MI PALCO SOBERANO

Vía exprés hacia el referéndum e interrogatorios de la Guardia Civil

Acortaron plazos cara al “1-O”, que el go­bierno re­cu­rrirá ante el Tribunal Constitucional

Reunión Gobierno Cataluña
Reunión Gobierno Cataluña.

Sin sor­presa y como pre­visto los par­tidos pro in­de­pen­dis­tas, Junts pel Si y la CUP, apro­baron con su ma­yoría de 72 votos la re­forma del re­gla­mento del Parlament de Catalunya que de­bería per­mitir por vía única, sin de­bate par­la­men­ta­rio, las fu­turas leyes de con­vo­ca­toria del re­fe­réndum pro­gra­mado para el do­mingo día de oc­tu­bre, el “1-O”, junto a las leyes de des­co­ne­xión, en caso de vic­toria del “si” a la crea­ción de un es­tado ca­talán in­de­pen­diente y re­pu­bli­cano.

La norma será recurrida por el gobierno que preside Mariano Rajoy, ante Tribunal Constitucional, tras el dictamen del Consejo de Estado, que consideró que “vulneran los derechos de la minoría parlamentaria”. Coincidencia total con los partidos de la oposición en el Parlament de Catalunya, aunque desde la izquierda recordaron que el PP uso dicha táctica en varias ocasiones cuando disponía de mayoría parlamentaria.

La eventual Ley Exprés de desconexión –que el Parlament aprobaría a primeros de septiembre– quedará sin efecto ante el previsible rechazo del Tribunal Constitucional. Algo que, desde la filas pro independentistas, dicen que ya tenían previsto.

“Juzgan la herramienta no por lo que es, sino para lo que se imaginan que servirá. Su temor, su obsesión, es impedir que el 1-O haya urnas, impedir la democracia e impedir que los catalanes puedan votar”, dijo el diputado de “J&S”, Roger Torrent, defendiendo la medida desde la tribuna.

“Si la legislación vigente no acepta la autodeterminación de los pueblos se debe cambiar y, si no, desbordar. No nos da miedo decirlo”, aportó Anna Gabriel, portavoz de la CUP.

A la polémica política se ha sumando la actuación de la Guardia Civil, con interrogatorios y diligencias de imputación – algo que debería corresponder a los jueces – contra varios cargos de segundo rango, como Joaquim Nin, secretario general de la Presidencia de la Generalitat, o Jordi Graells, director general de Atenció Ciutadana.

El primero salía como imputado por los preparativos para organizar el “1-O”, en contra de la ley, a los que han seguido el ex diputado del PSC, Joan Ignasi Elena, por haber liderado el Pacte Nacional per el Referéndum, o el secretario general de Comunicació, Jaume Clotet, imputado también por la web del mismo organismo.

Tocará al Juzgado de Instrucción número 13 – que sigue las causas contra el ex senador de ERC, Santiago Vidal y al Comisionado por la Transición Nacional de Catalunya, Carles Viver Pi-Sunyer – si decide, o no, imputar a los investigados por la Guardia Civil, en su función de policía judicial. Sin embargo, ante la nebulosa de quien ordena realmente los interrogatorios de la Guardia Civil, el Tribunal Superior de Justicia de Catalunya, afirmó en una nota que los interrogatorios no han sido solicitados expresamente por el magistrado que lleva los casos Vidal y Viver Pi-Sunyer.

“Si quieren imputarnos que lo hagan al Consell ejecutivo” había dicho Jordi Turull, conceller y portavoz del gobierno que preside Carles Puigdemont. Sin olvidar la decisión – recurrida por la Generalitat – de tener que rendir cuentas semanales de cualquier partida presupuestaria susceptible de ir destinada al “1-O”.

Así está en clima, subiendo la temperatura política, a las puertas de unas vacaciones que serán cortas, o parciales, tantos en los medios políticos catalanes como madrileños. El Parlament de Catalunya ya ha anunciado un adelanto de convocatoria para la segunda quincena de agosto. El gobierno deja un equipo de seguimiento en Moncloa para seguir de cerca cualquier acontecimiento en época estival.

¿Y, después? Cierre de filas en ambos frentes. Puigdemont prometiendo urnas y voto para el “1-O” y el gobierno, a través de la vice presidenta Soraya Saéz de Santamaría, recordando, por activa y por pasiva que no habrá referéndum. Y, entremedio, también sin vacaciones, jueces y Guardia Civil. ¡Felices vacaciones…!

Artículos relacionados