La di­rec­ción jus­ti­fica el ERE por “causas téc­ni­cas, or­ga­ni­za­tivas y pro­duc­ti­vas”

Iberia sigue con problemas: nuevo ajuste de plantilla y tardía renovación de flota

La ae­ro­línea re­cor­tará cerca de 1.000 em­pleos de una plan­tilla de 16.500 tra­ba­ja­dores

Tripulación de Iberia
Tripulación de Iberia

Iberia está en ajuste per­ma­nente. La com­pañía ha co­mu­ni­cado a los sin­di­catos la aper­tura de un nuevo Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que po­dría afectar a otros 960 tra­ba­ja­do­res. Será el tercer re­corte de plan­tilla que la ae­ro­línea apli­cará desde que inició su plan de re­es­truc­tu­ra­ción. Hasta ahora, han sa­lido de la em­presa unos 5.000 em­pleados de un co­lec­tivo que ac­tual­mente cuenta con 16.500 tra­ba­ja­do­res. Suma y si­gue.

Cuando Willie Walsh se hizo con las riendas de International Airlines Group (IAG), holding donde está integrado Iberia, lanzó una frase lapidaria que se está cumpliendo: “para ser competitivos habrá que hacer ajustes duros”, y lo está llevando a rajatabla. Gracias a esta política y los recortes que ha aplicado, el grupo IAG e Iberia ha logrado salir de los números rojos y entrar en beneficios.

La matriz que engloba a Iberia, British Airways, Vueling y Air Lingus registró en 2016 unos beneficios netos de 1.952 millones de euros, lo que supone un incremento de un 28%. Y todo ello, en un año que resultó difícil para el grupo por el efecto Brexit.

Ahora bien, el plan de ajuste permanente, con ser beneficioso para los resultados del holding aéreo, está minando la aerolínea española en cuanto a dispositivo laboral se refiere. Desde 2013, Iberia ha pasado de 23.000 trabajadores a los 16.500 actuales y, con el último ERE anunciado, la aerolínea se quedará con una plantilla de 15.540 personas.

Margen operativo

El objetivo del mismo no es otro que el de mejorar el margen operativo y poder cumplir con los objetivos impuestos por IAG. El margen operativo de Iberia se sitúa actualmente en un 6,7% y se pretende que alcance un 13% en 2020. En el comunicado que ha hecho llegar a los sindicatos, la aerolínea señala que se trata de un ERE voluntario y que se lleva a cabo por “causas técnicas, organizativas y productivas” de la compañía. El equipo directivo considera que todavía hay direcciones que están sobredimensionadas para poder competir eficientemente con las grandes aerolíneas.

Hay que señalar que en este caso, Iberia no cumple con la condición de presentar pérdidas y justificar de esta forma el ERE, ya que en 2016 la empresa registró unos beneficios de 271 millones de euros. Es más, la empresa espera superar esta cifra en 2017 gracias al incremento del turismo y las nuevas tutas que está abriendo.

Realmente, Iberia tocó fondo en 2012 cuando perdió entonces 351 millones de euros y, a partir de ahí, se produjo la recuperación. El ejercicio 2013 fue todavía un año de pérdidas pero las redujo a la mitad con 166 millones. Los tres últimos ha registrado números negros y sigue en línea ascendente. En 2014, logró unos beneficios operativos de 50 millones de euros; en 2015, unos 220 millones, y el pasado ejercicio contabilizó 271 millones.

^^Renovación de flota**

Por otro lado, la compañía que preside Luis Gallego está renovando una gran parte de su flota para cubrir las nuevas rutas que ha abierto. Iberia ha puesto en marcha la renovación de la flota de corto y medio recorrido en paralelo a la de sus aviones de largo alcance donde ha incorporado 18 aeronaves A330 desde 2013 y está pendiente de la entrega de 16 aparatos A350-900 que comenzarán a llegar a partir de 2018.

Ahora, la compañía está implementando su Plan de Futuro II para asegurar el crecimiento y la sostenibilidad de la empresa. El gran objetivo del equipo directivo es consolidar las nuevas rutas que Iberia ha abierto en los últimos años, entre ellas, Tokio (Japón), Shangai (China) y Johannesburgo (Sudáfrica).

El plan de crecimiento que se puso en marcha en 2015 llevaba implícito recuperar todas las rutas en América Latina, que se había visto obligada a cerrar por la crisis, y regresar a Tokio y Johannesburgo. La otra gran apuesta ha sido entrar en el mercado chino, una ruta muy difícil por la fuerte competencia que tiene de otros grandes operadores, básicamente de las aerolíneas del Golfo. En este caso, el consejero delegado de IAG y el presidente de Iberia, Luis Gallego, se han marcado un plazo de tres años, por lo que no se espera que sea rentable hasta 2019.

Iberia opera 600 vuelos diarios a cerca de 124 destinos con una flota de 133 aviones. Además, ofrece vuelos a otras ciudades en 56 países en código compartido con otras líneas aéreas, 94 de ellos en América Latina. El pasado 19 de julio comenzó a operar también el nuevo Puente Aéreo Madrid-Barcelona para competir con el AVE. La aerolínea compartirá trayectos con Vueling y quiere tener vuelos cada 15 minutos en horas punta.

Artículos relacionados