Andalucía y Valencia se dispu­tan, por su parte, el tercer puesto en la cla­si­fi­ca­ción

Reajuste bancario: en Cataluña sobran oficinas y en Madrid, empleados

La Rioja, Melilla y Ceuta se quedan a la cola en el grado de ban­ca­ri­za­ción

banca
Bancos en Bolsa.

El re­ajuste ban­cario pen­diente ya tiene base de da­tos. Cataluña es la co­mu­nidad au­tó­noma que más nú­mero de ofi­cinas de bancos tiene, con un 20% del total de las en­ti­dades ad­he­ridas a la Asociación Española de Banca (AEB). Según la pa­tronal ban­ca­ria, el mayor nú­mero de ban­ca­rios de con­centra en Madrid, la se­gunda au­to­nomía por nú­mero de ofi­ci­nas. El tercer puesto está reñido entre la Comunidad Valenciana y Andalucía, mien­tras que en las úl­timas po­si­ciones se quedan La Rioja, Melilla y Ceuta. Hay que cortar y pegar ahora.

Los bancos españoles pertenecientes a la AEB tienen una dispar posición tanto en el número de oficinas como en el número de empleados, dos variables que se han visto afectadas por el enorme proceso de reestructuración de todo el sector (sobre todo entre las antiguas cajas de ahorro, que han perdido la hegemonía en el conjunto del sector).

Cataluña se sitúa como la primera comunidad autónoma por número de oficinas de bancos, con un total de 2.462 sucursales que suponen el 20,11% del total de las existentes. Eso sí, por número de empleados se coloca en segunda posición, con 18.405 trabajadores, el 18,96% del total según el anuario estadístico de la AEB al cierre de 2016.

Madrid se queda en el segundo puesto por número de oficinas. En total, cuenta con 1.689, un 13,8% en el conjunto del sector de bancos, pero supera a Cataluña con diferencia en el número de bancarios: 33.029, un 34% del total gracias, en buena medida, a que la mayoría de los servicios centrales de los bancos están en la capital de España.

Una lucha similar se produce por el tercer puesto en el grado de bancarización. Andalucía cuenta con 1.314 sucursales en su territorio, un 10,74%, pero el número de empleados de bancos se sitúa en 8.130, un 8,37%.

La Comunidad Valenciana tiene algo menos en número de sucursales (1.217, un 9,94%) pero cuenta con un mayor número de trabajadores en el sector: 8.568 que suponen el 8,83% del total de las personas que trabajan en los bancos adheridos a la AEB.

Las diferencias son muy sustanciales tanto en el número como en los porcentajes de oficinas y empleados tras estas cuatro comunidades autónomas que lideran, cada una en su caso, alguna de la variables. Galicia se sitúa en un quinto puesto con 756 sucursales de bancos (6,18%) y 4.220 bancarios (4,35%)

Pese a su potencial económico e industrial, el País Vasco queda relegado a la sexta posición por el número de oficinas de bancos (539) al verse superado en esta variable por Castilla y León (684, un 5.59%). En cambio, Euskadi cuenta con más empleados (3.847, un 3,96%), lo que certifica que algunas de sus ciudades, como Bilbao, son cuna tradicional de los principales banqueros del país.

Farolillos rojos

No cabe duda que esta clasificación depende muy mucho tanto de la dimensión del territorio de cada comunidad autónoma y de la densidad de población. Por ese motivo, tanto La Rioja, Melilla y Ceuta se quedan con porcentajes inferiores al 1% tanto en el número de oficinas de bancos como de empleados en el sector.

Eso sí, las diferencias son muy significativas en este pelotón. Los riojanos disponen de 72 sucursales de bancos, con unos 411 empleados. En Melilla, en cambio, tan sólo hay 17 oficinas y 79 personas en las labores bancarias. Por último, Ceuta tan sólo registra nueve oficinas en las que trabajan 65 empleados.

Si uno se fija en los depósitos y créditos, el liderazgo de Madrid es claro: 234.411 millones de euros en depósitos y 243.670 millones en créditos. Estas cifras casi duplican a las que se registraban al cierre del pasado ejercicio en Cataluña. El resto de comunidades autónomas no alcanzan las seis cifras ni en el pasivo ni en el activo.

Artículos relacionados