Sus ac­ciones han subido más del 80% des­pués de llegar a tocar mí­nimos ab­so­lutos

Prisa, ¿rebote técnico, más especulación o salida final de la crisis?

El grupo de Juan Luis Cebrián ne­gocia la venta de Media Capital a la ho­lan­desa Alice NV

Prisa
Juan Luis Cebrián, Prisa.

Las ac­ciones del grupo Prisa, que to­davía pre­side Juan Luis Cebrián, se han dis­pa­rado desde que a fi­nales del pa­sado mes de junio anun­ciara la aper­tura de con­ver­sa­ciones para vender su par­ti­ci­pa­ción en Grupo Media Capital a la ho­lan­desa Alice NV. El grupo ho­landés ha con­fir­mado las ne­go­cia­ciones ex­plo­ra­to­rias para una po­sible ad­qui­si­ción. Alice NV es un grupo de co­mu­ni­ca­ción fun­dado en 2001 es­pe­cia­li­zado en la pro­duc­ción de con­te­ni­dos, el en­tre­te­ni­miento y la pu­bli­ci­dad.

Con esta operación, de llegar a buen puerto, busca fortalecer su expansión internacional. Actualmente está presente en diez territorios.

Para Prisa, por su parte, supone ganar tiempo en su proceso de consolidación de su balance con la desinversión de activos. Al respecto, los expertos recuerdan que Prisa rechazó hace unos meses varias ofertas para la adquisición de su filial estrella, Grupo Santillana, al considerarlas insuficientes. Un rechazo que puso la cotización del grupo contra las cuerdas pues el mercado pensaba y sigue pensando que esta es una operación prioritaria para reducir deuda.

Al menos, la venta del 33% de Media Capital adquirido en 2005 dentro de una estrategia de expansión e inversión en medios europeos que le permitía reforzar su apuesta por la televisión en abierto, le dará ahora un respiro económico de confirmarse. Ahogado por el fracaso de esa política expansiva, el grupo español se está viendo obligado a deshacerse de activos de forma precipitada. En este caso, sin embargo, los bolsistas confían en una venta favorable dado el fuerte interés de la holandesa.

Desde que se conociera la noticia, las acciones de Prisa han reaccionado con un alza de más del 80% después de llegar a tocar mínimos absolutos. A mediados de junio llegó incluso a poner en peligro el suelo de los 2 euros cuya pérdida, según los expertos técnicos, hubiera colocado a la compañía al borde del abismo.

También ha tenido una acogida positiva los cambios en la dirección del grupo con el objetivo de reforzar su negocio digital. Estos cambios están dirigidos a adaptarse al nuevo modelo de economía digital que requerirá fuertes ajustes en las remuneraciones salariales. Algo que el mercado suele premiar. El negocio digital, además, es la única área del grupo que ha logrado mejorar sus ingresos por publicidad en el primer trimestre.

La reacción al alza de las últimas semanas permite ahora ser más optimistas en el corto plazo, al menos hasta que se vayan confirmando las desinversiones. La primera piedra de toque en la recuperación del valor se encuentra en torno a los 4,2 euros por título.

Este nivel servirá de referencia a los operadores para saber si se confirma el mejor aspecto del grupo o es simplemente un mero rebote técnico -o más especulación con el valor- que no lleva a ninguna parte. De momento, en el global del año mantiene unas pérdidas del 30%, lo que ha reducido su capitalización hasta los 285 millones de euros.

Artículos relacionados