Monitor de Latinoamérica

Latam es la zona con más di­nero par­ti­cular es­con­dido en des­tinos ‘offshore’

Los paraísos fiscales acaparan el 28% de la riqueza privada de la región

Las grandes for­tunas re­gis­traron en 2016 el se­gundo mayor au­mento mun­dial

Inversión en Latinoamerica
Fraude en Latinoamérica.

Las eco­no­mías la­ti­noa­me­ri­canas ex­pe­ri­men­taron en 2016 un se­gundo año de re­ce­sión, pero esta cir­cuns­tancia no afectó al cre­ci­miento de la ri­queza pri­vada de la re­gión, que el año pa­sado fue el se­gundo más alto de todo el mundo, solo por de­trás de Asia-Pacífico. Este au­mento tuvo su origen fun­da­men­tal­mente en la re­va­lo­ri­za­ción de in­ver­siones exis­tentes y Colombia anotó la mayor tasa de cre­ci­miento (14%) por de­lante de Brasil y México (10%).

Así lo muestra un estudio de The Boston Consulting Group (BCG), en el que se destaca que casi el 28% de la riqueza total en manos particulares de Latam, el área con más desigualdad del mundo, está invertida en paraísos fiscales.

Latinoamérica es, de hecho, la región con mayor riqueza privada depositada como activos offshore en países que ofrecen un tratamiento impositivo favorable para los más acaudalados, por delante de Oriente Medio y África (23%) y Europa del Este (20%) y, desde luego, de Europa Occidental (7%), Asia-Pacífico (6%) y EEUU y Canadá (1%), según el estudio de la consultora. Los paraísos fiscales tienen un filón en las grandes fortunas latinoamericanas, que mantienen allí invertidos 1,5 billones de dólares. Y Suiza es una de las jurisdicciones preferidas por los más ricos para salvaguardar sus fortunas.

Riqueza global

Según el ‘Informe Global de Riqueza 2017’ de BCG, la riqueza privada en Latam creció el pasado año el 8,7%, a 5,4 billones de dólares y sólo Asia-Pacífico, con un alza de la fortuna de los particulares del 9,5%, superó a la región. En Europa Occidental tuvo un avance del 3,2%, influido por el ‘Brexit’. A nivel global la cifra ascendió a 166,5 billones de dólares, con un incremento del patrimonio de los más ricos del 5,3%.

El incremento de la riqueza en Latam se debió principalmente al desempeño positivo y apreciación de activos existentes, así como a la creación de riqueza en concepto de salarios y ahorro, mientras que en el mundo vino motivado por la aceleración del crecimiento económico y el comportamiento robusto de los mercados de acciones.

Colombia fue el país en el que más creció la riqueza privada (14%), mientras que las dos mayores economías de la región, México y Brasil, registraron un avance del 10%, y eso que Brasil estuvo afectado negativamente por la inestabilidad política y económica. Brasil es cuna de algunas de las mayores fortunas de la región: cuatro de las 100 personas más acaudaladas del Planeta tienen nacionalidad brasileña y una treintena de brasileños tiene más de 1.000 millones de patrimonio, el doble que en México y tres veces más que en Chile.

por países

En Perú, el crecimiento de la riqueza privada fue del 7,6% (a 94.300 millones) y los patrimonios familiares superiores al millón sumaron el 6,7%; frente al 6,6% de la región. Hay 31 familias cuya riqueza supera los 100 millones y que concentran 12.296 millones, el 13% del total de la riqueza financiera del país. Cerca del 35% de la riqueza de los peruanos (32.568 millones) está invertida fuera. Perú es, con Colombia, Chile, Brasil y México uno de los países con más concentración, ya que las cien familias más ricas suman el 15% de la riqueza.

En Chile, donde “la concentración de la riqueza total es muy grande, con un porcentaje superior a la media regional, por delante de México y Brasil”, la riqueza privada invertida en paraísos fiscales es del 7,2% y equivale a 28.636 millones, según BCG. Solo 115 familias chilenas, dueñas además de las principales empresas del país manejan el 12,7% de la fortuna del país, 50.018 millones. Eso sí, en Chile, la clase media posee mayor cantidad de recursos que cualquier otro país de Latam debido a la privatización de las pensiones. En el otro extremo de Chile, se sitúa Venezuela, donde el 80% de las fortunas personales están resguardadas fuera del país.

En Argentina, unas 106 familias concentran casi el 10% de la riqueza privada. Son aquellas que tienen más de 100 millones en activos líquidos (sin contar propiedades) y hay unas 45.000 familias que tienen más de un millón de dólares. El 60% de esas fortunas está depositado e invertido en el exterior, principalmente debido a la falta de confianza en el sistema institucional y no significa necesariamente que se halle en paraísos fiscales.

Mirando al futuro, BCG, que elabora el informe con fatos sobre ahorro particular, acciones y bonos y excluyendo a empresas y propiedades, prevé que el patrimonio de las grandes fortunas de Latam depositado en paraísos fiscales aumente a un ritmo del 5%, solo por detrás de Asia-Pacífico (6%) y Oriente Medio y África (6%).

Según la consultora estadounidense, entre las jurisdicciones que ofrecen ventajas fiscales para las grandes fortunas, las preferidas en 2016 por los más acaudalados del mundo fueron Suiza (2,4 billones de patrimonio); el Caribe y Panamá (1,3 billones); Reino Unido (1,3 billones), Singapur (1,2 billones) y Jersey, Guernsey e Irlanda (1,1 billones). Aunque Suiza se mantiene como el mayor centro mundial con un peso del 24%, se prevé que su participación baje y comiencen a crecer Hong Kong y Singapur. Se trata, en definitiva, de jurisdicciones que unen dos características: tener un sistema tributario de muy baja o nula imposición y no estar dispuesto a revelar la identidad del inversor.

En el informe, BCG, aconseja a los gobiernos crear las condiciones para que los activos de empresarios y grandes fortunas sean gestionados en su propio país y no marchen al extranjero, donde las condiciones son más favorables. Latinoamérica concentra el 3,2% de los activos gestionados del mundo, distribuidos en acciones (11%), bonos (37%) y efectivo y depósitos (52%).

Artículos relacionados