Monitor del Seguro

El avance del sector pierde fue­lle: crece en primas un 3,4% hasta junio

Vida deja de ser el motor del crecimiento

Se apre­cian cam­bios de ten­dencia en va­rios de los ramos de se­guros ge­ne­rales

Sede de ICEA
Sede de ICEA

Los in­gresos de las ase­gu­ra­doras es­pañolas por la venta de pó­lizas a cierre de junio as­cen­dieron a 33.977 mi­llones de eu­ros, un 3,40% más que un año atrás. El avance en las primas de Vida fue del 2,81% y en el de las de No Vida, del 3,95%. Según los datos de ICEA di­fun­didos por Unespa, en este úl­timo seg­mento de ne­gocio todos los ramos cre­cen, con es­pe­cial fuerza en el caso de la par­tida de­no­mi­nada ‘Resto No Vida’, que en­globa las pó­lizas más li­gadas a la ac­ti­vidad eco­nó­mica.

Estas son las cifras generales, y a grandes rasgos lo que muestran es una consolidación del crecimiento del seguro español. Sin embargo, tras los números se aprecian importantes y relevadores cambios de tendencia, muchos de ellos negativos.

Efectivamente, el seguro sigue creciendo, pero su ritmo de avance se ha reducido de forma considerable. Las primas totales del seguro directo aumentaron en el primer semestre del año un 3,4%. Hace un año el incremento fue del 18,4%. La desaceleración ha sido contundente, y el motivo principal lo encontramos en la evolución del ramo de Vida. Este es el principal cambio de tendencia que se observa: Los seguros de Vida han perdido su papel como motor del crecimiento del sector y el relevo lo han tomado los de No Vida.

Estaba más o menos claro que el ramo de Vida no iba a poder aguantar el fuerte ritmo de crecimiento que exhibió en el primer semestre de 2016, y que mantuvo hasta final de año. Aunque, quizá, la desaceleración se antoja un tanto excesiva. Las primas recaudadas por estos seguros en los primeros seis meses del año anterior crecieron un 38,95% y ahora el incremento ha sido del 2,81%. Todavía no se conoce el detalle de lo ocurrido, pero sí que ha flojeado tanto Vida Riesgo como Vida Ahorro. De hecho, en Vida Riesgo no es que se haya desacelerado el crecimiento de las primas, es que éstas han caído. El descenso ha sido leve, un 0,84% hasta los 2.448 millones de euros, pero contrasta con el avance del 16,8% de hace un año. En el caso de Vida Ahorro, el crecimiento ha pasado de ser de algo más del 44% al 3,5%.

La evolución de los seguros de No Vida no ha sido tan dispar respecto al año pasado, pero también han perdido fuelle. El aumento de las primas ha sido del 3,9% frente al 4,1% de 2016; nada escandaloso. Sin embargo, sí que se han apreciado cambios de tendencias relevantes. Una de ellas es que Autos ha perdido el papel que había adoptado el año pasado como motor del crecimiento de los ramos de seguros generales. Su crecimiento se ha mantenido estable, un 4,14% (4,76% el año pasado), pero más han crecido los seguros del grupo ‘Resto No Vida’, cuya facturación se incrementó un 5,21% frente al 4,68% de 2016.

A este último conjunto de pólizas le ha sentado bien la mejora económica. Destaca la evolución de las pólizas de Caución, que aunque todavía sufren descensos de primas, estos se han reducido mucho en un año. La caída ha sido del 6,2%, cuando en junio de 2016 era del 35%. Esta evolución se explica, por un lado, por el descenso de la incertidumbre política en un negocio muy condicionado por la inversión pública; y por otro, porque en 2015 se produjeron algunas operaciones extraordinarias que provocaron un crecimiento en 2016 no recurrente.

También se ha comportado mejor el ramo de Decesos, que ha crecido en primas un 4,77%. Aquí sí que se aprecia un cambio de tendencia, ya que en el mismo periodo del año anterior caía un 0,24% como consecuencia del estancamiento de la venta de productos a prima única, vendidos fundamentalmente por el canal de bancaseguros, y por el incremento de la venta de los seguros a prima natural, con un precio medio inferior a los de prima nivelada, que son los que tradicionalmente se han comercializado en el sector. Habrá que esperar para ver cuál es el factor que ha hecho ‘resucitar’ el negocio en este ramo.

En otros casos lo que se ha observado en este grupo de seguros es una importante desaceleración, como en el del grupo de seguros con la cobertura de Otros Daños a los Bienes, que crecen a un ritmo del 2,91%, mientras que hace un año era del 21,12%. La culpa la tiene la modalidad de Montaje, que se ha dado la vuelta, y ha pasado de crecer en primas un 4,25% a sufrir un descenso del 17,36%. También ha influido la drástica moderación del crecimiento del seguro que cubre los equipos electrónicos (del 28,28% al 11,70%) y el seguro Decenal (del 39,06% al 21,48%).En el lado positivo, en este tipo de pólizas destaca el tirón de Todo Riesgo Construcción, que ha pasado en un año de caer en primas un 14,08% a aumentar un 17,40%.

Tras el grupo de seguros englobados en ‘Resto No Vida’ y los de Autos, las pólizas Multirriesgos han sido las que más han contribuido al crecimiento del ramo de No Vida, con un avance del 2,56%, aunque de nuevo apreciándose una desaceleración respecto al primer semestre de 2016 (3,01%). En este caso, la mejora de la situación económica y el auge del mercado inmobiliario han permitido que los seguros de Hogar sigan liderando el crecimiento, con un avance del 3,12% (3,50% en 2016). Pero sí se ha apreciado un giro radical en los seguros englobados en Otros Multirriesgos, que han pasado de crecer un 10,5% entre enero y junio del pasado año a caer un 1,51%.

Y por último, también es muy destacable la evolución de los seguros de Salud. Siguen creciendo a un ritmo sostenido, aunque también algo inferior al observado en el mismo periodo del año anterior (3,58% frente al 3,76%), sin embargo, lo que se ha producido ha sido un cambio en el motor del crecimiento. Mientras que en 2016 era la modalidad de Subsidio este año es la de Asistencia Sanitaria (4,66%), la más popular entre los asegurados españoles, destacando además el contundente descalabro del seguro de Subsidio, especialmente dirigido a autónomos, que ha pasado de crecer en torno a un 20% a caer en primas un 15,20%.

El seguro español, por tanto, mantiene un crecimiento estable y sostenido, pero no se puede negar la desaceleración que ha experimentado respecto a la evolución del mismo periodo del año anterior, principalmente por culpa de la moderación del ramo de Vida. Aunque también es cierto que crecimientos del entorno al 40% como los observados el año pasado eran muy difíciles de mantener.

Artículos relacionados