ANÁLISIS

El PP considera que si se imputa a Ordóñez y Aríztegui, Linde agravará su proceso

El go­ber­nador del BdE abre una brecha de di­men­siones in­cal­cu­la­bles al ad­mitir que se pudo hacer más ante la crisis

Mafo
Fernández Ordoñez, ex gobernador del BdE.

La pri­mera com­pa­re­cencia del go­ber­nador del Banco de España, Luis Linde, en el Congreso de los Diputados ante la Comisión de Investigación sobre la crisis fi­nan­ciera, ha abierto una im­por­tante brecha en la ce­rrazón que había man­te­nido hasta ahora el ór­gano su­per­visor sobre las dis­tintas res­pon­sa­bi­li­dades le­gales y po­lí­ticas en la crisis fi­nan­ciera.

Todo apunta a que ésta no será la última comparecencia de Luis Linde para hablar sobre esta materia ya que los diputados pedirán una nueva declaración del responsable de la supervisión para que se le pueda preguntar de forma libre sobre cualquier cuestión vinculada con las cajas y con lo sucedido con el Banco Popular, a diferencia de lo que sucedió el pasado miércoles.

Según fuentes parlamentarias, la presidenta de la Comisión, Ana Oramas, fue muy estricta al no permitir a los diputados que pudieran plantearle cuantas cuestiones quisieran sobre la crisis con la justificación de que la comparecencia tenía como único objetivo presentar el informe que ha elaborado el Banco de España sobre la misma.

Aunque algunos diputados utilizaron argumentos dialécticos para acabar preguntando lo que querían, no han quedado satisfechos y quieren aprovechar la puerta que el propio gobernador dejó ayer abierta para que este vuelva a comparecer.

Con todo, consideran que sus declaraciones ya podrían servir como agravante en el procedimiento que está abierto en la Audiencia Nacional contra los antiguos directivos del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez y Javier Aríztegui, si el viernes de la próxima semana la sala de lo penal decidiera imputarles.

Bien es cierto que desde el lado de los profesionales de la abogacía se piensa que estas declaraciones de Linde y su reconocimiento de no haber actuado a tiempo llegan tarde. Lo manifestaba así este jueves la Asociación Española de Accionistas Minoritarios de Empresas Cotizadas (Aemec).

Su portavoz Alberto Ruiz Ojeda declaraba a Servimedia que el reconocimiento de errores en la gestión de la crisis financiera por parte del gobernador del Banco de España se ha hecho cuando sabe que "no se le puede exigir ninguna responsabilidad" a la institución, por lo que resulta frustrante desde el punto de vista legal.

Pero las declaraciones de Linde también han provocado insatisfacción y malestar a los responsables económicos del Partido Socialista a los que no les ha gustado que el Gobernador admitiera, a preguntas del portavoz en la comisión del PP, Ramón Aguirre, que la carta que los inspectores del Banco de España enviaron al ex Gobernador, Jaime Caruana, era una advertencia muy seria. Y además que tenía como destinatario final el vicepresidente Económico del Gobierno, Pedro Solbes.

Solbes, supuestamente, hizo caso omiso de las advertencias que le estaban lanzando unos técnicos muy cualificados de que algo se estaba haciendo mal. O al menos no actuó para que cambiaran las cosas. Como la propia crisis demostró, los inspectores del Banco de España tenían razón y los socialistas no pueden argumentar a día de hoy que nadie les advirtió.

El Gobernador ha incidido además en otras heridas. Aunque desde el Ministerio de Economía, donde son conocidas sus diferencias con el titular del departamento, no se dan por aludidos cuando el Gobernador dice que la regulación era insuficiente. Estiman que se refiere a otra época.

Al menos la secretaria de Estado de Economía, Irene Garrido, mira para otro lado, para los responsables socialistas de la época de Zapatero mientras defiende la reestructuración financiera realizada desde el 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy y diseñada por su ministro, Luis de Guindos.

Y por supuesto, Garrido ha aprovechado la oportunidad que le daba la rueda de prensa para analizar los datos del IPC para meter el dedo en el ojo del PSOE al asumir, como dijo Luis Linde, que de haberse actuado antes, la reestructuración habría sido menos costosa y los resultados se hubiesen obtenido antes.

Es muy temprano todavía para poder pensar en como podrá beneficiar a los contribuyentes las conclusiones que se deriven de la comisión de investigación. Entre los populares se considera que parte de las propuestas para compensar a los accionistas del Popular que lo han perdido todo se están consiguiendo incluso antes de haber entrado en la materia propia de la comisión. Y aconsejan volver a leer con mucho detenimiento todo lo que declaró y lo que se calló el Gobernador. Porque esta comparecencia ha sido solo la primera.

Artículos relacionados