Londres se escandaliza por los gastos de los comisarios de la UE, pero son normalitos

Miguel Arias Cañete está por de­bajo de la me­dia, con diez viajes a razón de 1.689 euros cada uno

Miguel Arias Cañete
Miguel Arias Cañete, al bolsillo.

Menuda la están ar­mando en Reino Unido tras la di­vul­ga­ción de los gastos de viaje y re­pre­sen­ta­ción de los 28 co­mi­sa­rios eu­ro­peos co­rres­pon­dientes a enero y fe­brero de 2016. Bruselas se ha re­sis­tido du­rante años a la pu­bli­ca­ción de los datos y do­cu­mentos so­li­ci­tados por la NGO es­pañola Access Info. Con sede en Madrid, su razón de ser como or­ga­ni­za­ción de de­re­chos hu­manos se basa en el ‘derecho a pre­gun­tar, de­recho a sa­ber’.

En síntesis, las cifras facilitadas por la Comisión revelan que en sólo eso dos meses se gastaron en total 492.249 euros, una media de 8.790 euros por mes y comisario. Pero los números adquieren otra perspectiva cuando se completa la información. En realidad, los comisarios sumaron 261 viajes o misiones oficiales y pasaron 467 noches fuera de casa, lejos de Bruselas. Una media de ocho noches al mes cada uno. El más viajero: el titular de Presupuesto, Günther Oettinger. Estuvo de viaje 31 de los 59 días de los dos meses.

Cada misión costó a las arcas de la UE una media de 1.886 euros. Aunque algunas de ellas se dispararon, como el viaje de la jefa de la diplomacia comunitaria, Federica Mogherini. Su gira a Azerbaiyán y Armenia se llevó 77.118 euros, en su mayor parte por el vuelo privado que hubo que contratarse para ella y sus asistentes. Las normas internas de la Comisión exigen que se utilicen transportes públicos y vuelos regulares de aerolíneas siempre que se pueda.

La divulgación de los datos no ha llamado demasiado la atención en muchos sitios. Pero la prensa británica, y no sólo la tabloide, se ha lanzado al cuello. Tienen el Brexit en los poro y tienen la piel erizada por lo que se les viene encima, pero sus desencuentros con la burocracia de Bruselas es épica. Y no ha sido blanco de la ira Mogherini por ser su viaje el más caro, sino el presidente de la Comisión, Jean Claude Juncker. Le tienen ganas, lo mismo que él ha ridiculizado el Brexit todo lo que ha podido.

Un ‘taxi aéreo’ de dos días de Juncker a Roma costó 27.000 euros, que la Comisión ha justificado por el hecho de que su agenda no encajaban con las citas con los altos dignatarios italianos. Para algunos no es de recibo, como se quejan con furia este jueves el Daily Mirror y el Daily Mail al cambiar su apellido y llamarlo ‘Jean Claude Junket’, algo así como ‘Jean Claude Gratis Total’.

Otros titulares dan fe del cabreo, bastante forzado, de la prensa británica. Dos ejemplos: ‘Revuelo por los gastos en la UE al conocerse que Juncker se gastó 24.000 libras en un vuelo privado a Roma’ (The Daily Telegraph), y ‘La Comisión Europea se gasta miles en taxis aéreos para sus altos funcionarios’ (The Guardian).

Aun así, el mismo Guardian, más bien progresista e izquierdista, hace un comentario de prudencia y moderación: ‘Un análisis de las 261 misiones muestra que la Comisión Europa fue por lo general cuidadosa con sus gastos, con gastos de hotel por menos de unos 200 euros por noche; la habitación más cara costó 629 euros en Addis Abeba’.

Por el contrario, el Telegraph se aleja de su circunspección conservadora, dice sin argumentos que lo publicado es ‘sólo la punta del inceberg’ y publica nada menos que un editorial, enfocado más que otra cosa a defender el Brexit como sea: ‘Los suntuosos gastos de viaje de la Comisión Europa muestran que no se ha entendido nada del referéndum del Brexit’.

Más que excesivo, el razonamiento es falso: la proyección de dos meses indica que los gastos de viaje de los 28 comisarios no llegarían a los tres millones de euros en un año, cifra nada suntuosa ni escandalosa. Sobre todo comparada con los gastos de representación que reveló el mismo periódico hace unos años sobre los miembros del Parlamento británico. Incluían casos tan vergonzosos como facturas de jardinería y hasta de tapas de retrete de las viviendas particulares.

Al revisar uno a uno los gastos y los viajes de los comisarios, Miguel Arias Cañete aparece por debajo de la media en gasto, con 16.899 euros, y por encima en cuanto a viajes: diez, uno más que la media de nueve. Los 1.689 euros por cada viaje suyo tampoco llegan a la media general de 1.886 euros.

Artículos relacionados