Monitor diario

Despídete de los problemas económicos con los préstamos online

Solo coge tu móvil y elige cuánto quieres y cuándo lo vas a pagar

creditos
Créditos on line.

Se in­tenta siempre todo lo que se puede, pero a veces llegar a final de mes se hace más cuesta arriba que de cos­tum­bre. Tras pagar esa oleada de fac­turas men­sua­les, la hi­po­teca, el al­qui­ler, el co­che, todos esos gastos que se suman poco a poco y que a la vez restan ci­fras a tu cuenta; te das cuenta de que apenas puedes aho­rrar unos eu­ros. Y para colmo, llega un gasto ines­pe­rado que te hace rozar la pe­li­grosa línea de los nú­meros ro­jos.

Cuando llegan situaciones como esta, lo más común es buscar algún tipo de ayuda. Ya sea a través familiares o de gente de confianza, en ocasiones se hace necesario contar con una colaboración que te permita ingresar algo más de dinero en tu cuenta para superar este repentino bache. Pero, para los que prefieren no cargar a nadie con un favor así, hay soluciones alternativas, de mano de profesionales, completamente preparadas para estas situaciones.

Esta solución tiene nombre y apellidos: préstamos online. Son una vía rápida y eficaz de obtener un dinero fácil para acabar con estos inconvenientes de golpe y porrazo. Aunque, vaya por delante, siempre se tiene que devolver. Por suerte, o por desgracia, el dinero no cae del cielo, ni siquiera para empresas como esta.

Esta modalidad de créditos, o préstamos, se están volviendo cada vez más populares. Solicitarlos es tan sencillo como indicar importe, plazos, rellenar con tu dirección de correo electrónico y pulsar un botón. A partir de ahí, comienza el desfile de números y porcentajes tan importante y necesario para saber cuánto te toca pagar y en qué tiempo.

Llevar a cabo este procedimiento es tan fácil que hasta asusta, pero pagar cuando toca también. Muchas plataformas facilitan tanto el cobro como el pago a través de un sistema en línea, sin necesidad de personarse en ninguna oficina o tratar con algún agente del servicio de asistencia. Solo haces falta tú, tu teléfono móvil o tu ordenador y una conexión a la red de redes para efectuar los pasos necesarios. Bueno, y por supuesto, el dinero para poder reducir tu deuda.

Estas facilidades conllevan, también, a la aparición de comisiones y gastos adicionales por el servicio. Te lo ponen fácil, por supuesto, pero esa comodidad se tiene que pagar de alguna manera. Aunque por suerte, muchas de estas plataformas de préstamos online suelen contar con ofertas especiales para primeras solicitudes o para importes determinados. Solo es cuestión de saber cómo y dónde acudir para que te suponga el menor gasto adicional posible.

Aparte de todos estos aspectos, se debe tener siempre en cuenta todo lo relacionado con los intereses. Este porcentaje del total del préstamo se convierte en un dinero adicional que debes ir pagando durante el plazo establecido junto al total cedido. Esto es, si tienes un 2% o un 5% de intereses, tendrás que abonarlo también con el resto de dinero. Manejar y conocer adecuadamente los porcentajes impuestos por los diferentes prestamistas online es muy, muy importante.

A pesar de que sea necesario tener en cuenta tantos parámetros a la hora de solicitar una asistencia económica de este tipo, el procedimiento es tan sencillo como hemos comentado antes, y no suele prolongarse por más de diez minutos. En ese cortísimo periodo de tiempo puedes pasar de estar agobiado por falta de dinero a contar con tu crédito dispuesto a sacarte de ese apuro inesperado.

Los tediosos procedimientos burocráticos, las toneladas de papeles y documentos; todo esto ha quedado en el olvido con la llegada de los préstamos online. Todo se ha simplificado hasta ser reducido casi a su mínima expresión. Cambiando las oficinas y los agentes por un teléfono móvil y una página web. De ahí que cada vez se esté popularizando más este procedimiento. Es tan sencillo, tan fácil, que resulta demasiado tentador como para no ser utilizado.

Para imprevistos de última hora, o para montar esa escapada que no te atrevías a organizar. La llegada de internet ha supuesto toda una revolución en prácticamente todos los ámbitos, incluso en el económico. Los procedimientos se han agilizado, los trámites se han simplificado y la comodidad se ha disparado por las nubes. Con tantos servicios disponibles en la red de redes, que este tipo de créditos se sumasen también a lo digital era cuestión de tiempo; como también es cuestión de tiempo que se impongan ante los métodos más tradicionales.

Pero recuerda, acudir a un préstamo, aunque sea online, siempre debe hacerse desde la responsabilidad. Asegúrate de establecer unos plazos y manejarte con unos intereses que puedas asumir a la hora de pagar; sino, puede ser mucho peor el remedio que la enfermedad.

Artículos relacionados