La re­duc­ción de los in­ven­ta­rios hará que au­mente el precio de las ma­te­rias primas

Arcelor y Acerinox se aferran a la fortaleza de la demanda

La ra­len­ti­za­ción de China no de­bería afectar a sus pre­vi­siones de cara al se­gundo se­mestre

Acerinox
Acerinox

Los me­tales in­dus­triales han re­co­rrido mucho ca­mino en los tres úl­timos años, aunque aún no han lo­grado llegar a la meta. A las alzas si­guen las caí­das, un fe­nó­meno cí­clico de este tipo de ne­go­cio. En los úl­timos me­ses, sin em­bargo, se ha en­friado en gran me­dida su fuerte di­ná­mica con una ten­dencia que se ha visto pau­sada, pero el se­gundo se­mestre puede volver a re­co­rrer la senda del cre­ci­miento in­con­tes­ta­ble. La evi­dente me­jora de la de­manda, re­sul­tado de la mayor ac­ti­vidad eco­nó­mica, será su prin­cipal arma, con los países emer­gen­tes, a priori, ti­rando del ca­rro. ArcelorMittal y Acerinox ob­ten­drán una im­por­tante ta­jada.

Las compañías relacionadas con el acero y los metales industriales aún no han alcanzado su techo teniendo en cuenta las perspectivas que se manejan para los próximos seis meses. Durante el último año y medio la recuperación ha sido abrupta, pero el último trimestre se ha producido un estancamiento. Una dinámica normal si se observa la evolución económica de los países productores de materias primas y lo mucho que ha corrido el sector. Pero ese ‘stand by’ podría ser algo coyuntural para terminar el ejercicio por todo lo alto.

La previsión de demanda aparente (intermediarios) para el conjunto del año ha mejorado notablemente. Desde el 2,5% hasta el 3%, según datos extraídos del consenso de mercado. Principalmente, debido a la estabilización de Europa y a China, puesto que en Norteamérica hay proyecciones más débiles debido al enfriamiento del sector del automóvil, y en menor medida a Brasil.

Esta fotografía afecta de lleno a dos compañías españolas cuya dedicación está directamente relacionada con el mineral de hierro, el acero y el níquel. Se trata de ArcelorMittal y de Acerinox, que precisamente recientemente acudieron a su cita con los inversores para presentar sus cuentas correspondientes a los primeros seis meses del ejercicio.

El impulso a futuro de ArcelorMittal

Ambas han tenido una ralentización del enorme crecimiento que habían mostrado hasta ahora, pero la media de los analistas considera que aún hay potencial y capacidad para que sigan ampliando ese recorrido al alza en todas las partidas de su balance. De hecho, empezando por ArcelorMittal, se estima que el Ebitda del segundo semestre sea al menos igual que el del primero, impulsado por lo volúmenes.

En este sentido, Norteamérica y Europa deberían estar en niveles similares a los actuales -la apreciación del euro es positiva a pesar del aumento de los costes-, además de esperarse una mejora en Brasil y ACIS. No así en China donde hay riesgo a la baja de los márgenes del acero al estar actualmente en niveles bastante altos. Sin embargo, el mercado de la construcción (principalmente en ciudades más pequeñas) está creciendo con fuerza y el resto de sectores también está mostrando un comportamiento notable.

Con todo, se mantiene el buen nivel de envíos de acero en el país carioca, con un avance importante en el mercado doméstico, al repuntar fuertemente en el segundo trimestre del año. Pero la compañía, interesada en la estabilidad a largo plazo, sigue absolutamente enfocada en la reducción de su apalancamiento. Y es que el múltiplo dfn/EBITDA actual está directamente relacionado con unos niveles de calificación de deuda de “grado de inversión”, por lo que desde dentro de la empresa se espera que las agencias mejoren su valoración.

Para ello, según apuntan fuentes del mercado a las que ha tenido acceso Capital Madrid, es vital la “fortaleza de la demanda” que se espera de cara a los próximos seis meses hasta el fin del ejercicio. Básicamente porque después del verano se debería producir una reactivación de la demanda y una disminución de los inventarios, lo cual “ayudará a que los precios vayan al alza”.

Acerinox mantiene sus esquemas

La otra compañía del sector dentro del ámbito español es Acerinox. El grupo, en cuanto a la presentación de sus últimos resultados, mostró unas cifras que incumplieron ampliamente los pronósticos que barajaba el consenso de analistas en las principales magnitudes, por la gran afectación de la caída de la producción (acería 9,3%, laminación en caliente -9,6% y en frío -0,5%) como consecuencia de la volatilidad de los precios de las materias primas, que han afectados a la demanda.

La compañía se ha visto penalizada por los precios de las materias primas, especialmente por el ferrocromo y níquel, por la posible ralentización del crecimiento en China en el segundo trimestre del año en curso. En el caso del níquel, principal materia prima, a la fuerte caída ha contribuido la relajación del veto a la exportación del mineral de níquel y a “la incertidumbre en cuanto al cierre por motivos medioambientales de minas de níquel en Filipinas”, comentan fuentes del mercado.

En Europa la demanda final sigue creciendo en línea con la economía, los inventarios están en niveles ligeramente superiores a la media (aunque esperan normalización en los próximos meses por la fortaleza de la demanda, que pueda hacer que la dinámica de los ingresos y de la generación de caja retome niveles crecientes) y las importaciones siguen avanzando fuertemente con fuerza.

De esta manera, desde la directiva se prevé el mercado se reactive después del verano sustentado por una demanda mucho más fuerte y una reducción de los inventarios. Esto, impulsaría los precios, aunque de cara al medio y largo plazo. En el corto plazo se espera un descenso de precios que reduzca su actividad. No obstante, el escenario aún es halagüeño para el futuro.

Artículos relacionados