Revisión al alza de ventas y be­ne­fi­cios para Colonial o Quabit

Las inmobiliarias aprovechan la especulación para conseguir más rendimientos

El precio de la vi­vienda puede subir un 7,3% anual hasta 2020

Colonial
Junta de accionistas de Colonial.

El precio de los in­mue­bles sigue es­ca­lando a ritmos desor­bi­ta­dos. No ha que­dado al margen de opi­niones de ex­pertos y ana­listas del sector in­mo­bi­lia­rio. Sin ir más le­jos, las dos grandes ca­pi­tales es­pañolas acu­mulan au­mentos de los pre­cios de la com­pra-­venta de vi­vienda y del al­quiler que re­cuerda a tiempos pre­vios a la bur­buja. En medio de todo este río re­vuelto, las com­pañías del sector se pre­paran para pasar la es­coba y re­coger aún más ga­nan­cias.

El precio de la vivienda en nuestro país se incrementó un 2,7% de media en el segundo trimestre del año, respecto al mismo periodo del año pasado. Se trata de un dato que no pasa inadvertido si observamos que es la dinámica con la que llevamos remando en los últimos tiempos. Según la estadística de la tasadora Tinsa sobre mercados domésticos, es una cifra que confirma “la progresiva recuperación” del mercado residencial en España.

A pesar de todo, indican, esta recuperación “se mantiene a distintas velocidades” recordando que el valor medio de los inmuebles en territorio español se encuentra en los 1.245 euros el metro cuadrado, lo cual aún está un 39,2% por debajo que los niveles máximos alcanzados en 2007. Aunque, siguiendo esta tendencia, el objetivo está cada vez más cerca. El auge es imponente sobre todo teniendo en cuenta las perspectivas.

En primer lugar, el precio medio de la vivienda tendrá una evolución favorable en España con un avance del 7,3% hasta el 2020, según un estudio elaborado por Solvia, inmobiliaria del Banco Sabadell. Esto confirmaría los vientos de cola de los que goza el sector y de los que se podrían ver favorecidas las empresas del ladrillo.

Javier García del Río, director general de Solvia, apuntaba a este respecto que la recuperación del mercado inmobiliario va a ser heterogénea, pero a distintas velocidades. “Es muy difícil hacer una estimación en común porque los grandes núcleos urbanos como Madrid o Barcelona con mayor poder adquisitivo es donde más transacciones se realizan y por lo tanto donde se incrementa más el precio”, explicaba García del Río.

Así pues, Solvia espera que la cantidad de operaciones de compraventa de viviendas plasme un avance en términos anuales de entre un 7 % y un 8 % para alcanzar la cifra total de las 550.000 unidades dentro de tres años. Unas cantidades que supondrían un gran catalizador para las firmas enmarcadas dentro de esta industria.

Fuentes del sector inmobiliario consultadas por Capital Madrid comentan a este respecto que las inmobiliarias “tienen todo a favor para seguir generando crecimiento por la recuperación económica de la economía española y por la dinámica abruptamente alcista de los precios de la compra, venta y alquiler de viviendas”.

Un calentamiento que sirve como base para que las “compañías generen más retorno de caja, más ánimo en la inversión y más capacidad de ampliar beneficios”, añaden estas mismas fuentes en relación a la situación actual.

Quabit y Colonial, muy posicionadas

En esta línea, las dos empresas del sector que gozan de un mejor posicionamiento para el futuro que está por venir son Colonial -recientemente reconvertida a socimi- y Quabit. Comenzando por la primera, para Deutsche Bank, “Colonial es una empresa que durante el próximo año puede tener un gran potencial”, por los vientos favorables que posee el sector a día de hoy.

La compañía tiene una política de aumento de la inversión con el objetivo de incrementar la generación de caja y los beneficios. Por eso, Pere Viñolas, Consejero Delegado del grupo, anunció inversiones de entre 300 y 400 millones de euros entre España y Francia para obtener amortizaciones y ganancias en los próximos años. Desde luego los datos apuntan en esa dirección.

Por tanto, el objetivo básico de Colonial es mantener las inversiones en los mercados en los que están presentes. Asimismo, generar mayores rendimientos por derivados de este repunte de los precios de los inmuebles y por las mayores ventajas fiscales de las que sacará partida por su transformación en socimi.

Por parte de Quabit, ahora mismo ya tiene en distintas fases de desarrollo la promoción de 1.600 nuevas viviendas. Inversiones que tiene planteadas como respuesta, efectivamente, de la reactivación del mercado inmobiliaria. Según Félix Abánades, presidente de la compañía, le podrían generar en ingresos hasta 320 millones de euros.

Desde el punto de vista del presidente, este 2017 será un ejercicio clave en el proceso de expansión de la empresa, detallado en su plan estratégico con el que prevé la construcción completa de 4.000 viviendas hasta el 2022. Por lo pronto, los suelos ya adquiridos mediante terceros y los que Quabit posee en cartera le permiten cumplir ya con el 56% del objetivo de su hoja de ruta, por lo que todo va incluso mejor de lo previsto.

Para ser más exactos, durante el segundo trimestre de 2017, el grupo cerró 13 operaciones de compra de suelos por 39 millones de euros, en los que levantaría 1.000 viviendas, con las que ingresaría una cantidad de 197 millones de euros. Todo como respuesta al clima creciente que se palpa dentro del sector.

Por tanto, Quabit empezará a generar ingresos y ganancias netas a un año vista, si los efectos generados por las quitas de las deudas y los créditos fiscales pendientes de activación le permiten tener el potencial de generación de caja en el presente ejercicio y en los próximos años.

Artículos relacionados