La acei­tera crea una nueva di­rec­ción de ne­go­cios para en­de­rezar su evo­lu­ción

Deoleo pierde el fervor inversor tras la rebaja de su 'rating'

Standard & Poor's con­si­dera que, pese a las peores pers­pec­ti­vas, goza de buena li­quidez

Deoleo, aceite
Deoleo, aceite

Después de las buenas no­ti­cias res­pecto a los re­sul­tados de Deoleo du­rante el úl­timo se­mes­tre, la com­pañía ha vuelto a re­cibir un jarro de agua fría que ha fre­nado una vez más su re­cu­pe­ra­ción en Bolsa. La agencia de me­di­ción de riesgos Standard & Poor´s ha re­ba­jado la ca­li­fi­ca­ción cre­di­ticia del grupo acei­tero de B- a CCC+. La firma con­si­dera que el en­torno de altos pre­cios del aceite de oliva du­rante 2017 im­pe­dirá a la com­pañía al­canzar los ob­je­tivos ini­cial­mente pre­vistos para el ejer­ci­cio, lo que jus­ti­fica el re­corte de las es­ti­ma­cio­nes.

Dentro de la mala noticia, al menos, la agencia de calificación señala que Deoleo goza de unos niveles de liquidez adecuados para su actividad habitual y para alcanzar los objetivos previstos de mejora de márgenes y desarrollo de productos por lo que ha optado por mantener su perspectiva en estable.

Para compensar los altos precios del aceite, que repercutirán negativamente tanto en los márgenes como en la demanda, la compañía ha creado una nueva dirección de negocios. El objetivo es impulsar la actividad en los países donde tiene presencia, elevando sus capacidades comerciales mediante una estrategia definida para cada uno de ellos.

Además se estimulará el crecimiento de las marcas globales y de la innovación generadora de valor, ayudando en la transformación hacia una industria de alta calidad.

Pese a todos estos esfuerzos y la notable mejoría del balance al cierre del semestre, aún hay muchas dudas en el mercado después de que Deoleo estuviera al borde de la disolución hace apenas unos meses.

De este modo, la cotización sobre reacciona ante cualquier mala noticia y le cuesta un mundo recuperarse con las buenas nuevas. Por ahora, las acciones siguen ancladas en torno a los 0,20 euros por acción sin un rumbo claramente definido a corto y medio plazo.

Resultados

En contexto adverso, sin embargo la compañía ha logrado elevar la facturación en el primer semestre un 1,5%, hasta los 344,2 millones de euros. El beneficio bruto de explotación, sin embargo, se redujo hasta los 20,4 millones, afectado principalmente por la evolución del precio de la materia prima y determinados costes necesarios para la restructuración llevada a cabo, en los que se espera no volverá a incurrir en el futuro.

En el apartado financiero, Deoleo cuenta con unos niveles de caja que aseguran la liquidez suficiente y permiten ampliar la base de proveedores de la compañía. Con todo, la deuda financiera neta ha subido ligeramente en el primer semestre del año, un 3,8%, por la necesidad de aprovisionamiento de aceites de calidad.

En esta apuesta por la calidad, la compañía está completando el reposicionamiento global de sus marcas líderes, lo cual, junto con la reconfiguración industrial del grupo, abre el camino a un nuevo Deoleo, orientado al cliente y a la calidad.

Esta nueva estrategia centrada en la calidad, que ha obligado al reposicionamiento global de sus marcas líderes, ya está dando sus frutos. Así lo demuestra el reconocimiento de la industria y de los consumidores con 29 galardones internacionales en lo que va de año en algunos de los concursos de aceite de oliva más prestigiosos del mundo.

Los expertos recuerdan que a finales de mayo se especulaba en los mercados con la posible quiebra del grupo tras unos resultados en el primer trimestre más que decepcionantes. Eso obligó a la compañía a dejar sin retribución al menos este año a las obligaciones preferentes.

Artículos relacionados