Santander se pone al frente del pro­ceso de me­jora de las con­di­ciones de los prés­tamos para vi­vienda

El precio de la vivienda nueva crece y hace buena la apuesta hipotecaria de la banca

Aumenta el cliente que más in­teresa a la banca por su alto poder ad­qui­si­tivo y ca­pa­cidad de vin­cu­la­ción

Santander Consumer Bank
Santander Consumer Bank

La banca es­pañola está de en­ho­ra­buena. Las en­ti­da­des, que han hecho una gran apuesta por el ne­gocio hi­po­te­cario a pesar de las sen­ten­cias ju­di­ciales que les han obli­gado a en­du­recer las con­di­cio­nes, ven como se em­piezan a cum­plir sus me­jores ex­pec­ta­tivas en el primer se­mestre del año. Las ventas suben y baja el plazo ne­ce­sario para ce­rrar ope­ra­cio­nes, pero es el 3,7% de avance en los pre­cios de la vi­vienda nueva en los seis pri­meros meses del ejer­cicio el que em­pieza a ce­rrar el círculo de la nor­ma­li­za­ción del sector in­mo­bi­lia­rio.

¿Por qué? Son las ventas y los precios de las viviendas nuevas los que mejor miden el estado de salud del negocio. Sus precios son sensiblemente más altos que los de la segunda mano, y el perfil socioeconómico de sus compradores también. Por lo tanto, la banca ve como la tipología de clientes que más le interesa por su alto poder adquisitivo y capacidad de vinculación crece, según los datos de Sociedad de Tasación.

"La mejor noticia es que la cifra es muy buena, la mejor en la comparación semestral desde que en 2015 los precios empezaron a subir, pero al mismo tiempo representa una subida moderada. Los bancos somos los primeros interesados en que el avance de los precios sea tranquilo y en que no se instale entre la sociedad la percepción de que hay una nueva burbuja en marcha", aseguran en una entidad financiera nacional mediana.

Como viene siendo una constante desde que quedó atrás lo peor de la crisis, Madrid y Barcelona están encabezando este nuevo cambio de velocidad de los precios. Según los datos de Sociedad de Tasación, las dos grandes capitales españolas son los motores de una reactivación sana en un entorno ideal para las entidades financieras que más han apostado por el negocio hipotecario: una previsión de crecimiento de la economía española de al menos el 3% en 2017 (Bankia ha elevado su expectativa al 3,3%) y la confianza de los consumidores creciendo de nuevo en junio hasta 105,8 puntos.

Poco a poco, todos los indicadores apuntan a una mejora del negocio inmobiliario. Según datos de Tinsa, el plazo medio de venta en España se ha reducido a 9,5 meses en el segundo trimestre del año, significativamente por debajo de los 9,9 meses del trimestre anterior. Y en las dos grandes capitales, el plazo medio de venta se sitúa en torno a los 3,5 meses. Por lo tanto, el mercado inmobiliario se agiliza y con él la concesión de préstamos hipotecarios en un mercado en el crece la competencia entre el tramo final del primer semestre y el comienzo del segundo.

Cambio dirección

Después de una primera mitad de año en la que hasta 40 hipotecas se encarecieron (según datos de Credimarket) frente a las menos de 10 de un año antes, varias entidades han vuelto a apretar los dientes para ofrecer las mejores condiciones del mercado. Y al frente de esta ofensiva se ha puesto Santander, que desde tres frentes distintos (Openbank, Banco Popular y el propio Santander) ha lanzado ofertas muy llamativas con diferenciales muy inferiores a la media del mercado.

“Si el líder se mueve, todos se mueven”, aseguran en fuentes financieras que recuerdan que entidades como Bankinter ya han replicado a Santander y que pronto habrá nuevos movimientos importantes. Varias entidades reconocen que están estudiando cambios en su oferta hipotecaria de cara a la segunda parte del ejercicio y están de acuerdo en que el Euribor seguirá en niveles muy bajos y negativos durante –al menos- este año y los dos siguientes.

Las propias estimaciones del Gobierno dicen que pasará del -0,3% en 2017 al -0,2% en 2018 para cambiar a tasas positivas, pero todavía muy discretas, en 2020. Con el viento económico a favor y la confianza de los consumidores al alza, la banca se prepara para relanzar su oferta hipotecaria en el negocio que con diferencia, más le permite captar y fidelizar nuevos clientes. La gran apuesta de Santander tendrá respuesta. Y según los expertos, será muy pronto.

Artículos relacionados