ANÁLISIS

Montoro acusa a la Generalitat de ser el único riesgo para la economía española

Los prin­ci­pales in­di­ca­dores an­ti­cipan otro cre­ci­miento in­ter­anual por en­cima del 3 %

montoro
montoro

Ha sido una de las in­ter­ven­ciones más con­tun­dentes del mi­nistro Cristóbal Montoro en el Congreso de los Diputados. Nadie del Ejecutivo había ha­blado tan claro hasta ahora de los riesgos a los que está lle­vando la ac­titud de los lí­deres ca­ta­lanes con su desafío se­ce­sio­nista. En su com­pa­re­cencia este miér­coles ante Comisión de Hacienda del Congreso, ha dicho sin ta­pujos que "las po­lí­ticas se­ce­sio­nis­tas" están ame­na­zando la re­cu­pe­ra­ción eco­nó­mica en Cataluña y en el resto de España.

Tras recordar que, pese a ser la comunidad que más aporta al Producto Interior Bruto Español (PIB), la que cuenta con la mejor situación económica de todas las comunidades y la que menos paro sufre, en cambio las agencias han rebajado la calificación de la deuda catalana a bono basura. Algo que para el ministro no se explica, si no es por su actual situación interna de división y paralización de toda la actividad que no sea la encaminada a forzar el referéndum y la posterior secesión.

Pese a que Montoro comparecía en el Congreso cuando todavía estamos en período de vacaciones porque lo exigió la mayoría de la oposición el pasado jueves en la Diputación Permanente del Congreso, la iniciativa la ha llevado siempre el responsable de Hacienda. Su argumento principal para mostrar su extrañeza ha sido que le convocan porque cumple con su obligación de que el dinero público no se destine a actos rechazados por el Constitucional.

Sorprende que el PSOE haya apoyado una comparecencia para que explicara porqué anunció en julio un mayor control sobre el destinado de los Fondos de Liquidez Autonómica solicitada por Grupo Mixto, ERC y Unidos Podemos. Pero ¿no sabe el PSOE que ya explicó el responsable de los dineros públicos que el objetivo era evitar que el dinero público lo pueda emplear la Generalitat en la celebración del referéndum?

Montoro ha recordado lo que todo el mundo sabe. Que, desde hace dos años, las actitudes políticas de la Generalitat encendieron muchas luces rojas en materia económica por lo que desde entonces han tenido que tomar medidas.

Lógico que el Ejecutivo no pueda estar de brazos cruzados ante el intento de la Generalitat de destinar recursos públicos para financiar la independencia, por lo que se justifican las decisiones de incrementar el control para evitar que se destine el dinero a la organización de referendo que ha declarado inconstitucional el máximo órgano jurisdiccional español.

Al fin encontramos un responsable del Gobierno central que se atreve a explicar que las consecuencias de la mala utilización de los recursos las sufrirían los trabajadores, pensionistas, funcionario, el conjunto de la sociedad y que además adopta las medidas para que esto no suceda. Otros compañeros de Gobierno tendrían que seguir el ejemplo de Cristóbal Montoro.

Esta comparecencia se ha producido en el mismo día en el que se conocían algunos de los datos más destacados o destacados en la componente del PIB o que demuestran la normalización de la economía, como son el consumo interno, los ingresos por turismo y la vuelta a la normalidad en la concesión de hipotecas. Los datos dados a conocer este jueves confirman la solidez de la recuperación, al menos en estos ámbitos.

La afluencia de turistas extranjeros a España ha rebasado en julio, y por primera vez en la historia, la barrera de los 10 millones de personas. Supone un 10,1 % por encima de la registrada para este mismo mes de hace un año, según el INE. Supera incluso al de agosto del año pasado, mes de vacaciones por antonomasia.

El Ministro de Energía y Turismo, frente a los temores de Luis de Guindos, considera que, pese a los atentados sufridos en Cataluña, la expectativa de récord para este año se va a cumplir. Para ello se cuenta también con un dato adicional procedente de París.

En lo que va de año, la capital francesa ha conseguido récord con más de 16 millones de visitantes en los 7 primeros meses del año y solo poco más de año y medio después de los atentados de noviembre de 2015 que provocaron un descenso inicial de los turistas en la primera parte del 2016. Esto ha ayudado a estimular todavía más las ya optimistas previsiones de ingresos por turismo en España para este año en el que se espera se logre un nuevo récord de turistas.

En cuanto a las ventas del comercio minorista suman tres meses consecutivos al alza, tras incrementarse en julio un 0,7 % respecto al mismo mes del año pasado. Los analistas han recibido con optimismo este dato, pues el consumo minorista este año se está comportando de manera muy irregular.

Lo demuestran los meses transcurridos de este año. Las ventas se mantuvieron en enero, cuando rompieron con 28 meses consecutivos al alza. Bajaron el 2,9 % en febrero, lanzando la primera alarma, mientras que en marzo volvieron a subir, en concreto el 2,7 % para bajar en abril el 1 %. Mayo con el 3,9 %, junio con un 3 % y julio con el 0,7 % vuelven a recuperar la tendencia rota a principio de ejercicio.

Finalmente, el otro elemento positivo es el de las hipotecas. La firma de nuevas hipotecas para la compra de una vivienda se incrementó un 16,5 % en junio en comparación interanual. Sumó 29.516 contratos. El total del capital prestado por el sistema financiero en España durante junio para adquirir una vivienda sumó 3.442 millones de euros, el 21,6 % más que un año antes y un 4,4 % más que en mayo.

Hasta la Bolsa recuperó parte de lo perdido en agosto, dejándolo en el 1,93 %, pero con unas ganancias desde el inicio del año del principal índice del 10,13 %. Pero como ha advertido muy argumentadamente el ministro de Hacienda, el secesionismo catalán supone un serio riesgo para la continuidad de esta recuperación.

El problema supera nuestras fronteras. La secesión catalana conllevaría el fin de la Europa comunitaria tal y como hoy está concebida. Y supondría un aliciente de todos los nacionalismos durmientes en otros países europeos. Esto sí que es un problema mayor.

Artículos relacionados