Monitor de Innovación

Victoria en la final eu­ropea de un con­curso de pro­yectos contra la in­to­le­rancia pa­tro­ci­nado por Facebook

Rewind, un mecanismo con firma española para 'dar marcha atrás' al odio en la Red

Sus crea­dores son ocho es­tu­diantes de la uni­ver­sidad San Pablo CEU de Madrid

Facebook en bolsa
Facebook.

¿Cuántas veces una per­sona le­vanta la voz con el ob­je­tivo de herir al pró­jimo? Bastantes menos que en las que, en lugar de pro­ferir las afren­tas, las te­clea, ya que el ano­ni­mato de las redes so­ciales es el mejor es­cudo para dar rienda suelta a los bajos ins­tin­tos. Sin em­bargo, ya existe un medio para que los agre­sores ver­bales se lo piensen dos veces antes de de­jarse llevar por el odio. Y todo gra­cias a la idea de ocho es­tu­diantes es­paño­les.

Esa idea ha cristalizado en un proyecto llamado Rewind, con el que ocho alumnos de la universidad madrileña San Pablo CEU han ganado el primer premio en la final regional del concurso Facebook Global Digital Challenge, que tuvo lugar en Viena el mes pasado.

Rebobinar el odio

El equipo -formado por Cecilia Carvajal, Alejandro Ayala, Mónica Martín, Blanca Martínez, Mónica Guerrero, Laura García, Leonor Muñoz y Gonzalo Hidalgo- ha dado a luz un sistema que huye de la censura, optando por el camino inverso: invita al usuario a automoderarse, conminándole a rectificar a tiempo antes de caer en la descalificación.

¿Cómo? Mediante un simpático 'emoji' que representa la opción de 'rebobinado'. La filosofía del proyecto es, según han contado a la prensa, "alentar a las personas especialmente a los jóvenes, a que piensen antes de escribir", ofreciéndoles la posibilidad de corregirse antes de hacer clic en 'enviar'.

Los jóvenes creadores de Rewind están convencidos de que Twitter será la red social que más se beneficie de sus funciones, ya que se trata de la red social donde más proliferan los ataques y los mensajes de odio e intolerancia.

Paradójicamente, su propuesta de construir un Internet más respetuoso les ha puesto en la diana de los que no quieren ver coartada su libertad para ofender: los insultos y las provocaciones son el pan de cada día en su cuenta @oficialrewind. 'Nazis' y 'censores' son algunos de los epítetos más comunes, aunque según los chicos las descalificaciones provienen de 'trolls' y 'haters' de todos los colores políticos.

Esto no les ha desanimado en su camino para ganar el certamen europeo y es de prever que tampoco lo hará en la final mundial de Washington. Allí estarán el próximo 19 de julio llevando por bandera el lema presente en su cuenta de Twitter: "Lo que decimos aquí tiene consecuencias en la vida real, buscamos una respuesta activa ante el odio irracional en internet".

(@josesmendoza81

Artículos relacionados