El re­gu­lador ha tri­pli­cado su ba­lance para sos­tener a la banca y evitar su quiebra

Europa vive una burbuja bursátil gracias a los 2,5 billones inyectados por el BCE en 10 años

Crece el temor a un es­ta­llido de las bolsas eu­ro­peas, tras el rally de los úl­timos años

Banco Central Europeo
Banco Central Europeo

Europa no vive para sus­tos. Después de diez años de cri­sis, ahora le toca el turno a las bolsas de va­lo­res, en subioda lenta pero se­gura desde su hun­di­miento en 2008/09. El Banco Central Europeo (BCE) ha in­yec­tado nada menos que dos bi­llones y medio de euros en los úl­timos diez años, para sos­tener al sis­tema fi­nan­ciero y tratar de que el di­nero flu­yera hacia em­presas y fa­mi­lias. La es­tra­tegia ha pro­vo­cado el rally bur­sátil pro­ba­ble­mente más largo de la his­to­ria. Los te­mores por un es­ta­llido de esta bur­buja cre­cen.

En julio de 2007 el balance del BCE apenas alcanzaba el nivel de 1,2 billones de euros. El estallido de la crisis financiera, tras la quiebra del banco de negocios Lehman Brothers, provocó en el BCE la misma respuesta que en el banco central estadounidense.

La autoridad monetaria europea ha inyectado capital en los mercados financieros de forma bestial, hasta llegar a los 3,75 billones de euros actuales. Ha incrementado su balance en un 150%. Pero aún hay más: el objetivo es que en septiembre de este año se alcancen los 4,25 billones de euros, lo que supondrá un crecimiento del 250%.

El BCE adoptó una primera estrategia de inyección directa de liquidez a las entidades, que comenzaron a devolver el dinero en septiembre de 2014. La mala situación del sistema forzó una segunda estrategia de dotación de liquidez al mercado, a través de la compra de bonos corporativos.

“Existe una preocupación en las bolsas, porque han subido mucho en los últimos años, gracias al dinero que hay en el mercado”, advierte Alexis Ortega, socio director de Finagentes Gestión. “El problema de esta situación es que esos capitales se deben retirar de forma muy gradual, porque, si no se hace así, podríamos volver a una situación similar a la de 2007 o quizá peor. Estamos en el final de un modelo, pero no está claro que después de que comiencen a subir los tipos no se vaya a producir una situación en la que tengan que volver a bajar en el próximo ejercicio”.

Burbuja

El efecto de la actual política monetaria del BCE está muy claro. Todas las bolsas europeas han subido de forma brutal, incluso la británica después del Brexit. Francfort es el mercado de valores que se ha llevado la palma en los últimos años. El índice selectivo de valores DAX prácticamente se ha duplicado sólo en los últimos cinco años, desde los 6.300 puntos de mayo de 2012 a los 12.000 en los que se encuentra en la actualidad.

El fuerte aprovisionamiento de liquidez con que ha dotado el Banco Central Europeo a los sistemas bancarios del continente es de tal envergadura que en estos momentos representa la tercera parte, el 34,2%, del producto interior bruto Europeo. “Si la inflación comienza subir, no creo que el BCE vaya a cortar las compras de deuda corporativa, pero sí que se producirá una fuerte desaceleración en la adquisición de este tipo de activos”, advierte Alexis Ortega.

Artículos relacionados