DESDE EL PARQUET

Las eléctricas, a por máximos

En las úl­timas se­ma­nas, los pe­queños ope­ra­dores están ob­ser­vando una ro­ta­ción de di­nero de los ac­tivos más cí­clicos como fi­nan­cieras hacia sec­tores más de­fen­si­vos.

Dentro de este la mayor atracción la está generando las eléctricas, especialmente aquellas con más alta rentabilidad por dividendo como son Endesa o Iberdrola.

Valores que empiezan a tener una gran proyección a corto y medio plazo en el mercado. Para ello, sin embargo, deberán afrontar importantes desafíos como pueden ser la transformación hacia la energía renovable o la mayor competitividad fruto de la liberalización y, en consecuencia, la pérdida de clientes.

Una carrera apasionante donde la empresa que sepan afrontar mejor este reto contará con una sustancial ventaja frente al resto. La transformación hacia las energías renovables deja poco espacio para la diferenciación estratégica razón por la cual los expertos empiezan a apuntar al Big Data y al proceso de digitalización como la energía vital que dirimirá los vencedores de esta carrera en los próximos años.

Según el informe anual de supervisión de los cambios de comercializador en 2016 de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC) pone en evidencia que la liberalización puesta en marcha en los últimos años está siendo efectiva, acentuando la competencia y generando un mayor movimiento de clientes entre las diferentes empresas.

Este flujo migratorio de clientes está generando no pocas preocupaciones entre las compañías del sector, pues la forma de abordar estos cambios serán claves en el objetivo de las grandes de seguir liderando el mercado.

En relación a la atención a los clientes Iberdrola, por ejemplo, está desarrollando una importante estrategia de fidelización en un cambio de rol para pasar de ser un mero suministrador de electricidad a un asesor personal. Esta transformación tan importante en la que incluye la utilización del Big Data la está realizando, sin embargo, sin abandonar los conceptos tradicionales del marketing.

Tras el análisis de los patrones de consumo, Iberdrola comunica a sus clientes los ahorros de cambio de tarifa, ofreciendo descuentos adicionales en el momento de renovar los servicios. Las ofertas alcanzan hasta el 25% de descuento en el término de potencia al contratar el suministro en segundas viviendas o descuentos del 10% al suscribirse a la factura electrónica.

Por su parte, Endesa está estudiando una estrategia de marketing más innovadora en la utilización del Big Data. Frente a los descuentos, la eléctrica filial de la italiana Enel, está explorando nuevos conceptos de fidelización Y frente al proceso de digitalización tradicional basado en ofertas se está planteando un proceso de Inteligencia Artificial con el fin de llegar a sus clientes con mayor facilidad para lograr una conversión de la factura de papel a la electrónica más eficaz, eficiente y rápida.

Esta apasionante batalla por la digitalización y la fidelización de los clientes, marcada por las diferentes estrategias, delimitará el liderazgo en un futuro inmediato del sector.

De momento, su perfil técnico en el mercado es muy similar. Ambas se encuentran en zona de máximos absolutos tras conformar un canal alcista espectacular en el último lustro. Todo indica además que, una vez digieran las realizaciones de beneficios surgidas en el mes de julio, tanto Iberdrola como Endesa continuarán con su racha de máximos.

Artículos relacionados