máximo del 49%’.

Título en el WSJ: ‘Los catalanes se manifiestan a favor de la secesión aunque los sondeos revelan que mengua el fervor’. Neumann subraya la coincidencia en el tiempo de ese declive con el bajón del populismo y el nacionalismo en toda Europa últimamente.

¿Cuál es la situación? ‘La preocupación por desbaratar la robusta recuperación económica de España, la fatiga por estos años de campaña por la independencia y el lío del Brexit en Gran Bretaña han hecho perder algo de fuerza al viento en las velas del movimiento secesionista, según sugieren los sondeos, en lo que puede ser el último ejemplo del declive del sentimiento anti-establishment en la UE’.

Para ser imparcial, Neumann también aporta todos los datos sobre participación de unos y otros, además de contraponer el ‘fervor’ independentista por un referéndum que ‘viola la Constitución Española’ y que Rajoy ‘ha prometido bloquear’.

Otro medio cuyo despacho se publica en montones de diarios y digitales en todo el mundo es la agencia Reuters. Sam Edwards afirma que si bien la mayoría de los catalanes está a favor de votar, ‘el apoyo al independentismo ha ido perdiendo fuerza en los últimos años y hoy no alcanzaría al 50% de los sufragios’. También destaca que la Constitución no contempla esa posibilidad hoy por hoy.

Otros se curan más en salud, o se lavan las manos, o no se mojan. En Financial Times, el nuevo corresponsal Michael Stothard no entra en la cifra mínima ni en la máxima y se centra más en que ‘el referéndum previsto amenaza con llevar a España a la crisis’.

Por un lado, hace hincapié en que a diferencia de momentos similares en otras partes del mundo, las leyes de desconexión aprobadas contemplan que el resultado será vinculante ‘sea cual sea la participación de votantes’, algo insólito. Y por otro, pone frente a frente la idea de democracia de los separatistas al invocar ‘un derecho universal de autodeterminación’ con la Constitución y el TC, que proclaman que ‘España es indivisible’.

Raphael Minder, corresponsal de The New York Times y que a diferencia de su colega de FT lleva varios años en España hasta el punto de que acaba de publicar un libro titulado ‘La lucha por Cataluña’, también escribe con pies de plomo. Enumera datos y argumentos de separatistas y del Gobierno sin tomar partido, aunque sí llama la atención sobre el hecho de que en la Diada ‘muchos participantes citaron cuestiones de billetera para desear la independencia, después de una crisis financiera que ha ayudado a atizar el separatismo en Cataluña’. O sea, la pela.

Hay más informaciones en la prensa internacional. En AP, en Der Spiegel, en Le Monde, en les Echos, en Le Figaro… En un despacho de AFP señala oportunamente una de las muchas incongruencias del ‘procés’ que invalidarían la credibilidad de cualquier referéndum: los cinco miembros de la Sindicatura Electoral ‘están vinculados a los separatistas’, cuando la Comisión de Venecia del Consejo de Europa exige que la organización la lleve a cabo ‘un órgano imparcial’.

Pero a Puigdemont le van a hablar de la Comisón de Venecia. Ya salió trasquilado el pasado mes de junio. Le escribió al presidente de esa Comisión, Gianni Buquicchio, en la creen de que le iba a amparar en su deriva ilegal. Y la respuesta fue inmediata, pero al revés de lo pretendido por el president de la Generalitat: ‘La Comisión de Venecia, cuyo nombre oficial es Comisión Europa para la Democracia a través del Derecho, ha hecho hincapié sistemáticamente en la necesidad de que cualquier referéndum sea efectuado en total cumplimento de la Constitución y de la legislación aplicable’.

Desde entonces, el Govern no ha dicho ni mu sobre la Comisión de Venecia. Como si se la hubiera comido la tierra. Democracia sólo es lo que dicen los separatistas…

Artículos relacionados