Tras una larga tra­vesía del de­sierto, el grupo as­pira a li­derar de nuevo el ne­gocio re­si­den­cial

La resurrección de Metrovacesa confirma el nuevo 'miniboom' inmobiliario

Desiste fijar fe­chas en el ho­ri­zonte, pero mira a la bolsa para poner en valor su ne­gocio

Metrovacesa
Metrovacesa

Metrovacesa, la com­pañía que antes de la crisis y de la mano del em­pre­sario je­re­zano Joaquín Rivero llegó a con­ver­tirse en uno de los gi­gantes de Europa, re­nace de las ce­ni­zas. El his­tó­rico grupo, es­ce­nario de ex­tra­or­di­na­rios ba­ta­llas em­pre­sa­riales por su con­trol, vuelve ahora a la pri­mera línea de com­bate de la mano de Banco Santander y BBVA. El grupo que se había con­ver­tido en un gran con­te­nedor de ac­tivos ad­ju­di­ca­dos, re­su­cita al calor de la re­cu­pe­ra­ción in­mo­bi­lia­ria.

Los dos bancos (Santander tiene el 61% del capital, BBVA un 29,5% y el rescatado Popular un 9,2%) han liderado una ampliación de capital no dineraria de más de 1.100 millones de euros dentro del denominado 'Proyecto Horizonte'. El objetivo no es otro que movilizar mas de 2.000 viviendas en lo que va de año y promover entre 4.000 y 5.000 desde el año que viene. Dicho de otra forma, Metrovacesa quiere volver a ser un jugador de primera línea después de una travesía por el desierto que parecía interminable.

El ambicioso proyecto de Metrovacesa, que prevé un ciclo inmobiliario positivo que puede durar entre seis y ocho años que les da margen para desarrollar viviendas durante al menos cuatro años, confirma que los bancos accionistas dan por bueno el proceso de recuperación del sector inmobiliario español. Tras muchos años bajo tierra, el ladrillo emerge de nuevo de la mano de la recuperación del PIB y del aumento de la confianza de los consumidores

Los últimos indicadores y las previsiones de los especialistas apuntan a un 'miniboom' que, aunque muy lejos de las dimensiones del que dio origen al estallido de la burbuja en 2008, es suficiente para reanimar el hasta hace pocos trimestres muerto negocio promotor. "Hay mucha alegría en el sector. No hay ni un solo indicador que no apunte hacia una mejora a corto y medio plazo. Las cifras son incuestionables", señalan un experto de una gran consultora nacional.

Por ejemplo, Servihabitat prevé que el volumen de transacciones crece más del 15% este año. Es la cifra más alta desde el estallido de la burbuja. Y, gracias a un aumento progresivo de la demanda de viviendas, los precios subirán una media del 4,1% en el territorio nacional. Expectativas de muy altos vuelos que complementan las cifras oficiales que se han ido conociendo durante el año y que apuntan en la misma dirección.

El plazo para el cierre de nuevas operaciones se ha reducido sensiblemente a lo largo del año y los precios de la vivienda nueva han crecido un 3,7% hasta junio, segunda datos de Sociedad de Tasación. Hay otros indicadores que ratifican el cambio de velocidad del sector promotor. Sólo en el primer trimestre del año se iniciaron 19.489 viviendas (más de 200 al día), una cifra que supone duplicar la del año 2012. Y otro indicador tan fiable como el del consumo de cemento habla de crecimientos de doble dígito en los cinco primeros meses del año.

Estas cifras explican por qué el Gobierno ha elevado desde el 1,9% hasta el 3,9% la tasa de crecimiento de la construcción este año. El grueso de esta mejora tiene que ver con la edificiación de nuevas viviendas, donde Metrovacesa (también tiene suelo tercio para oficinas que prevé vender a otros operadores) quiere volver al ser el rey. Y sus bancos accionsitas, recuperar las enormes pérdidas acumuladas en el ladrillo español.

Aunque no quiere ponerse fechas en el horizonte, Metrovacesa mira a la bolsa para poner definitivamente en valor su negocio. Y mientras echa a andar 'Proyecto Horizonte', observa con detenimiento la trayectoria de ese otro gigante que ha vuelto a la primera línea de combate. Inmobiliaria Colonial, que volvió al Ibex 35 a finales del mes pasado tras casi una década de ausencia, ha sido otro ejemplo de reconversión total.

Un proceso liderado en su día por La Caixa, Bancaja, Bankinter, Popular y Caixa Galicia que ha dado un cambio radical a su accionariado , tras la entrada de los fondos y de inversores de referencia como Qatar Investment Authority, que ha superado el 10% del capital. Un ejemplo de reconstrucción total que quiere replicar Metrovacesa para volver por donde solía.

Artículos relacionados